Ejemplo de un líder transaccional: identificación y características

Anuncios

McDonald’s es famosa por sus hamburguesas a nivel mundial, claro está, pero también por premiar cada mes a los miembros de sus equipos que destacan entre los demás por su desempeño. En efecto, la distinción «empleado del mes» que se da a conocer al público en cada uno de sus locales de comidas rápidas es un claro ejemplo de un líder transaccional.

Se trata de un tipo de liderazgo que, de cara a una meta concreta, motiva económica y/o moralmente a los empleados a alcanzarla. ¿Cómo? Recompensando a quienes se esfuerzan en ello y, en contrapartida, «castigando» o no promocionando a quienes no se alinean con los objetivos empresariales. Pero ¿qué hace que un líder sea un líder transaccional? Te contamos cuáles son sus características y por qué su rol es hoy indispensable dentro de las organizaciones.

Liderazgo transaccional o cómo funciona el sistema de premios y castigos

El liderazgo transaccional busca, a través de diversas estrategias, incentivar a los equipos de trabajo hacia la consecución de un plan de acción con un propósito específico (aumentar las ventas, optimizar los procesos empresariales o mejorar la relación con los clientes). Para generar motivación y entusiasmo se sirve del sistema de premios y castigos.

Un líder transaccional está focalizado en alcanzar una meta y tiene claro que para lograrlo en tiempo y forma debe comprometer a todo su equipo. Para ello premia a los miembros que hacen su tarea correctamente, ya sea mediante incentivo económico o promoción hacia un puesto superior o reconocimiento público. En contrapartida y, como no podía ser de otro modo, pena o «castiga» a aquellos que no trabajan en pro de los objetivos institucionales, relegando una promoción, no otorgando un plus en dinero a final de año e incluso a través de una desvinculación de la empresa.

Características de un líder transaccional

Conseguir llegar a ser un líder ideal de un grupo o de una empresa hay que tener una serie de características específicas. En el caso del liderazgo transaccional también hay serie de características clave que son:

  • Ser proactivo y rápido en caso de crisis institucional.
  • Ser asertivo, claro y concreto en la comunicación. Debe saber solicitar a sus empleados lo que desea obtener de ellos.
  • Saber premiar los esfuerzos con entusiasmo y castigar con firmeza la falta de compromiso de los miembros de su equipo.
  • Ser cerebral y jamás perder de vista el objetivo, su razón de ser dentro de la empresa.
  • Sentirse responsable del equipo. Sabe de sobra que los errores del líder afectan a su equipo.
  • Tener la capacidad de obtener lo mejor de cada uno de sus subordinados.
  • Confiar en el equipo. Todo líder debe saber delegar y confiar en las habilidades de sus empleados a cargo.

Por sus características, un líder transaccional es sumamente importante dentro de una empresa ya que de él o de ella depende que la empresa alcance sus objetivos económicos y continúe creciendo junto con su gente.  

¿Necesitas un líder transaccional en tu empresa? Selecciónalo con los servicios de Infoempleo.

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *