07/14/2020

Los masones solo se quejan cuando les derriban sus estatuas

Anuncios

PorRedaccion

Es evidente que el movimiento iconoclasta nacido en Estados Unidos, y que se está extendiendo como un cáncer por todo el mundo, tiene un origen político, y no supone ninguna lucha racial. Igualmente resulta evidente que los ejecutores del pasado, los nuevo savonarolas, demuestran un ínfimo nivel cultural, por lo que son perfectos para ejecutar ordenes sin cuestionarlas … el problema es que cuando toman la iniciativa no son capaces de saber cuáles son sus verdades enemigos.

No deja de resultar curioso que los principales objetivos del salvajismo iconoclasta tenga principalmente un elemento común, su adscripción al catolicismo. Que nadie se engañe, no se ataca al mundo hispano por hispano, sino por católico … ¡ay si supieron que por desgracia la Hispania fuerte ya no es la espada de Trento, sino la daga del traidor que apuñala a sus padres!

En esta tormenta iconoclasta los masones permanecían callados, hasta que uno de sus “hermanos” ha sido herido, entonces se alza el lamento, y la pena. Efectivamente, una de las últimas víctimas de los salvajes ha sido la estatua de Albert Pike en Washington D.C., uno de los masones más relevantes de la historia americana; pero Pike no ha sido el único masón derribado, así estatuas como la de George Washington, primer presidente de Estados Unidos, o Thomas Jefferson, tercer presidente, han sido agredidas por la “justicia popular”.

Se da la curiosidad que la escultura derribada de Pike, fue donada a la ciudad por masones norteamericanos en 1901, y constituía una escultura puramente masónica, sin ninguna referencia a la Confederación. En ella, Pike, vestido de civil, sostenía en su mano izquierda el libro ‘Moral y Dogma’, su más famoso tratado, esencial para entender el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. A sus pies, una figura sostiene el estandarte de este rito masónico. La ubicación de la estatua no era casual: está situada en el emplazamiento original de los templos masónicos donde Pike vivió los últimos años de su vida.PUBLICIDAD.

Lo que no sabemos es si tras el gran error de algunos jóvenes vandálicos que han osado derribar estatuas de aquellos que les dan de comer, la violencia iconoclasta cesará, o se purgará a los promotores de este tipo de acciones.38Veces compartido 37


Nuevo (Telegram): Canal para suscribirse https://t.me/tradicionviva

TOMADO DE: https://www.tradicionviva.es/2020/06/22/los-masones-solo-se-quejan-cuando-les-derriban-sus-estatuas/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+TradicionViva+%28Tradicion+Viva%29

Anuncios