07/14/2020

LAS CIENCIAS DEL GRADO DE MAESTRO

Anuncios

Tomando en cuenta que el Maestro Masón por razón natural se constituye en instructor, consejero y director de los hermanos aprendices y compañeros, es indispensable que conozca las enseñanzas contenidas en las ciencias que a su paso por la “Escalera de Caracol”, le fueron impartidas como matarías para sus estudios.

Puesto que forman los cimientos sobre los que descansa la sana moral, la Filosofía y el Cientificismo masónico. (ver ilustración No. 3). Queda capacitado pare aplicar sus bastos conocimientos, de acuerdo con la alta ideología, contenida en el simbolismo, puesto que sólo de eso manera, logrará con facilidad servir de fiel intérprete y eficaz consultor para los hermanos en general, y para todos sus semejantes en el mundo profano.

En consecuencia, resulta que jamás podremos eludir ese sagrado deber, puesto que nada hay más  penoso ni más desconcertante que el consultar o pedir consejo a un maestro, sobre cualquier materia de estudio dentro del orden masónico; se disculpe demostrando su alta de preparación, ignorancia, olvido o bien que de una manera sistemática se apegue e la máximo que se da a conocer al iniciado, y en que aparece en el “BUSCA Y ENCONTRARAS”.

En realidad dicha frase, solamente se puede aplicar a todo aquel individuo que pretendiendo ser Masón, se muestra curioso en conocer los sistemas, rituales y demás prácticas dogmáticas adoptadas por nuestra orden en su interior. Por esa razón hay que saber y entender, que todo principiante después de su iniciación, tiene derecho a que se le señale el verdadero camino hacia el conocimiento de las ciencias de su grado, se le instruya, se le dirija y se le aconseje en todo aquello que para él, implique una incertidumbre o una duda. Tampoco debemos olvidar que nuestro discípulo, -el iniciado- tiene también la ineludible obligación de estar seguro de que sea verdad, o tenga la certeza de que sea una realidad lo que se le enseña.

En atención a esos razonamientos, no nos queda más que aconsejar a todos los maestros masones, que una vez conscientes de sus deberes; compenetrados de su verdadero papel como mentores de sus hermanos de grados inferiores, su obligación inmediata consiste en procurar no hacer criticas, ni emitir opiniones, sí antes no se encuentran seguros ni autorizados, para que verdaderamente puedan expresar como opinión, cualquiera de tas tendencias instructivas sobre los temas de enseñanza que hayan sido puestos a discusión.

Por otra parte, sabemos que las ciencias del maestro, tal y como se le imparten en esta Cámara; consisten en la aplicación de un sistema de estudios, relacionados con las materias que como ya se dijo antes, sus nombres se encuentran grabados en los siete peldaños de la Escalera de Caracol, y que son los siguientes: la Gramática, la Retórica, la Lógica, la Aritmética, la Geometría, la Música y la Astronomía, cuyos escalones deben ascender sin detenerse y con paso seguro, para que pueda conocer a fondo las enseñanzas de las ciencias que contienen; en esa forma, continuar su camino hasta alcanzar finalmente la puerta de la Cámara del Medio.

Ahora bien, esas Siete Gradas, se encuentran clasificadas por el esoterismo Masónico en otras siete cualidades y otras tantas VIRTUDES que el iniciado debe comprender y después practicar, mientras no termine su misión ante sus hermanos, la familia, la Sociedad, la Patria y la Humanidad. Las palabras respectivas están representadas por Ias siguientes iniciales, que aparecen grabadas a la izquierda de cada uno de los escalones: B, S, I, T, M, G y N: Por medio de estas iniciales, se encuentran representadas las voces latinas que nosotros interpretamos como las virtudes sagradas propias del hombre que ya se ha despojado de toda clase de escorias o defectos propios de la materia, así como de las pasiones malsanas y de las ambiciones bastardas; en dichas voces, se concentra toda la instrucción moral y filosófica del Grado de Maestro.

