07/13/2020

Contra la censura

Anuncios

El ejercicio de la libertad de prensa y de expresión en Cuba continúa signado por las mismas restricciones y prohibiciones legales y constitucionales para ejercer el periodismo, según el más reciente informe de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, publicado el 28 de marzo.

“El régimen mantiene el monopolio absoluto sobre todo el sistema judicial lo que supone impunidad, facilidad para condenar o para encausar a los comunicadores”, aseguró a Radio Televisión Martí, el vicepresidente regional para Cuba de esta organización, Henry Constantín Ferreiro.

El periodista independiente alertó que el monopolio se extiende «sobre las telecomunicaciones, sobre el espacio radioeléctrico, que implica una pelea casi constante para que los medios independientes logren sobrevivir, logren alcanzar algo de audiencia en un panorama marcado por los altísimos precios de ETECSA, por la censura a cualquier emprendimiento audiovisual periodístico, radial o impreso que no sea propiedad del partido comunista o del Estado”.

El Informe sobre Libertad de Prensa en Cuba, que abarca el período que va desde octubre de 2019 a marzo de 2020 señala que el Gobierno sigue encarcelando, persiguiendo y amedrentando a los periodistas y a sus familiares.

El texto -según explica Constantín, compilador y redactor del dossier-«trata de recoger los hechos más visibles de represión de libertad de prensa, dígase arrestos, citaciones a unidades policiales, que siempre envuelven amenazas, intentos de chantaje e interrogatorios ofensivos».

Asimismo, indicó el documento, los periodistas son castigados con prohibiciones de salida del domicilio y del país.

“La cifra de periodistas regulados se ha duplicado y es posible que haya más casos de los que están recogidos”, afirmó el también director del medio digital La Hora de Cuba.

Constantín Ferreiro anotó que el informe también recoge violaciones relacionadas con el acoso digital, el hostigamiento a las fuentes, a los familiares y a otras personas relacionadas con los periodistas, como son los dueños de casas de alquiler para que desalojen a quienes estén rentados en sus inmuebles.LEE TAMBIÉNCPJ pide liberación de periodista cubano Quiñones Haces

La SIP se refirió, en especial, al reportero y abogado, Roberto de Jesús Quiñones Haces, quien cumple la condena de un año de privación de libertad por el supuesto delito de “desobediencia”.

En este período fueron bloqueados varios sitios web independientes.

De igual manera, dice la SIP, la censura del régimen trabaja en obstaculizar la señal de Televisión Martí y de otros canales producidos en el exterior, a la vez que continúa la persecución aleatoria contra transmisores ilegales de televisión y sobre los contenidos distribuidos de manera independiente en El Paquete.

El texto debió presentarse en la Reunión de Medio Año de la SIP, prevista del 27 al 29 de marzo, en Saltillo, México, pero la cita tuvo que ser suspendida debido a la pandemia de la COVID-19 que afecta a más de 170 países del mundo.

“A pesar de este panorama gris, lo válido es que hay un número grande, y variado de comunicadores trabajando desde diferentes plataformas, diferentes estilos, diferentes medios de prensa para contar la realidad de Cuba”, concluyó el representante de la SIP en la Isla.

Informe ante la SIP. 28 de marzo de 2020
El ambiente para el ejercicio de la libertad de prensa y de expresión sigue marcado por las mismas restricciones de siempre y se mantienen las prohibiciones legales y constitucionales para ejercer el periodismo.

El gobierno tiene el monopolio de la información y restringe las telecomunicaciones y el acceso a internet. Continúa encarcelando, persiguiendo y amedrentando a los periodistas y sus familiares y se mantiene la impunidad total de las agresiones a la libertad de prensa en un sistema judicial absolutamente controlado por las autoridades.

El periodista independiente y abogado Roberto de Jesús Quiñones sigue cumpliendo condena en prisión y ha sido amenazado con represalias por divulgar a través de su familia textos narrando sus experiencias de preso. El líder político de mayor visibilidad, José Daniel Ferrer, cuya organización también ejercitaba el periodismo ciudadano, ya pasa de los seis meses encarcelado.

En este periodo han sido detenidos Vladimir Turró, Jorge Enrique Rodríguez, Enrique Díaz, Nelson Álvarez Mairata, Yoanny Limonta, Ricardo Fernández Izaguirre, Jancel Moreno, Anderlay Guerra, Rolando Rodríguez Lobaina, Frank Correa y Lien Estrada, entre otros comunicadores. Algunos de ellos en más de una ocasión. Fernández Izaguirre fue internado por más de 24 horas en un calabozo con condiciones de espacio, privacidad, temperatura e iluminación muy similares a las que estándares internacionales clasifican como tortura.

Los periodistas Vladimir Turró, Yoe Suárez, Camila Acosta, Frank Correa, Abu Duyanah Tamayo e Iliana Hernández han reportado haber recibido «actas de advertencia» –cuya acumulación puede llevar al encarcelamiento- o multas.

