LOS GRADOS FEMENINOS DEL RITO DE YORK.

Antes de comenzar, evitemos una confusión: la Masonería Antigua no desarrolló grado femenino alguno mientras esta tuvo su epicentro en Gran Bretaña. Con la fusión de Antiguos y Modernos en 1813, el Rito de York desaparece de Inglaterra (excepción hecha de los irreductibles de la Gran Logia de Wigan, cerca de Liverpool), y a partir de ese momento el Rito de York se mantendrá, con algunas variaciones menores, en las colonias del Imperio Británico, siendo en Estados Unidos donde los masones practicantes del Rito de York crearán los grados femeninos.


Debido a que los Antiguos no fundan su gran Logia hasta 1751, los orígenes de la Masonería estadounidense corresponden en exclusiva a la Masonería Moderna. Sin embargo, desde 1750 la Masonería Antigua comienza a crecer en las colonias americanas debido al alto número de ingleses inmigrantes, y también a causa de los irlandeses, que no solo llegan como colonos sino también como infantería del ejército británico, que estaba incrementando sus efectivos en suelo americano de forma notable. Hacia el comienzo de la Guerra de Independencia, el 55% de las Logias eran de patente Antigua. El hecho de que las Logias modernas, por la composición elitista de su membresía, apoyasen en mayor o menor medida a los británicos, mientras las antiguas fuese más populares y apoyasen la independencia, supuso el principio del fin para la Masonería Moderna en Estados Unidos.

Anuncio televisivo de la Hijas de Job, asociaciónmasónica femenina para chicas de 10 a 20 años de edad.

En el Siglo XIX la sociedad norteamericana mostraba ya algunas marcadas diferencias de mentalidad con respecto a la británica. Ciñéndonos a la Masonería, hubiese sido impensable que en suelo británico las Grandes Logias hubiesen bendecido la creación de una Masonería femenina; pero en los Estados Unidos, si bien había un importante sector de la Masonería que se oponía a ello frontalmente, otra parte demandaba la creación de cuerpos masónicos femeninos. El ambiente en que se creó la Masonería femenina estadounidense era distinto del francés. Mientras en Francia la creación de obediencias femeninas respondió a una progresión social hasta cierto punto natural, en EE.UU. la Masonería de Adopción fue mucho más de Adopción, de modo que la presencia de hombres, que hoy puede parecer machista, en su momento supuso el escudo necesario para que los cuerpos femeninos masónicos no fuesen aniquilados por sus detractores tanto desde fuera como desde dentro de la propia Masonería.

Son numerosos los rituales masónicos femeninos desarrollados en suelo estadounidense. Algunos no han sobrevivido a la prueba del tiempo, pero otros han encontrado un gran éxito y popularidad. Aquí voy a centrarme en los dos que seguramente sean los más notables: la Orden de la Estrella de Oriente, y las Heroínas de Jericó.

Ceremonia de Instalación en el Betel nº 1 de las
Hijas de Job en Arlington (Virginia).

 Recepción de la Asociación Rainbow en California,igualmente para chicas de 10 a 20 años.

FUENTE: https://masoneriaantigua.blogspot.com/2013/08/los-grados-femeninos-del-rito-de-york.html