En consecuencia, las iniciales a que nos venimos refiriendo pertenecen a las palabras latinas de: BENEPLASITUS, SCOLASTICUS, INICIATUS, TEMPORALIS, MAGISTER, GENERALIS y NOSIER. Esta escala misteriosa, también tiene su interpretación, esotérica, cuya explicación daremos con el fin de conocer a fondo el verdadero simbolismo -oculto- de la Escalera de Caracol.

El primer escalón que en el idioma hebreo se denomina OHEBELOHAM, en el Latín Duim Amans, se le da la interpretación de que el primer deber del hombre, es adorar al Creador sobre todas las cosas; sin superstición ni fanatismo.

El segundo escalón, se conoce como OHEB KEROBO, o sea PRINCIPIUM El AMANS, frase que significa que el segundo deber del hombre es hacer el bien a sus semejantes sin ningún interés particular.

El tercer escalón, lleva el título de OHEB-MATHEC, que en latín, es EGO AMANS, que se traduce como, ámate y conócete a ti mismo para que conozcas a los demás, o bien de otra manera; compárate y júzgate a ti mismo, antes de calificar a los demás hombres.

El cuarto escalón lleva el nombre de CHEMOUL-BINACK, que en el latín se interpreta como RETRIBUTA INTEGRA, lo que quiere decir que la discreción tácitamente, es la primera virtud del filósofo.

El quinto escalón se denomina SEBBAL y en latín ONUS, palabra que significa que, es preciso soportar pacientemente los defectos de nuestros semejantes.

El sexto escalón se llama TEHBOUNAH, o de otro modo, INTELIGENTIA INVICTA, cuya frase expresa que la inteligencia salva al hombre de las vicisitudes de la vida.

El séptimo escalón, con el nombre de NAK-MORAR, o sea REVELLUM PERCUSSIT, nos da a entender que la ignorancia es la causa de las miserias humanas, o de otra manera, quo el ignorante revela miseria, y la lleva a donde quiera que vaya.

Efectivamente, la escala que acabamos de ascender en el sentido moral masónico, representa los temas de estudio de la tercera cámara, por lo que respecta a su interpretación esotérica. Lograr una mejor capacitación que nos permita dominar el contenido de las ciencias, y de esa manera adquirir un perfeccionamiento y la preparación tan necesaria, para que podamos poseer la educación apropiado, y llegar dignamente a cumplir con nuestros deberes personales, sociales y colectivos. Poder con  certidumbre, comprender las sublimes enseñanzas contenidas en las materias científicas, que se encuentran grabadas en la escala de las ciencias y que son:

La GRAMÁTICA, como la ciencia que trata del arte de leer y escribir con piedad y ortografía.

La RETORICA, como el arte que nos enseña a adornar nuestro lenguaje, haciéndolo más comprensivo y apropiado para cualquier escrito o tema sujeto a arrollo.

La LOGICA, como la ciencia que representa la propiedad de aplicar, distinguir y razonar el verdadero sentido de los dichos y los hechos, para determinar lo falso de lo verdadero en comparación con lo que es efectivamente una realidad.

LA ARITMETICA, como la ciencia que nos determina la combinación de los números en sus cuatro reglas: las de sumar, restar, multiplicar y dividir.

La GEOMETRIA, como la ciencia que nos hace apreciar y distinguir gráficamente, la figura, la forma, el tamaño, y el aspecto que presentan todos los cuerpos. Así como trazar líneas, formar superficies, y determinar volúmenes, según lo establecen sus reglas respectivas.

La MUSICA, como el arte que nos proporciona la cualidad de saber aprender las notas en la composición musical, en la melodía por lo que se refiere al instrumental, y en la armonía que es lo que marca el diapasón, para distinguir tono de las diferentes notas..

La ASTRONOMIA, como la ciencia que nos da a conocer, la existencia de cuerpos celestes; sus leyes cósmicas, el equilibrio universal de todos los sistemas planetarios, y además, de todos los movimientos y fenómenos propios de gravitación entre todas las constelaciones conocidas.