Las autoridades les han decomisado medios de trabajo a Nelson Álvarez Mairata, Camila Acosta y Yoanny Limonta. A Álvarez Mairata le practicaron además un registro en su vivienda y le hackearon cuentas en redes sociales. También fue registrada la casa de Yosleidy Romero, directivo del Instituto Cubano para la Libertad de Expresión (ICLEP).

La Seguridad del Estado ha practicado otros actos de acoso sobre familiares de periodistas como revisión exhaustiva del equipaje de la madre de Henry Constantín al salir de Cuba; citaciones policiales a «entrevista» para la madre de Yoe Suárez y el esposo de Miriam Celaya; visitas y emisión de amenazas verbales a familiares de Ana León, Waldo Fernández Cuenca y Ariel Maceo. Al periodista Yoe Suárez, además, se le avisó que si continúa trabajando su esposa e hijo tendrán problemas.

Otra modalidad de agresión a periodistas es la presión a los dueños de las casa de alquiler donde residen, con el fin de que expulsen al periodista, como le ocurrió a Camila Acosta.

A varios periodistas se les ha prohibido en este periodo la salida del país, por ejemplo, a Reinaldo Escobar (jefe de Redacción de 14ymedio), Nelson Álvarez Mairata (youtuber y corresponsal de ADN Cuba), Yoe Suárez (colaborador de Diario de Cuba y La Hora de Cuba), Rolando Rodríguez Lobaina (director de la agencia Palenque Visión), Ismario Rodríguez (del equipo de Periodismo de Barrio), Maikel González Vivero (director de Tremenda Nota), Camila Acosta (de Cubanet), Yoandy Izquierdo (miembro del Consejo de Redacción de la revista Convivencia), Regina Coyula (blogger), Mario Félix Ramírez y Lien Estrada (editor y colaboradora de La Hora de Cuba, respectivamente) y Ricardo Fernández Izaguirre (colaborador de 14ymedio y La Hora de Cuba).

Estos periodistas se suman a los que anteriormente estaban «regulados» (eufemismo oficial para aquellos a los que se les prohíbe salir de Cuba): Luz Escobar (14ymedio), Iliana Hernández (Cibercuba), Ana León (Cubanet), Waldo Fernández Cuenca, Yunia Figueredo, Osmel Ramírez y Boris González Arenas (Diario de Cuba), Rosalia Viñas (diseñadora de la revista Convivencia), Abraham Jiménez Enoa (El Estornudo), Inalkis Rodríguez Lora, Iris Mariño y Henry Constantín (La Hora de Cuba).

Los periodistas Maikel González Vivero, Nelson Álvarez Mairata y Yandry Pérez García, denunciaron que sufrieron amenazas a través de Facebook y Twitter. También se registró ciberbullying contra los periodistas de la comunidad LGBTI, Nelson Álvarez Mairata, Zekie Fuentes,Lien Estrada y Maykel González Vivero.

El acoso también se extiende a las fuentes. La directora de una escuela fue expulsada de su trabajo por conceder entrevista a Vladimir Turró sobre un problema de salud pública. Resultó visitado el barrio de su novia e investigado el influencer Miguelín David tras conceder una entrevista a La Hora de Cuba. Fueron interrogados y amenazados Yoelvis Lamorú y otros vecinos de un barrio tras publicarse un reportaje sobre sus problemas de electricidad.

La amenaza más habitual es la citación policial y durante la cual los periodistas suelen ser amenazados que serán enviados a prisión. Les sucedió a Camila Acosta, Yunia Figueredo, Niober García Fournier, Carlos Melián, Mario Ramírez, Luz Escobar, Yoe Suárez, Carlos Manuel Álvarez, Miriam Celaya, Rudy Cabrera, Yanier Joubert, Abu Duyanah Tamayo y Lien Estrada.

Perdieron sus trabajos en medios de prensa estatales Cristian Álvarez y Yasel Porto, por publicar contenidos molestos a las autoridades.

En este período fueron bloqueados los siguientes sitios web relacionados con el periodismo: La Joven Cuba, OnCuba, Periodismo de Barrio, Asociación Pro Libertad de Prensa y El Toque. Además, se mantuvo el bloqueo a las webs de varias decenas de otros medios de prensa y ong relacionadas con la libertad de expresión. El monopolio estatal ETECSA vigila y censura el internet y evita que entre al país la señal de Televisión Martí y de otros canales producidos en el exterior. Continúa la persecución aleatoria contra transmisores de televisión clandestina, así como la vigilancia y censura sobre los contenidos distribuidos de manera independiente en El Paquete.


FUENTE: https://www.radiotelevisionmarti.com/a/sip-se-duplica-cifra-de-periodistas-cubanos-con-prohibición-de-salida/261605.html?ltflags=mailer
Anuncios