09/21/2020

El “nuevo orden mundial”, una sustitución religiosa con una nueva religiosidad.

Anuncios

El paradigma de la “La Carta de la Tierra”, de Naciones Unidas[i]

En esta “Carta” se afirma: “La humanidad es parte de un vasto universo evolutivo. La Tierra, nuestro hogar, está viva con una comunidad singular de vida. (…). La protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado.

”Todos los gobiernos de Naciones Unidas firmaron esta “Carta” que, como vemos, tiene un marcado carácter filosófico-religioso. El paradigma de la “Tierra viva” es típico de la Nueva Era, dentro del “panteísmo” en el que “todo” es “sagrado”.

El deber que se impone es “absoluto”. Todo debe estar sometido a esta pretensión: “La vida a menudo conduce a tensiones entre valores importantes. Ello puede implicar decisiones difíciles; sin embargo, se debe buscar la manera de armonizar la diversidad con la unidad; el ejercicio de la libertad con el bien común; los objetivos de corto plazo con las metas a largo plazo. Todo individuo, familia, organización y comunidad, tiene un papel vital que cumplir. Las artes, las ciencias, las religiones, las instituciones educativas, los medios de comunicación, las empresas, las organizaciones no gubernamentales y los gobiernos, están llamados a ofrecer un liderazgo creativo. La alianza entre gobiernos, sociedad civil y empresas, es esencial para la gobernanza efectiva.”

Si también están sometidas las “religiones”, quiere decir que da igual cuál sea la doctrina que se profese; lo importante es que se ponga al servicio de este fin. Esta visión es incompatible con el cristianismo: Jesucristo es el único salvador del mundo[ii]. Urge, por tanto, una superación del cristianismo (como defienden ideologías y organizaciones muy concretas, en el que se ha fundamentado la antigua civilización. Una “nueva civilización” exige una “nueva religiosidad”

Se puede mirar a Oriente para buscar una religiosidad compatible con una sociedad que endiosa al hombre como parte de un Todo Universal divino.


[i] Cumbre de Naciones Unidas en Rio de Janeiro en 1992.

[ii]  “Declaración Dominus Iesus sobre la unicidad y universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia”, Congregación para la Doctrina de la fe, 6 de agosto de 2000.

FUENTE: http://evangelizacionvalencia.org/wp-content/uploads/2017/12/CONFERENCIA-UNA-NUEVA-RELIGIOSIDAD.pdf