A este respecto, existen datos de que en el antiguo Egipto, había la creencia de que la astronomía se lograba aprender, mediante el concurso y la disposición en que se encuentran situadas las grandes pirámides; mismas que se encuentran perfectamente orientadas. Circunstancia por la cual, a través de la abertura de la cara que mira hacia el Norte, se observa le Estrella Polar; es decir, que ascendiendo hasta las cámaras subterráneas, se podían captar los movimientos de los astros. En aquella época la ciencia de la astronomía, constituía el último estudio que cursaban los grandes sabios, después de haber pasado a través de la basta preparación en las demás ciencias, se consideraban aptos para impartir sus conocimientos entre sus Discípulos; desde entonces, existe el proverbio de que VERDAD SALE DEL FONDO DEL POZO. Así cuando deja de ser una realidad, también se dice que la VERDAD VUELVE AL POZO.

Aún cuando es nuestra obligación conocer a fondo las ciencias del maestro, se hace muy necesario, poseer las nociones preliminares, indispensables para hacer frente a las necesidades propias que nos unen a la colectividad humana; tanto en el orden masónico, como por lo que respecta al sentido profano, para no dar lugar a que se diga que los masones, hemos perdido lastimosamente el tiempo dentro de las cuatro paredes de nuestros Templos. Eso sería confesor, que aún no hemos logrado labrar la piedra bruta como trabajo de la primera cámara, ni mucho menos haber terminado de pulir la piedra cúbica o angular de nuestro edificio intelectual al que tenemos como misión modelar en la segunda cámara.

Hemos notado que lamentablemente, debido tal vez a la falta de preparación simbólica o de capacitación filosófica de muchos de nuestros hermanos maestros, se viene falseando y aún criticando, los ceremoniales litúrgicos, cuyo dogma ritualistico se encuentra perfectamente bien definido y aplicado; ya que los conceptúan como medios anticuados y absurdos, para expresar o perpetuar determinados estudios de carácter ético social. Lo más grave del caso, es que han logrado introducir, lo que han dado en llamar MODERNISMOS RITUALISTICOS, como innovaciones necesarias para el desarrollo de los Temas, y para la interpretación de esas enseñanzas tan necesarias para la Instrucción de cada Grado. Resulta confusa la comprensión de esas modalidades, y se hace necesaria toda la habilidad y pericia de los hermanos Arquitectos, para lograr hacer comprender a los iniciados que se ha hecho lo que justamente podemos llamar SUPRIMIR la cimentación de la casa que tratamos de levantar, para terminarla más pronto. En otras palabras, es como si tratáramos de desechar el Alfabeto, para no perder el tiempo aprendiendo los nombres de las letras y sus sonidos, y leer con más rapidez. Con esos sistemas violatorios de las reglas filosóficas, se ha mutilado la parte dogmática y esotérica, de la verdadera Instrucción Masónica.

Efectivamente, algunos grupos de masones, queriendo modernizar los sistemas de estudio y las prácticas ritualísticas del simbolismo, sólo han suprimido en las liturgias, precisamente la parte intelectual e instructiva, que viene a ser el tema preliminar de las lecciones que los iniciados reciben dentro de su preparación moral y filosófica, cuya aplicación consiste en saberlas gravar indeleblemente en la conciencia del candidato, precisamente por medio de los Ceremoniales más severos e imponentes, pero propios para cada acto de la Iniciacíón. Menos mal si dichos procedimientos, fueran reemplazados por otros más prácticos dentro del modernismo, porque eso sería lo justo, ya que con los sistemas propuestos, únicamente se conseguirá: abolir la parte instructiva, dentro del simbolismo, la moral y la filosofía.

Para algunos hermanos maestros, resulta algo inexplicable que la Masonería que tiene su origen en los más antiguos misterios, no use el Lenguaje común par expresar de manera terminante sus enseñanzas, y creen que se pierde el tiempo como ejemplo: representando a la imperfección o a la ignorancia, por medio una piedra bruta, en vez de explicar llanamente este concepto, con palabras común y corrientes.

