08/08/2020

El Delta Masónico

Anuncios

El significado del Delta en la masonería

El objetivo de este comunicado  es relatar el resultado de las investigaciones efectuadas sobre el Delta Masónico. Un símbolo usado por muchas religiones,  usada por sociedades esotéricas, por una infinidad de marcas , y por instituciones diversas, por lo tanto este símbolo  no es exclusivo de la masonería.

El Delta es la cuarta letra del alfabeto griego. Debido a su formato triangular (Triángulo Equilátero), diversas denominaciones poseen algún tipo de semejanza o afinidad con ese formato, y reciben el nombre de la letra, como es el caso del ala Delta y del Delta de un río (Nilo), en las matemáticas y en las ciencias aplicadas, es común el uso de la letra mayúscula para representar la diferencia entre dos variables, como «δS», que identifica el resultado de la diferencia entre la variable «S» en dos situaciones distintas.

El tema sobre el Delta es tan extenso y mágico, que se convirtió en parte de la obra del autor Dan Brown, en la película código Código Da Vinci, donde el Delta hace alusión a la imagen al formato de un útero, presente de forma subliminal en la imagen de la Santa Cena (con el ápice hacia abajo) indicando en la trama la existencia de una posible heredera sagrada, la hija de Jesucristo, considerada por muchos el verdadero Santo Grial.

El Delta Luminoso está situado al oriente del templo Masónico, detrás del trono del Venerable Maestro, en forma de triángulo equilátero, que se encuentra en su centro variadas figuras. Pero otros templos masónicos lo colocan arriba entra las columnas del frontispicio de la Logia. 

El Delta con el clásico ojo al centro  es uno de los más importantes símbolos Masónicos. Símbolo masónico que representa la presencia de la divinidad, simboliza también  la sabiduría, puede ser representado de forma simple o en la forma usualmente designada por Delta Flameante o Delta Luminoso, con rayos irradiando del triángulo, el cual, por a su vez, puede o no estar inscrito en una nube.

Como les decía en la arquitectura masónica es muy común encontrar dentro del Delta la figura del «Ojo de Dios», también conocido como el «Ojo que todo ve o  el ojo de Horus», este es un símbolo que muestra un ojo humano circundado por rayos de luz, representando al supremo creador de todas las cosas, cuyo ojo luminoso es el ojo de la sabiduría y de la providencia, que observa todo lo que ve y provee. Para muchos es algo más concreto y es la glándula pineal humana,  y la idea es que al visualizar un Delta algo poderoso se activa dentro de nuestra glándula pineal , al menos esa es la idea. Se han hecho estudios que demuestran que cuando un individuo ve la figura grafica  de un ojo , se siente observado y su comportamiento cambia.    

Históricamente el Delta Sagrado fue visto por primera vez a principios del Siglo XII, por el Templario  Hugo de Payes (1070 – 1136), Caballero de Borgundia, fundador y primer Gran Maestre de la Orden de los Templarios, en compañía de otros ocho compañeros, en las ruinas del Templo de Salomón, en una cámara subterránea. El triángulo encontrado era una figura geométrica construida por la unión de tres líneas y la letra «IOD», décima letra del alfabeto hebreo, en el centro, indicando su origen divino, pues como letra cabalística, significa Dios o Principio.

La letra IOD o YOD en hebreo se puede presentarse como vocal y  como consonante. En el primer caso, simboliza la manifestación potencial, la duración espiritual y la eternidad del poder creador de la Divinidad. En el segundo caso representa la duración material de todas las cosas. Pero, la expresión simbólica del IOD puede ser traducida como: «Yo soy lo que soy». Esta expresión se encuentra en el pasaje bíblico que narra el encuentro de Moisés con el Dios, en el monte Sinaí, cuando Moisés le preguntó cuál era su nombre, para que él lo dijese al pueblo a su alrededor. Y Dios le dijo: «Yo soy lo que soy».

Al ser el Delta identificado como un símbolo eminentemente masónico, encontramos que el Delta  con «el ojo que todo ve» no es una creación de la Masonería, incluso es un símbolo antiquísimo presente en varias religiones del mundo como en la India, Nepal y Egipto. El Ojo de la providencia, también llamado Ojo que todo lo ve, Ojo panóptico o Delta luminoso, es un símbolo interpretado como la vigilancia y providencia de Dios sobre la humanidad.

Las Religiones en que fue adoptado el Delta, su significado es la representación de un ser divino, basándose en la Trinidad, Tríada o Trimurti, representada por el Delta:

– Hindus – Brahma, Vishnu y Shiva;

– Caldeos – Ami, Nuah y Bel;

– Cristianos – Padre, Hijo y Espíritu Santo.

– Celtas – Hes, Tharan y Belen;

– Egipcios – Osiris, Isis y Horus;

Hay también los atributos de «Omnipresencia, Omnividencia y Omniciencia Omnipotencia»; «Creador, Conservador y Destructor»; «Comienzo, Medio y Fin» y «Voluntad, Idea y Acción».

