09/20/2020

«Los cimientos del sistema moral masónico pueden y deben salvar el abismo que divide nuestro país»

Anuncios

Una de las más recientes es la firmada por el Gran Maestro de la Gran Logia de Missouri, el Muy Respetable Hermano Stanton T. Brown, y el Gran Maestro de la Gran Logia Prince Hall de Missouri, el Muy Respetable Hermano Malcolm D. Morris. Por su interés, reproducimos íntegra la declaración de las dos Grandes Logias de Missouri, ambas en amistad con la Gran Logia de España.
Ante el asesinato de George Floyd en Minneapolis y la oleada de protestas y violencia sin precedentes en Estados Unidos, no dejan de sucederse las declaraciones conjuntas de las Grandes Logias y las Grandes Logias Prince Hall, fruto de un tiempo en que la segregación racial no permitía a las personas de raza negra el ingreso en la Masonería, que comparten la responsabilidad, en cada Estado del país, de hacer brillar los grandes principios de la Masonería.
Declaración conjunta de los Grandes Maestros de Missouri
9 de junio de 2020

El Estado de Missouri está sufriendo, al igual que muchos Estados de nuestro país. Desafortunadamente, no es la primera vez que vivimos conflictos debido a la aplicación desigual de los derechos humanos y las diferencias de trato de los grupos diversos en nuestro Estado y nuestro país. Esas desigualdades son profundamente contrarias a los principios de nuestra Orden.
 
Nuestro Estado ha experimentado disturbios sociales en las principales ciudades en múltiples ocasiones a lo largo de los años y nos entristece que las cuestiones que provocaron esos disturbios aún no se hayan resuelto por completo. El trato desigual y las tensiones raciales no se limitan a las zonas urbanas de nuestro Estado y debemos reconocer las desigualdades allí donde existan e intentar eliminarlas por medios legales lo antes posible. Aunque reconocemos que debe haber cambios en nuestro sistema jurídico, el verdadero camino hacia la restauración, la igualdad y la curación comienza con la mentalidad individual y las acciones adecuadas. 

Todos sabemos que los principios de nuestra fraternidad masónica pueden contribuir en gran medida a asegurar la igualdad y a fomentar el respeto que se debe a cada persona de la familia humana cuando se aplican correctamente. A través del ejercicio y la práctica de los principios masónicos de amor fraternal, de socorro y de verdad, y reconociendo que todos somos creados por Dios y por lo tanto iguales a sus ojos, no podemos renunciar a estos principios y ser considerados verdaderos masones. 

La masonería une a hombres de todas las razas, países, religiones y opiniones y concilia la verdadera amistad entre aquellos que de otra manera podrían haber permanecido distanciados para siempre. Es nuestro deber como fraternidad influenciar a aquellos dentro de nuestras filas para tomar decisiones que ayuden a contribuir a la reparación de las muchas fracturas que plagan nuestras comunidades.
 
Nuestras respectivas Grandes Logias tienen una larga y rica historia en el Estado de Missouri que debemos compartir entre nosotros y con el mundo. Hace casi 20 años, nuestras Grandes Logias reconocieron mutuamente, por resolución, su carácter de Grandes Logias respetables y válidas que habitan en la misma zona geográfica y han trabajado de forma diligente en la expansión de sus actividades y relaciones conjuntas. Nuestros miembros y nuestras respectivas Grandes Logias se enriquecen mucho más gracias a nuestro amor y al respeto que nos tenemos mutuamente.
 
La muerte de George Floyd es una tragedia. Nuestros miembros son libres de tomar sus propias decisiones en cuanto a lo que debe considerarse justicia en esta situación y aunque reconocemos que vivimos en un mundo imperfecto, estamos unidos en nuestra firme creencia de que los cimientos de nuestro sistema moral pueden y deben salvar el abismo que divide a nuestro Estado y nuestro país en este momento. Cada miembro de nuestra orden es libre de expresarse sin interferencia de nuestras Grandes Logias y rezamos para que el modo que elija de expresarse esté templado con la compasión y la comprensión hacia toda la raza humana. 

Hacemos un llamamiento a todas las ciudades de nuestro Estado para que no caigan víctimas del racismo, el odio o contribuyan a expresiones destructivas por la falta de progresos. Y a nuestros miembros, que sean siempre conscientes de que somos una sola hermandad y que siempre debemos ser el guardián de nuestro hermano. Unidos nos mantendremos. Ahora, de ahora en adelante, y para siempre. 

Es nuestro ardiente deseo que nos unamos como hermanos para hacer de nuestro mundo un lugar más justo y honorable. 

Que el Dios de Amor y Paz se deleite en morar con vosotros y os bendiga. 

FUENTE: Gran Oriente. Gran Logia de España
FUENTE: