08/07/2020

Yom Yerushalayim: el amor a una ciudad y la búsqueda de un sueño roto

Anuncios

Por Aranza Gleason
21/05/2020 – 4:24 am

Enlace Judío México e Israel – Casi para ningún judío es fácil hablar de Jerusalén. Para mí permanece como la ciudad de los sueños rotos y los sueños concretados. Es el centro de la religión judía, el lugar más sagrado de nuestra tradición, y la ciudad que concentra con mayor intensidad la historia del pueblo judío. Al mismo tiempo, es una de las ciudades más complicadas y peligrosas del país. Soñamos con ella por más de dos milenios y aunque nos fue dada, aún no se siente nuestra. Hay algo que nos recuerda la fabilidad del momento actual, en cualquier minuto la podemos volver perder. Rezamos todos los días por su reconstrucción, celebramos la paz y la libertad de la que gozamos, pero aún así esperamos el momento en que llegué el Mesías para liberarla plenamente. Para el judío de la diáspora es algo así como “la tierra de leche y miel,” un sueño que persigue constantemente y no termina de vivir plenamente. Mientras que para el judío que vive en ella es la casa que se ve en la necesidad de defender, la ama plenamente, agradece por ella; sin embargo, no le fue dada gratis, hubo un precio muy alto.

En mi caso, Jerusalén es el nacimiento de mi vida como judía; el lugar donde más cerca he estado de D-os. Sin embargo, también es para mí la ciudad de un sueño roto, dónde más lejos he estado de lo que amo y más cerca de negar quien soy, de anularme frente a un colectivo. Sólo su imagen despierta recuerdos hermosos y emociones encontradas en mi memoria. Siento alegría al recordarla y celebrar el tiempo que pase en ella, extraño la vida que tuve en esa ciudad, pero sé que ese tiempo se fue para siempre y no lo quiero de regreso. Por eso frente a la contradicción, hoy en Yom Yerushalayim quiero compartir con ustedes 6 canciones que han conquistado mi corazón. Lo que me gusta de ellas es que retratan la historia de Jerusalén desde el ensueño y el cariño. Varias son de distintas épocas, y forman parte de la cultura popular de Israel; cada una nos muestra una forma distinta de relacionarnos con la ciudad y su pasado judío, esperamos les guste.

Al Naharot Babel. Junto a los ríos de Babilonia (Salmo 137)

Uno de los salmos más conocidos en el mundo es el 137; ha sido el himno de revoluciones, independencias y la inspiración para muchos pueblos en tiempos de opresión y miseria. Ha sido cantado popularmente por artistas de todas las culturas y nacionalidades. El salmo, recuerda la pérdida de Jerusalén y el Exilio babilónico. Para los judíos es de suma importancia, sus versos se recitan en distintas partes de la liturgia, se acostumbra decirlo tras haber comido antes de recitar el “Birkat Hamazón” (La bendición de después de las comidas) y en tiempos de luto como Tisha Be Av.

En el texto del salmo Jerusalén se convierte en el símbolo de la espiritualidad y la gloria judía. El cantor pide que si algún día se olvida de Jerusalén que su lengua se pegue a su paladar y su mano olvide su oficio. Menciona a la ciudad como el centro de la dicha y la alegría; lo cual es una forma de hablar de la espiritualidad como el centro y el sentido de la vida.

El peso trágico que las palabras generan es aumentado por la escena al pie del río y las lágrimas que se derraman en él. Es un poema dónde la tragedia se vuelve bella y al mismo tiempo muestra un signo de esperanza para el futuro. Narra el sueño de un posible regreso y da consuelo hacia el pasado perdido, refleja el anehelo que permanecería entre los judíos por más de 26 siglos y que construiría la imagen que tenemos hoy de Jerusalén. El poema ha sido musicalizado numerosas veces a lo largo de la historia. Sin embargo, en cada comunidad se lee o se canta dependiendo de la tradición que se siga. A continuación en este video se encuentra el salmo siendo leído en hebreo por un “jazán” (cantor)

FUENTE: https://www.enlacejudio.com/2020/05/21/yom-yerushalayim-el-amor-a-una-ciudad-y-la-busqueda-de-un-sueno-roto/