07/14/2020

LA ESCUADRA Y EL COMPÁS: El Gran Arquitecto del Universo

Anuncios

Cuanto más se observa la naturaleza, más consciente se es de que todas las cosas evidencian gran organización. Se trata de una inteligencia tan elevada que, con tan solo observar los fenómenos naturales, he llegado a la conclusión de que existe un Creador. William Herschel, astrónomo alemán.

El Gran Arquitecto del Universo, expresado habitualmente con el acrónimo GADU, es un símbolo tradicional en masonería cuyo contenido, interpretación y relevancia varían según la corriente masónica de que se trate.

Para la corriente anglosajona, el GADU representa al Ser Supremo, un principio masónico cuya creencia e invocación en la práctica del rito son imprescindibles. Para la corriente continental, establecer la condición de la creencia en un Ser Supremo supone limitar la libertad de conciencia de sus miembros, por lo que ni la creencia en el GADU ni su invocación son preceptivas.

Los masones, como individuos, son en todo caso libres de darle el contenido que mejor se ajuste a sus creencias. Como todos los símbolos, proporciona un marco, pero su interpretación concreta corresponde a cada cual.

Muchos francmasones consideran que el símbolo GADU es igual al Dios creador que determina a su voluntad los planes de la existencia. Para otros muchos, simboliza la idea de un Principio Creador, Alma Suprema que está en el origen del Universo, cuya naturaleza es indefinible. Hay por último masones que, prescindiendo de cualquier enfoque trascendente, identifican al GADU con la sublimación del ideal masónico o que lo interpretan desde una perspectiva panteísta o naturalista.

La masonería no sería compatible con una postura de nihilismo radical que negara cualquier sentido trascendente o inmanente al mundo, que interpretara el Universo como un puro caos sin orden posible, o que negara que, a pesar del desorden aparente, haya un Cosmos.

Símbolos masónicos:
El Compás ha sido considerado como el emblema de las ciencias exactas. La Regla, la noción de rectitud. Los grados de la abertura del compás simbolizan, en la tradición masónica, las posibilidades y los grados del conocimiento, 45° se refiere al octavo, 60° al sexto, y 90° al cuarto.

La masonería, al limitar la abertura del compás a 90° máximo, indica con ello los límites que el hombre no sabría traspasar. El ángulo de 90° reproduce la Escuadra.

La escuadra es el símbolo de la materia, el compás es el símbolo del espíritu y de su poder sobre la materia. El compás abierto en 45° indica que la materia no está completamente dominada, mientras que la abertura de 90° realiza íntegramente el equilibrio entre las dos fuerzas; el compás se convierte en escuadra justa.

En las ceremonias de admisión, cuyas imágenes son accesibles en diversos medios, se puede ver entre los elementos que la forman el anagrama VITRIOL, conocido en la alquimia, para el que hay dos equivalencias diferentes:

• Visita interiorem terrae rectificando inveniens opera lapidem (‘desciende a las entrañas de la Tierra, y destilando encontrarás la piedra de la obra’).

• Visita interiora terrae rectificando inveniens occultum lapidem (‘explora los interiores de la Tierra. Rectificando, descubrirás la piedra escondida’).

Fuente: http://www.diosuniversal.com
soldeguayana218@gmail.com 

FUENTE: https://www.eldiariodeguayana.com.ve/71-la-escuadra-y-el-compas-el-gran-arquitecto-del-universo/

Anuncios