09/24/2020

LA ENERGIA SANADORA DE LOS ARBOLES

Anuncios

Mercedes A. Cadarso SánchezDesarrollo personalEspiritualSaludNo hay comentarios

Los arboles son la fuente de la energía de la salud y de la sanación. Son grandes maestros que nos demuestran y simbolizan como vivir la vida con elegancia, enraizado, con sinceridad y conexión. Ayudan a mover la energía conectando con la tierra y actuando de canal para esa energía.

Para que un árbol sobreviva tiene que tener unas fuertes y solidas raíces bien insertadas en la tierra mientras que sus ramas y hojas crecen para alcanzar el cielo y el sol. Si no está bien enraizado, cualquier viento fuerte puede hacer que se tambalee y caiga, pero si está fuertemente anclado pero a la vez es flexible, podrá soportar cualquier inclemencia. Es una combinación de fuerza enraizada y flexibilidad

Nosotros los humanos también debemos tener los pies firmes sobre la tierra y la cabeza en el cielo si queremos resistir las pruebas de la vida.  De no ser así, es muy probable que andemos sin rumbo ante los dramas y circunstancias emocionales que nos depara la vida.

Los arboles nos brindan su energía para sanar nuestras enfermedades y sufrimientos emocionales y es por ello que se recomienda que demos paseos por el campo donde podemos entrar en contacto con su energía.

Pero tienes que elegir bien el árbol al que quieres abrazar, pues cada variedad tiene su propia energía adecuada para trabajar temas específicos.

Vamos a ver la energía con la que trabajan alguno de los arboles que nos podemos encontrar con mayor facilidad.

Es posible que pensemos que nunca sobra energía pero esto no es totalmente correcto. Las inflamaciones, las dolencias del hígado o de la tiroides nos están indicando que hay una congestion de energía, y liberándonos del exceso de energía nos puede liberar de la enfermedad.

El manzano: simboliza la sanación, el amor y la belleza. Es un excelente detoxificador, eliminando las toxinas y proporcionando energías espirituales. También puede transformar las emociones negativas.

El fresno: simboliza la fuerza y un profundo conocimiento de cómo todas las cosas están unidas. Une el pasado, presente y futuro y el continuo ciclo de nacimiento y renacimiento. Promueve la armonía y el sentimiento de estar sintonizado, flexibilidad y seguridad.

El Álamo: es un poderoso transmutador de energía negativa. Te puede liberar de una congestión energética para que comience el proceso de sanación.

El cedro: reduce la agitación limpiando el cuerpo físico y traer un soplo de aire fresco a cualquiera que se esté resistiendo a hacer cambios. Clarifica los mensajes del ser superior y del universo y te envuelve en un halo de paz.

El haya: ayuda a liberar la mente de limitaciones y te ayuda a reconectar con tu propósito de vida. Te proporciona autoconfianza, esperanza y una forma asertiva de expresión. También ayuda a relajarse y a liberar situaciones traumáticas.

El castaño: armoniza el flujo energético y ayuda a suavizar la ansiedad causada por las diferencias de opinión con las personas. Como es muy enraizador, ayuda a promover la claridad mental, la intuición y la paz interior.

El abedul: simboliza los nuevos comienzos. Es un gran árbol sanador que te proporciona la habilidad para experimentar la belleza y tranquilidad. Te ayuda a ser tolerante con uno mismo y los demás. Es excelente cuando tienes dificultades para expresarte.

El arce: es un árbol de equilibrio. Cuando entras en contacto con un arce te vuelves más seguro de ti mismo y tranquilo.

El sauce: te enseña a tomar control de tu destino. Es particularmente bueno para liberar el descontento contigo mismo y los demás. Como está asociado fuertemente con el agua, también fortalece la intuición e inspiración.

El roble: es quizás uno de los arboles mas honrados por sus dotes de sanación y en tiempos remotos se le consideraba el padre de la raza humana. El rey del bosque, se dice que las raíces del roble se expanden en la tierra igual que sus ramas lo hacen para arriba, haciéndole un símbolo de “lo que es arriba es abajo”. El roble simboliza la energía de crecimiento de la Tierra, Sol, la realeza y la fuerza de la verdad.

El pino: te proporciona energía del sol. El pino reduce el estrés, mejora la respiración y tonifica el cuerpo.

El avellano: es un árbol de inmortalidad y sabiduría. Te puede ayudar a desarrollar tu creatividad al mismo tiempo que inspiración y orientación interna.

Cuando estés paseando por el bosque o un parque, te darás cuenta que hay diferentes variedades de arboles. Permanece en silencio y cierra tus ojos. Toma un par de respiraciones profundas y deja ir todos los pensamientos de tu mente. Luego permite que tu consciencia recorra tu cuerpo y se asiente en tu chakra corazón. Con tus ojos abiertos, pero desenfocados, empieza a andar alrededor de los arboles.  Si estas relajado, deberías poder sentir la energía de cada árbol cuando entras en contacto con su aura. Cuando encuentres una energía que te haga sentir bien, primero saluda al árbol y preséntate. Luego pídele permiso para entrar en contacto con él y abrazarlo, si así lo sientes oportuno. Siente la energía resonando dentro de ti.

Permanece en contacto con el árbol todo el tiempo que desees y cuando hayas concluido, dale las gracias por haber compartido su energía y despídete.

A los arboles les gusta interaccionar con los humanos, con lo cual disfruta de su disposición y energía todo lo que quieras, siempre que quieras.

TOMADO DE: https://terapiasenergeticas.org/la-energia-sanadora-de-los-arboles/