09/22/2020

UN BUEN MAESTRO MASÓN

Anuncios

Denominamos o llamamos MAESTRO a toda persona que enseña, dedica su profesión a la docencia o brinda enseñanza a través de su ejemplo de alguna forma determinada.

Muchas veces asociamos la palabra “MAESTRO” a los docentes que nos preparan en la educación a través de nuestra infancia y adolescencia. Luego, llamamos profesores a quienes  nos enseñan en la universidad o instituciones de nivel superior.

Sin embargo, más allá de las jerarquías o etiquetas que socialmente hemos convenido en usar para denominar de una manera u otra a las personas que nos enseñan en la educación formal a través de nuestra vida y de todos los niveles educativos que realicemos a lo largo de ella, el concepto de MAESTRO se aplica a todos ellos. Incluso se extiende a aquellas disciplinas que hemos aprendido por fuera de la educación formal, básica u obligatoria; por ejemplo: las enseñanzas en masonería, todas esas personas han sido nuestros maestros.

En la corta vida de nuestra Augusta Institución (me refiero a la Respetable Logia Pio Jaramillo Alvarado N. 42), la enseñanza es uno de los trabajos más complicados al cual nos ha tocado enfrentar. Enseñar aspectos masónicos requiere conocimiento amplio de esta materia, un plan de estudios y estándares; entusiasmo, ganas, amor por el aprendizaje; y un deseo de hacer una diferencia en las vidas de los jóvenes aprendices.

Es por esto que les pregunto a todos los Maestros Masones presentes:

¿Se sienten o están capacitados para enseñar?

Y, por supuesto a los aprendices presentes, esta otra pregunta:

¿Creen que sus maestros están preparados para enseñar?

Pienso que internamente estarán respondiendo y es por el mismo motivo de sus contestaciones que yo les propongo esta plancha, para sincerarnos todos ya que conformamos una Logia muy querida y que todos nos resistimos a que el nivel de aprendizaje y enseñanza decrezcan más,  y vaya en aumento las deserciones que son dolorosas y sentidas.

Veamos: la primera verdad es que no nos prepararon. La segunda: no estamos preparados; y la tercera verdad: no nos estamos preparando bien para ser maestros en la Masonería.

Con estas carencias visibles me he permitido investigar algunas características para tratar ser un buen maestro Masón, entre las más importantes tenemos que:

  • Los buenos Maestros Masones tenemos que tener metas altas para todos nuestros hermanos aprendices. Con ello esperamos que todos los neófitos puedan y logren ser exitosos en Logia, y no debemos darnos  por vencidos con los aprendices que van atrasados.
  • Los buenos Maestros Masones tenemos que tener objetivos clarosplanificar correctamente los temas, libros y manuales que les proporcionemos a los aprendices para que preparen las planchas. Los principiantes tienen que tener una idea clara de lo que van a aprender, cuáles son las tareas y cuáles son las reglas para su evaluación. Las tareas deben de estar diseñadas con metas de aprendizaje y debemos dar a los aprendices amplia oportunidad de practicar lo que han aprendido. El maestro Masón debe ser consistente en su forma de revisar y aportar en los trabajos de los aprendices.
  • Los buenos Maestros Masones debemos estar preparados y organizados. A los que nos ha tocado ser instructores, especialmente el Segundo y Primer Vigilante, debemos llegar a la Logia o al lugar escogido, temprano y listos para escuchar y enseñar en una forma clara y estructurada.
  • Los buenos Maestros Masones debemos motivar a los aprendices y debemos enseñarles diferentes perspectivasLos maestros Masones eficaces debemos usar los hechos para enseñar desde un principio, no hasta el final; siempre deberemos hacer preguntas que empiezan con ¿por qué? Debemos ver todas las perspectivas del tema tratado y motivar a los aprendices a ir más lejos. Debemos hacer preguntas a los aprendices frecuentemente para asegurarnos que todos estén atentos; intentar motivarlos, y no permitir que unos pocos aprendices dominen la clase. Mantener a los aprendices interesados en aprender con tácticas variadas e interesantes.
  • Los buenos Maestros Masones debemos forman relaciones fuertes con nuestros aprendices y demostrarles que les tenemos afecto como personas ya que son nuestros hermanos. Los buenos maestros Masones debemos ser agradables, accesibles, entusiastas. Estar siempre disponibles para los aprendices que lo necesiten.
  • Los buenos Maestros Masones  debemos siempre estar comunicados con las luces del taller especialmente con el Venerable Maestro para comunicar nuestros logros y dificultades para desde ahí fortalecer la enseñanza y el compromiso.