Para la escuela mística, el Delta representa las fuerzas creadoras primordiales de la filosofía hermética: Azufre, Sal y Mercurio.

El Delta también puede ser interpretado en la firma masónica y en la forma de escritura con sus debidas abreviaturas. Los relatos en los que se relacionaron los Tres puntos, las Tríadas, las Trilogías, las Trinidad y con eso, los simbolistas los asociaron al Delta luminoso, unidad abstracta que se encuentra en la base de todas las religiones.

En este estudio, también se puede hacer una analogía del Delta Masónico a nuestro Cerebelo y sus formas piramidales presentes en el cerebro humano, que trabajan con las frecuencias de onda (0.5 – 4 HZ) conocidas como ondas Delta. Esta longitud de onda es el más lento de las frecuencias y es experimentado en trance absoluto, sin sueños y en profunda meditación trascendental, donde la conciencia está totalmente aislada.

Las ondas Delta desempeñan un papel primordial en la intuición y comprensión de otros humanos en un nivel emocional. Las ondas Delta se pueden entender como un «radar». Por ejemplo, las personas con una alta actividad de las ondas Delta, a veces, parecen saber siempre cómo una persona se está sintiendo, aunque puede estar ocultando sus sentimientos. Otro fenómeno es que a veces usted sabe que alguien le llamará por teléfono  o usted sabe que se va a encontrar con alguien al que no ha visto en años y, a continuación, eso realmente sucede. También cito el Dejá Vu como efecto de esta longitud de onda Delta. Encontramos que nada es Casual o accidental , todo cumple un propósito.

Sobre los beneficios científicos comprobados con terapia de Ondas Deltas.

Liberación de hormonas antienvejecimiento y aumento de la inmunidad

El Estado de Extrema Felicidad,

El avance de la sanación del cuerpo y la mente,

Aumento de la Hormona GH,

La conexión con la mente inconsciente,

Experiencias paranormales.

También cito en este trabajo el Esquisto Esotérico de Washington, y la analogía al Delta Masónico. El Delta perfecto o triángulo masónico está formado por las líneas imaginarias que conectan entre sí el Capitolio, la Casa Blanca y el Monumento a Thomas Jefferson, cuyo Ojo de la Divina Providencia está representado en el Monumento de Washington que es un obelisco iluminado en la cima, siendo la estructura más alta de la ciudad con 169,7 metros de altura. (H obelisco 169,7), donde 1 + 6 + 9 = 16 (7), 1 + 6 = (7). La adición de 7 con 7 post-coma = 14 donde tenemos las siguientes interpretaciones: (1- 4 = 3) 1 es GADU y Tres el Delta compuesto de triángulo equilátero (Delta) Proporción Divina.

También hago referencia a otro fruto de mi investigación sobre el Delta, presente en el reverso del Gran Sello de los Estados Unidos y en la nota de un Dólar, donde existe una pirámide cuyo cenit está cortado de manera a configurar un triángulo con el Ojo de la Divina Providencia al centro , rodeado por una aureola de su color dorado.

En infinidad de símbolos patrios o banderas de diferentes ancones encontramos el Delta presente  como símbolos oficiales de estados.

Esto nos hacer reflexionar sobre nuestro accionar en la masonería, basado en las tres líneas perfectas que me guían; la sabiduría, la belleza y la fuerza, así como otras triadas más como el comienzo del camino, el andar por el camino , y a la meta que nos conduce nuestro camino.

En la Masonería el Delta nos recuerda la vigilancia que se mantiene sobre nuestra conducta, pues nos aclara que podemos engañar a los hombres, pero jamás engañará al Gran Arquitecto del Universo. El Ojo que todo ven nos acompaña, manteniendo la vigilancia sobre nosotros.

Al glorificar la simbología  el Delta y su espiritualidad intrínseca, recordamos  que «Dios está siempre presente» y que «Dios lo ve todo», es decir, el Gran Arquitecto del Universo está siempre presente observando nuestros actos y todos nuestros pensamientos. La combinación, del triángulo o Delta, con el ojo humano u otro símbolo Masónico, indica la perfección de la conciencia divina en su totalidad.

En mi concepción, el Delta emana sus ondas y frecuencias, promoviendo una elevación espiritual del masón directamente a su inconsciente, la puerta de entrada a la mente universal y del inconsciente colectivo, donde la información recibida es descifrada de otra forma no disponible en el nivel consciente, es decir, el verdadero sonido de las palabras de Dios.

Así al estudiar este símbolo en toda su magnitud, podremos  dar pasos largos hacia mi constante perfeccionamiento moral, propósito principal de estar en la masonería. Nuestro  caminar por líneas iguales me remite a la unión del espíritu con el alma universal, es decir, la unión del poder de Dios con su creación, armonización perfecta entre la criatura y el creador, y la justicia con orden y perfección.Alcoseri 

FUENTE: https://www.gabitos.com/SecretoMasonico/template.php?nm=1558731823