Aprende de tus errores

“Bien acierta quien sospecha que siempre yerra”
Francisco de Quevedo

La semana pasada estuve en Long Beach para asistir a la conferencia presentada por TED una organización dedicada a divulgar las ideas más revolucionarias para mejorar nuestro entorno. Hay varias pláticas que me llamaron profundamente la atención, y de las cuales compartiré en el futuro mi punto de vista en este espacio.

Mientras tanto, revisando mis apuntes, me permitiré compartir en las próximas semanas mi impresión sobre algunas de las pláticas de la conferencia del año pasado.

Empezaré con la que reflexiona sobre el Error Humano.

En varias ocasiones he compartido algunos puntos de vista en este espacio sobre el tema del liderazgo. Aquí comenté que “el papel más importante de un líder en cualquier organización es hacer buenos juicios bien fundamentados,  además de tomar decisiones informadas que produzcan buenos resultados.

Pero, ¿qué pasa si tomas malas decisiones? ¿Quiere decir que eres un mal líder?
No necesariamente.

Lo importante es estar conscientes que somos proclives al error y, si caemos en él, debemos ser capaces de tomar las medidas para revertir sus consecuencias. Yo mismo he cometido una considerable cantidad de errores, algunos de ellos millonarios, pero también procuro ser rápido en reconocerlos, revertirlos y, lo más importante, aprender de ellos.

En el foro TED de 2011 conocí a una autora que ha dedicado su vida al estudio de los errores humanos: Kathryn Schulz, quien considera que debemos abrazar, o incluso celebrar nuestros errores.

Yo no iría tan lejos, pero lo cierto es que ellos constituyen la oportunidad de aprendizaje más valiosa que tenemos. Lo importante es aceptarlos, entenderlos y aprovechar la oportunidad que nos brindan para mejorar, sin evadir nuestra responsabilidad.

Es difícil decir “me equivoqué”; sin embargo, si logramos reconocer que erramos y nos desprendemos del miedo podremos analizar detenidamente el proceso que nos llevó a tomar una decisión equivocada.

De acuerdo con Schulz, muchas veces estamos atrapados por una necesidad enfermiza de sentir que estamos en lo correcto y nos cegamos. Al analizar nuestros errores debemos evitar que se involucren nuestros sentimientos y reconocer que, muchas veces, el error simplemente sucede.

Paradójicamente, es un error pensar que el éxito es sinónimo de “nunca equivocarse”. Pensar que siempre estamos en lo correcto puede ser bastante peligroso.

Nadie es perfecto. Quien piensa así sufre de lo que Schulz llama “hubris nemesis”, cuya traducción del griego significa, a grandes rasgos, que tu arrogancia puede ser tu peor enemigo.

Schulz también nos recuerda que la palabra “error” tiene su origen en el latín y significa “vagar”. Pero esta misma habilidad de vagar con nuestro pensamiento es fuente de creatividad, por lo que no debemos castigar el error a toda costa.

Yo no celebro los errores, pero respeto y valoro a quienes son capaces de reconocerlos, asumen su responsabilidad y generan un aprendizaje a partir de ellos.

FUENTE: https://www.ricardosalinas.com/blog/blog.aspx?GUID=8ddc61e4-701a-4fcd-b889-5e3affc86a80