Igualmente podemos referirnos a otro Símbolo, que consiste en la representación de un círculo, con un triángulo en el centro, y dentro de esta figura, un TAU. La sencillísíma explicación consiste en que, el Círculo es el Emblema del Universo, el Triángulo, lo es de la Masonería y el Tau, es representativo del Maestro Masón. Lo que en resumen indica claramente que se trata de representar al Maestro Masón, en relación a sus deberes dentro de la Logia, y por lo que respecta a este organismo, a su labor por todo el Universo.

Si la masonería al practicar los ceremoniales ritualísticos no tuviera más objeto que el de interpretar sus símbolos, alegorías, etcétera, solamente a un sistema Moral adaptable a tal finalidad, esos hermanos tendrían razón al afirmar que efectivamente estemos perdiendo el tiempo en el estudio de sofismas; que nuestras liturgias serían una farsa y desde luego, no valdría la pena guardar tanta discreción para lo que todo un niño conoce desde que cursa la Escuela Primaria.

Como es natural, a este respecto debe inclinarse la labor masónica que de verdad los maestros masones están obligados a aprender. Practicar e impartir ciencias Filosóficas y Esotéricas, que por medio del Simbolismo de la Escuela Arcaica, han logrado adquirir, y cuyos conocimientos se aplican extensamente en todos los ceremoniales, precisamente como métodos de enseñanza. Pero que los iniciados se den perfecta cuenta de cómo, y en qué consiste el Esoterismo, podemos emitir un ejemplo que consiste en llegar al conocimiento del SER y de NO SER, del MORIR o de INMORTALIZARSE.

Cuando logramos conocer lo que es la INMORTALIDAD DEL ALMA, que equivale a alcanzar el sublime Grado de Maestro Masón, nos indica que ya sabemos llevar la luz de la inteligencia, hacía los cuatro puntos cardinales; sin limite en las distancias, ni distinción del medio en que se imparte. No debe sorprendernos el escuchar de labios autorizados, las explicaciones contenidas en los símbolos, emblemas y alegorías; que desde luego constituyen una vehemente expresión de las ideas, mediante la aplicación de una Filosofía Moral muy avanzada en materia de Esoterismo.

Estas prácticas, cuya doctrina se manifiesta en todos sus aspectos, son las mismas que se adoptaron desde los antiguos tiempos hasta nuestros días. Analizando el sentido instructivo de sus doctrinas, resulta innegable que aportan un contingente intelectual y científico, tendiente a afianzar las normas de interpretación establecidas por el Simbolismo Moderno; es decir que debemos estudiar con dedicación y ahínco, los fenómenos naturales, desde su elevación a lo que podemos llamar el sacrificio propio. Tenemos el elocuente ejemplo de que su símbolo fue una CRUZ, misma Alegoría que posteriormente Constantino grabó en su estandarte; desde esa época se le conoce, convertida en infinidad de metamorfosis, como Emblemas y Divisas que se han venido venerando, con distintas interpretaciones, dentro de los rituales adoptados por las diferentes religiones sectas y sociedades que se conocen sobre toda la superficie de la tierra.

Las cruces a que nos referimos son: la Cruz Latina; la Cruz de la Pasión, la Cruz Ansata, la Cruz Teutónica, la Cruz de Malta, la Cruz de Salem, la Cruz de San Andrés, la Cruz Templaria, la Cruz Patriarcal, la Cruz Teutónica, la Cruz de Jerusalem, la Cruz Swástica, la Cruz Ancorada, la Cruz Tau, la Cruz Trebolada y la Cruz Griega son las más conocidas, pero aún existen otras más, de cuyas interpretaciones y demás simbolismos, nos ocuparemos en las Cámaras Superiores en filosofía.

Resulta de manera convincente, que los estudios de la Cámara del Medio son lo suficientemente claros y precisos, para que el Maestro Masón se considere compenetrado del contenido de las ciencias que le corresponde impartir y aplica en forma correcta, y de conformidad con el significado de los Signos, Alegorías, Emblemas y Símbolos Masónicos, puesto que de ahí emanan todos los conocimientos necesarias para lograr aprender las lecciones de filosofía, esoterismo de enseñanzas dogmáticos, que como estudios complementarios, resultan apropiados para las materias que se cursan en las cámaras superiores.

