09/22/2020

La Iniciación de Platón

Anuncios

La mañana estaba fresca por la brisa y Platón caminaba cuando Arquitas se le acerca y le dice, ya llevas un mes en silencio y ayuno, espero te hayas conectado con tu ser interno y estés listo, hoy es el día de tu iniciación.Durante ese mes, Platón había meditado sobre la muerte y enseñanzas de su maestro, había hurgado en lo más profundo de su ser sobre el propósito de la vida y quería ir más allá, por lo que la noticia la tomó con profunda emoción, ya estaba listo para ser iniciado.

Esa tarde vinieron dos discípulos de Arquitas que lo llevaron a un patio con una fuente y lo vendaron; el ruido del agua tranquiliza el espíritu y la no visibilidad nos lleva hacia dentro; durante dos horas Platón estuvo recorriendo con su mente todo su pasado, fue entonces cuando en una forma increíble vio en su mente su proceso encarnatorio y otras vidas previas le fueron mostradas, lo que afianzaba en su ser la Teoría de la Transmigración de las Almas, vivir es un proceso repetitivo que pocos recuerdan, solo aquellos que buscan intensamente dentro de sí lo logran y Platón lo había logrado en ese momento.

Somos fractales de un mismo yo superior, que busca experimentar a través de la vida su propia evolución hacia el ser primario o Dios de donde partimos originalmente.Entonces Platón entendió que venimos a experimentar y controlar las emociones y crecer en sabiduría como propósito principal de vida, cosa que pocos hacen por eso deben repetir y volver tantas veces como sea necesario para que lo comprendan y se dio cuenta que somos fundamentalmente las ideas que ponemos en nuestra mente.

Se conectó con el maestro Pitágoras y vio en instantes toda la vida de este, es como si pudiéramos participar de aquellos que han buscado y encontrado si estamos en lo mismo, es como un archivo accesible a través de la conexión mental, con ideas que allí subyacen y que pertenecen a la humanidad en su conjunto.Tras dos horas de meditación profunda, una música de un arpa comenzó a sonar, la melodía se acentuaba y vibraba en todo su ser, pues al no poder ver, parecía como si el haber tapado un sentido, esto motivaba al otro a despertar más fuertemente; fue entonces que se dio cuenta que todo era música, que todo tiene un tono vibratorio.

Lo condujeron a una recámara donde estaban otros maestros, todos con túnica blanca, para entrar tuvo que agacharse y sus maestros conductores le decían simultáneamente, que para penetrar en el mundo de la sabiduría hay que ser humilde y bajar la cabeza; ya era de noche y la poca iluminación existente la conformaban tres velas que en forma de triángulo equilátero estaban sobre un ara en el centro del salón; había dos columnas a la entrada, al igual que todos los templos Egipcios tienen dos obeliscos.

Esto tiene una razón de ser, pues en el mundo del espacio y el tiempo en que nos encontramos, todo se mueve entre dos polos, entre dos opuestos.Platón fue parado entre columnas y entonces Arquitas le preguntó desde el otro lado del Ara. ¿Qué buscas y que quieres?, responde.Platón dijo entonces, quiero ir más allá de este plano y encontrar la razón del bien, por el cual estoy dispuesto a luchar el resto de mi vida, busco entender la verdad por la cual murió mi maestro Sócrates, quiero conocerme a mí mismo para luego ayudar a otros en este camino.

Aceptada la respuesta por todos y afirmando la intención de iniciar a este nuevo discípulo, Arquitas procedió a hablar sobre los principios que rigen la escuela y el juramento sagrado que debía dar Platón y dentro de una envolvente música dijo llévenlo al patio y entiérrenlo hasta el cuello, para que sienta este elemento en su ser y comprenda su afinidad con el cuerpo o vehículo que debemos preservar en buenas condiciones para poder elevar el espíritu. Durante una hora aproximadamente estuvo Platón enterrado hasta el cuello. La tierra nos conecta con nuestros instintos y pasiones, es lo primario, es la materia más lenta en vibración que representa el sustrato sólido de las cosas.Platón sintió que bajaba a donde está Hades y el demiurgo portador de las llaves del inframundo le dio entrada, para que entendiera los secretos de los muertos en vida al que se apartan de las virtudes y se entregan a los vicios y a lo que llamamos servir al mal.

Allí experimentó un profundo frío y se dio cuenta que este no es sino ausencia de calor y percibió el llanto de muchos y en sincronía con esto, Platón lloró fuertemente por todas aquellas carencias que sentía en lo más profundo de su ser y lloró a su maestro, en presencia de la imagen de cuando este ingería la cicuta.T

ras ese proceso de introspección con el elemento tierra, es llevado a un jardín contiguo y lo bañaron en una pequeña piscina especialmente dispuesta para ese fin, y en donde un aroma a incienso junto a una música sublime lo transportó a un mundo superior de sanación, en donde las emociones se amalgamaban para dar paso a los sueños; es así como comprendió que el agua vitaliza el cuerpo y limpia el alma simultáneamente y nos conecta con nuestro cuerpo emocional, por ello es bueno bañarse cuando estamos tristes; fue un momento de comunión con algo inexplicable que hoy en día sabemos que tiene que ver con el campo electromagnético que envuelve al cuerpo y que se estabiliza en presencia del elemento agua.Purificado por estos dos elementos, el mismo Arquitas lo conduce hasta un cuarto cerrado en donde un leve viento y las cuerdas activadas por manos expertas, producen ondas de choque en todo el cuerpo todavía húmedo de Platón, que poco a poco se va secando con este impacto.

El elemento aire lo transporta al mundo de la imaginación y lo lleva a ver visiones de parajes desconocidos hasta ese momento.Finalmente entra de nuevo a la recámara de donde había partido y tres maestros con antorchas en la mano lo reciben: “Fuego” siempre viviente que a veces se apaga y a veces se enciende decía Heráclito; elemento creativo y regenerativo este que llevamos dentro del ser y que representa la energía que hay en el Astro Rey Sol que calienta el cuerpo y cocina nuestros alimentos, tanto del cuerpo como del alma; el fuego nos conecta con el poder de la creación y la regeneración.

El calor envuelve a Platón y con este la vida vuelve a su cuerpo; había sido activado en los cuatro elementos y ya estaba preparado para el juramento; la venda de los ojos le es quitada y el resplandor de las tres luces del Ara impacta su alma.Oh Zeus que estas en el Olimpo, recibe a este tu discípulo que ha jurado lealtad a tus principios, que el bien que profese aquí en la tierra, sea pagado con creces en su espíritu, que las luces que obtenga sean faro conductor para muchos y que su legado se plasme para siempre en la mente de aquellos hombres que busquen la verdad y el conocimiento de sí mismos.Yo Platón juro ante esta ara sagrada y en presencia de mi maestro hoy invisible Sócrates, buscar la verdad hasta el final de mis días y dedicarme al bien, a la belleza y a la justicia, para que el reino de Dios baje a la tierra, al menos en mi ser, porque yo le pertenezco de ahora en adelante y para siempre a esta potencia creadora que está en mi y en todo ser que se conoce a sí mismo.Y yo Platón juro contar lo que he visto de Pitágoras, su vida no registrada y su legado para la nueva humanidad que algún día poblará la faz de la tierra.

Recopilación: Manuel Morales PolarM:. M:.R:. L:. S:. Orden y Libertad Nº 2Vall:. De Lima – Ort:. Perú