09/18/2020

¿Qué falló en la asonada militar del 30-A?

Anuncios

Todo empezó un día antes de lo previsto. El presidente encargado de VenezuelaJuan Guaidó, inició la llamada Operación Libertad, veinticuatro horas antes del 1 de Mayo, día de los trabajadores y en el que estaba planificada una gran marcha nacional contra la administración de Maduro.

Poco antes del amanecer, a las 5.50 de la mañana, Guaidó apareció sorpresivamente en un vídeo en directo al lado del líder opositor, Leopoldo López, quien estaba en arresto domiciliario desde 2017, y desde Altamira aseguró que Maduro ya no controlaba el país y llamó los venezolanos a tomar las calles.

Junto a ellos estaban unos 250 militares armados, desplegados con carros de combate y los comandos del Servicio de Inteligencia (Sebin) liderados por su jefe, Christopher Figuera, quien habían abandonado esa misma noche a Maduro pero, ante las inseguridades de si el alzamiento tendría éxito cumplió con su parte del trato y huyó.

El levantamiento, que llevaba meses preparándose y del que Washington estaba informado desde el principio, se frustró antes de empezar. Desacuerdos previos y falta de confianza entre los principales actores políticos del chavismo terminó por dinamitar la operación que estuvo a punto de acabar con el chavismo.


El primer paso: La sentencia

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno; el ministro de Defensa, el general Vladimir Padrino; el director de la Dirección de Contrainteligencia, Iván Hernández Dala; y el director del Sebin, Christopher Figuera; avanzaron las negociaciones con líderes de la oposición, entre ellos el dirigente de Voluntad Popular Leopoldo López. Sin embargo, llegada la fecha no habían resuelto un acuerdo sobre las garantías personales para apoyar una transición pacífica.El “acuerdo”

Tras lo sucedido, Elliott Abrams, enviado especial de EE.UU para Venezuela, reveló que existía un documento de 15 puntos en el que se establecía el compromiso de los alzados. Según fuentes involucradas en la negociación, el manifiesto contemplaba la instalación de un gobierno de transición, la aplicación de un plan de emergencia y la convocatoria de elecciones en menos de 12 meses.


Pero para llegar hasta ese punto, una sentencia de Moreno significar el pistoletazo de salida: anulación de la Asamblea Constituyente (chavista) y devolución de los poderes a la Asamblea Nacional opositora. Luego un anuncio de Padrino López respaldaría la orden del máximo jefe del TSJ y pondría a las Fuerzas Armadas al servicio de la nación. Figuera liberaría a todos los presos políticos y, la última jugada, la haría Hernández Dala al montar a Maduro en un avión con destino a Cuba.

Sin embargo, nada de esto se logró y un año después del levantamiento del 30 de abril, Maduro se mantiene en Miraflores con el apoyo del alto mando militar y convive en la cúpula del poder con quienes conspiraron en su contra. ABC habló con tres de los ochos comandantes de la Guardia Nacional que participaron en el alzamiento y reconstruyen lo que sucedió ese día.



“Esperamos hasta el lunes (29 de abril) a que Maikel Moreno sacara la sentencia, pero no se arriesgó”, dijo Rafael Soto Manzanares, uno de los comandantes, que recuerda que desde el viernes comenzó la fisura del plan porque molestó que “Moreno pretendiera en algún momento asumir la Presidencia de la República y nombrar al ministro del Interior. Eso no iba a garantizar la gobernabilidad”.

Según Soto, que tras los sucesos se refugió en la Embajada de Panamá y ahora vive en el exilio, Moreno se arrepiente de dar el paso porque “en él recaía la responsabilidad inicial del plan y prevaleció su ambición de poder”. El propio Christopher Figuera, en una entrevista, aseguró que otro punto que rompió la negociación es que descubren que “Moreno estaba pidiendo 100 millones de dólares para asegurar votos en la corte y crear su red de seguridad”.


El exjefe del Sebin surgió como un conspirador sorpresa y un factor clave que muestra la posibilidad de una eventual fractura interna del régimen. Antes de huir a Colombia, liberó a Leopoldo López lo que le permitió a éste liderar junto a Guaidó el levantamiento desde el este de Caracas. “Cuando llegamos a Altamira los comandos del Sebin nos preguntaron dónde estaba Rodríguez Torres (exministro de Interior y Justicia encarcelado) y como no estaba libre y Figuera no daba la cara se fueron del lugar”, asegura el comandante Illich Sánchez.

Henry Rivas, otro de los involucrados, afirma que Figuera fue el enlace con Padrino y que él “sí estaba informado del plan y que por eso tardaron tanto en reaccionar contra ellos”. “Padrino participó presencialmente en varias de las reuniones, desde el principio”, manifestó. Rivas dice que el 30 de abril “no ha terminado” y que “quedó la semilla para los que quedan dentro”.

Reinó la confusión durante horas. A las 6.30 de la mañana, el ministro de Comunicación del chavismo, Jorge Rodríguez, emitió una declaración que decía que el Gobierno estaba desactivando “el golpe de Estado”. Pero no fue hasta las 11.30 de la mañana que Padrino López apareció con el alto mando militar diciendo que tenían la situación controlada y que los rebeldes eran “un reducido grupo, minúsculo, de militares y funcionarios policiales”.

Sin embargo, hay que decir que todos los testimonios de este episodio de la historia reciente de Venezuela dan cuenta de una situación de abierta desconfianza y malestar dentro de la Fuerza Armada Nacional venezolana.

A partir del 30 de abril, Nicolás Maduro, desató una ola persecutoria dentro de los cuarteles militares, deteniendo a lo largo de varios meses a decenas de oficiales de varias fuerzas que, de una u otra manera, manifestaron su aspiración por lograr para el país un cambio político que le devuelva la democracia y la libertad.

Esa situación de inestabilidad y rebeldía dentro de la Fuerza Armada Venezolana, según las fuentes militares consultadas, continúa y a medida que pasan los días va creciendo como un río subterráneo. Por ello, los protagonistas del 30 de abril se atreven a asegurar que la operación que ese día dio inicio no ha culminado aún.

FUENTE: https://venepress.com/article/ABC-Padrino-participo-desde-el-inicio-en-el-plan-del-30A1588255270078