Finalmente, llegamos al convencimiento de que el simbolismo puro, constituyó la base y la verdadera fuente de la SABIDURÍA, además de que es la hay del PODER INTELECTUAL, para lograr descubrir los misterios y descifrar los secretos que en apariencia encierran los fenómenos que observamos dentro del seno de nuestra madre naturaleza, y que sólo son materias de investigación dentro de las enseñanzas masónicas. Respecto a su origen, causas, y efectos, simplemente porque nos señalan el camino más inmediato y corto, para dominar el contenido de los estudios de la verdadera ciencia; misma que nos descubre las maravillas, los misterios, los secretos y las leyes a que se encuentra sujeto EL MUNDO LA CREACIÓN.

En cambio, para la filosofía profana no existe más verdad que la que nos consta porque la apreciamos por medio de nuestros cinco sentidos; mientras que la filosofía masónica, se nos manifiesta por el hecho de que la demostramos medio de una realidad científica. Con ello nos convencemos, de que el hombre posee efectivamente otros sentidos apreciativos, conscientes y subconscientes, los cuales le permiten llegar al conocimiento exacto de otras verdades mucho más comprensibles, puesto que pertenecen a la creación exterior, o sea a lo que conceptuamos como el mundo del espíritu.

Ahora bien, con lo manifestado anteriormente, tratamos de demostrar que dentro de nuestra convicción, existen tres acepciones acerca de estos estudios, y son los que se refieren a la VERDAD PALPABLE, a la VERDAD CIENTIFICA, la VERDAD EXTERIOR; además podemos asegurar que los métodos y sistemas ampleados para lograr estas demostraciones dentro del ambiente masónico, se suman en una sola que es el SIMBOLISMO.

Todos los hermanos, incluyendo a los Maestros, deben dar la justa interpretación a las Doctrinas Filosóficas, que son la representación genuina de la afinidad de todo lo que existe en el seno de la naturaleza superior, y aún del mundo étérico, porque además tiene su propia similitud con la naturaleza inferior, y el mundo normal.

Por otra parte, la realidad científica no es más que una simple expresión , de lo que es o puede ser la verdad, mediante una concepción del espíritu, interpone fielmente el lenguaje del alma; en cuyo caso, puede ser la acción manifiesta de la presencia del Creador, y desde luego resulte también, corno una demostración palpable de la inmortalidad, es decir, la vida eterna.

Es muy fácil darse cuenta en este caso, de la importancia que se da al Simbolismo, cuando se comprende que es el medio por el cual se obtienen los grandes triunfos científicos, en bien de los esfuerzos desplegados por el hombre, para ser útil a sí mismo y a los demás, lo que irremisiblemente indica que ya ha pasado en sus duras pruebas, a través de las amarguras y vicisitudes de la vida, y muchas penalidades, al recorrer ese sendero.

Queda demostrado también, que nuestro más grande intérprete, para Educar nuestros Sentidos, y apreciar en forma consciente, la verdad en los dichos, los hechos, en las Acciones y las obras; sólo pueden conceptuarse como únicas leyes, a las del SIMBOLISMO.

Resulta que ese simbolismo, constituye una poderosa fuente de enseñanzas objetivas, cuya grandeza y poder nos conduce hacia la realidad. Es por eso que también los Pueblos enteros, desde tiempo inmemorial, vienen aplicando ese sistema, que hace más de dos mil años se proclamó en Galilea el signo del sacrificio, que como ya dijimos, fuel La Cruz.

Más allá de la puerta que se interpone en nuestro camino, al final de la Escalera de Caracol, se extiende la incomprensible y misteriosa senda que cruza el infinito, y la que irremisiblemente nos conducirá, el descubrimiento de lo Maravilloso, lo desconocido y misterioso que para muchos de nosotros, todavía constituye un verdadero secreto.

TOMADO DE: http://soldecolombia.org/wp-content/uploads/2016/06/Los-27-Temas-del-MM.pdf

Anuncios