Las enseñanzas que nos deja el Covid 19, por Hernán Cortez Heredia

Anuncios

Desde hace un par de meses el virus coronavirus ha estado golpeando al mundo entero, solo en Italia han muerto más 600 personas en un día. Chile no está ajeno, de hecho, estamos entrando al peak del potencial daño de este maligno virus.  

Importantes anuncios económicos del gobierno provocarán aminorar en algo los tremendos daños y efectos que esta situación provocará sobre el empleo, la pobreza y la situación de miles de chilenos de clase media en sus bolsillos.

Las bolsas en todo el mundo, y en particular en Chile, un país altamente integrado al mundo entero, han caído estrepitosamente. Habrá quiebra de empresas y desempleo. Es decir, un desastre, lo bueno dentro de lo malo, es que se espera que este desastre dure poco porque las economías están sólidas.  

Ni hablar de los daños a la salud de una importante población del país. Ya se habla de más de 100.000 contagiados y se proyecta varias decenas o centenas de fallecidos.

Pero viendo el vaso más medio lleno que más vacío, podemos decir que la llegada del coronavirus nos dejará algunas enseñanzas a una sociedad bastante dañada por su propio comportamiento (eso espero al menos).

En primer lugar, nos está demostrando la fragilidad del ser humano, un ser humano que hasta hace poco se sentía omnipotente, intentando demostrar un exitismo exacerbado (a veces inexistente o inalcanzable) y con un mundo comprado por su accionar y gestión.

Sin embargo, desde hace unos días (cómo ya ha pasado en nuestra historia) cuestiones ajenas e inesperadas, nos demuestran nuestra fragilidad para enfrentar pandemias y catástrofes, en algunos casos por mínimas que sean.

El ser humano, una vez más ha quedado desnudo frente al comportamiento e impactos del universo y sus vericuetos muchas veces inexplicables e inentendibles por el cerebro humano.

En segundo término, nos ha permitido comprobar una vez más que el gran dañador del medio ambiente ha sido justamente el ser humano.

Es cuestión de ver las fotos satelitales que nos muestran cómo, producto del aislamiento social, la disminución del tráfico y el paro de variadas actividades productivas, nuestros cielos se ven con muchísimo menos contaminantes suspendidos. Desde colores grises que ya nos habíamos acostumbrado a observar, ya podemos ver fotografías azuladas de varios cielos del mundo.

Podría seguir enumerando situaciones similares que demuestran la fragilidad del mundo entero, como ya fue demostrado con la peste bubónica (peste negra), el sarampión, el ébola, la viruela, el cólera, la difteria y algunas más recientes como la epidemia SARS, la gripe aviaria y el H1N1, situaciones en las que murieron miles y miles de habitantes y familias.

Coronavirus es un ejemplo más, el cuál mirando el vaso medio lleno en vez de vacío, ha llegado (en mi humilde opinión) para hacernos reflexionar respecto de qué estamos haciendo los seres humanos para tener una mejor sociedad en un planeta acotado y restrictivo en recursos. Resumiendo, me parece que es un llamado a la humildad, a bajar la intensidad de la soberbia, a la solidaridad verdadera y a cuidar nuestro entorno social y hábitat.

Hernán Cortez Baldassano, Ingeniero Civil

                Gerente General

                      ENERSA

               hcortez@enersa.cl

FUENTE: https://elreporterodeiquique.com/las-ensenanzas-que-nos-deja-el-covid-19-por-hernan-cortez-heredia/

Anuncios