Pero también quiero reflexionar acerca de las respuestas internas que debieron ya confesar los Aprendices presentes: ¿Qué tan cómplices o que tan responsables son los neófitos en su aprendizaje?

No he cuestionado la actitud de nosotros los Maestros, tampoco tengo por qué hacerlo con ustedes los Aprendices, solamente les recuerdo que un buen Neófito también tiene que tener algunas características como las siguientes:

  • Desarrollar actitud y pasión por el aprendizaje siendo curiosos e inquisitivos. Usar la curiosidad para investigar mucho. Tener una mente abierta y permanecer tan objetivos como puedan mientras investigan. Esto ayudará mucho a desarrollar pensamientos críticos y analíticos.
  • Conviértanse  en Aprendices que estudian y no en simples asistentes a las tenidas. Tomen la iniciativa diaria para estudiar, hagan una prioridad el aprender; sean tenaces y perseverantes. Nunca sucumban ante una actitud de mediocridad.
  • Tengan siempre un pensamiento crítico, analicen, evalúen críticamente y entiendan lo que estudian. Apliquen lo que ya han aprendido en sus trabajos compartiendo en Logia sus pensamientos y comentarios.
  • Desarrollen la autodisciplina usando el tiempo sabiamente. Hagan lo que tengan que hacer, en el momento en que deban hacerlo, aún si no tienen ganas. Deben estar continua y consistentemente preparados.
  • Sean humildes y dense cuenta de que siempre pueden aprender más a pesar de lo que ya saben y entienden, Recuerden lo de: “SIEMPRE SEREMOS ETERNOS APRENDICES”. Escuchen y aprendan de sus instructores, de todos los Maestros y todos los miembros de la Logia. Aprendan de sus errores y de los errores de los demás hermanos. Presten atención en el taller  y trabajen con todos sus sentidos.

Queridos Hermanos, el conocimiento para todos enfatiza lo que debemos aprender, también debemos reconocer que la forma  y las condiciones bajo las cuales se llevan a cabo la enseñanza y el aprendizaje es importante.

Al planear la enseñanza, los maestros y aprendices eficientes debemos tomar en cuenta que:

Aprender no es necesariamente un resultado de enseñar.

Las personas aprenden a hacer bien solamente aquello que practican.

El aprendizaje efectivo requiere retroalimentación.

Por último, La enseñanza debe tomarse tiempo: en el camino del aprendizaje todos necesitamos tiempo, en especial en temas profundos como son los masónicos, el tiempo necesariopara investigar, explorar, hacer observaciones, tiempo para abordar las cuestiones; tiempo para preguntar, leer y argumentar; tiempo para comprender las ideas y para ponderar la ventaja de pensar de diferente manera. Además, cualquier tema en la masonería que se enseña en una sola lección es poco probable que deje huella al finalizar la instrucción.

Por ello QQ.: HH.: cuán importante es contribuir todos, absolutamente todos los miembros de la R.:L.:S.: Pio Jaramillo Alvarado No. 42 para elevar el nivel de enseñanza y aprendizaje para conservarse y madurar, para ir a diferentes contextos y en niveles crecientes.

Es mi palabra 

CAVA

Grado: M.·.M.·.

FUENTE: https://rlspiojaramillo42.wordpress.com/2014/03/18/un-buen-maestro-mason/