¿ERES DE FACILITAR O DE COMPLICAR LAS COSAS?

Anuncios

En el trabajo conviven todo tipo de personalidades, temperamentos y características propias de cada persona. Es un espacio donde pasamos la mayor parte del día y las relaciones y vínculos son centrales para poder llevar ese tiempo de la mejor manera y lograr resultados en lo laboral. Pero como sucede en la vida misma hay gente que por su personalidad facilita las cosas y, otras, que justamente hacen lo contrario: complican y enmarañan todo. Y este tipo de personas claramente conducen las relaciones al choque. Según explica Daniel Colombo, Máster Coach especializado en CEOs, alta gerencia, y equipos de trabajo, en todos los equipos siempre hay gente facilitadora; aquella que acerca ideas, es predispuesta, hace aportes de valor y tiene una mirada positiva y superadora de los problemas. Pero también están las personas “complicadoras” que suelen tener una inestabilidad emocional muy evidente, cuestionan hasta el pelo al huevo, tienen baja energía y son capaces de aniquilar con sus enredos a la persona más positiva. No tiene que ver necesariamente con falta de profesionalismo, sino más bien con una actitud frente a la vida que la trasladan al trabajo.  

Ante esta realidad, qué se puede hacer. ¿Cómo lograr una buena convivencia y un poco de armonía? ¿Qué rol cumple el líder? “Desde la perspectiva del líder es un gran desafío ecualizar y armonizar a estos dos bandos dentro de un mismo equipo, ya que no se trata solamente de cuestiones que aparecen de vez en cuando, sino de una realidad cotidiana que consume y desgasta; genera peleas y discordias y enturbia el clima laboral.”, explica Colombo.

Sin embargo, siempre hay acciones que se pueden llevar adelante. Colombo sugiere las siguientes:

  1. Hacerlos trabajar junto a personas facilitadoras creando un frente de apoyo. ¿Cómo? A los que suelen complicar las cosas asignarles un proyecto especial, individual o con otros de su mimo estilo, y que sea otro equipo de facilitadores quienes los acompañen. Así podrán observar otras modalidades para hacer las cosas.
  2. Dar feedback. La retroalimentación es fundamental. Con los facilitadores el líder puede trabajar la tolerancia y la forma de convivir con los otros; mientras que con los “complicadores” se pueden trabajar oportunidades de mejora.
  3. Detectar el motivo que subyace detrás de la complejidad. El líder debe intentar entender los motivos que están detrás de esa conducta, así operar más eficazmente en la transformación y acople al resto del equipo.
  4. Verificar cada tarea que se les delegue. La clave es asegurarse que se avanza según el resultado deseado. 
  5. Estimularlos sin expectativa de cambio inmediato. Felicitarlos por una tarea bien realizada, invitarlos a participar de la toma de decisiones, aprovechar su sentido crítico hacia todo y todos en alguna ocasión, pueden ser estimulante. Sin embargo, es posible que la transformación no se vea rápidamente, ya que, por lo general, se trata de conductas de base que la misma persona necesita estar dispuesta a modificar.

No hay recetas mágicas pero si, de a poco, se puede ir buscando el equilibrio emocional de los equipos, armonizar y potenciar el desarrollo individual y grupal.

CARACTERÍSTICAS DE UNOS Y OTROS

PERSONAS FACILITADORAS

  • Hacen que todo sea fluido
  • Son automotivados y motivan al resto
  • Se auto lideran
  • Contribuyen al bien común
  • Se enfocan en soluciones

PERSONAS QUE TODO LO COMPLICAN

  • Hacen complejo hasta lo más simple
  • Son discutidoras
  • Son inflexibles
  • Tienen baja motivación
  • Se enfocan en los problemas

Fuente: Danielcolombo.com

FUENTE: https://www.experta.com.ar/blogg/sos-de-facilitar-o-de-complicar-las-cosas/

Anuncios