07/09/2020

¿SOIS MASÓN?

Anuncios

La respuesta a esta pregunta parece fácil. En cada tenida, escuchamos la respuesta. Sois Mason, si sabéis, el signo, el toque y la palabra. Pero ¿será así, de simple.? ¿O, hay algo más? La respuesta, claramente, no se agota con saber bien estos tres elementos que se nos entregan en la iniciación. No basta en poseerlos para ser Masóni . Así pues, pasemos revista brevemente a cada uno de ellos para posteriormente adentrarnos en su significado más allá de lo formal.

EL SIGNOii:

La palabra Signo, del latín “signum”, significa: Objeto, fenómeno o acción material que, natural o convencionalmente, representa o sustituye a otro objeto, fenómeno o acción; también: Indicio, señal de algo.”

Las definiciones señaladas, nos indican el objetivo fundamental del método de enseñanza de la Francmasonería, puesto que la acción de ejecutar el signo que

El Diccionario Masónico define signo como:

“1. El que representa alguna cosa distinta de sí; y

2. Uno de los medios más poderosos que tienen los Francmasones para reconocerse entre sí, y también para acreditar el grado que poseen, sean del Rito que fueren.”

El Signo del Aprendiz inicia su ejecución con la posición “Al Orden”, esta postura gutural interpreta una disposición al Silencio, entendiéndose por silencio la sujeción de las pasiones del corazón, permitiendo a la razón tomar el tiempo necesario para analizar y meditar antes de tomar una postura con respecto a cualquier situación de la vida.

El siguiente movimiento que se ejecuta, “se interpreta como el castigo que aplicará el Aprendiz de Masón antes de revelar los secretos que se le han confiado” más que un castigo este gesto representa un elemento de rectitud el cual debe guiar los pasos del masón, para que pueda dirigir y controlar su destino; debiendo proceder siempre con rectitud reflexiva para merecer la aprobación de su conciencia en el camino hacia la virtud, cuya adquisición es el fin de la enseñanza del grado.

El signo como lo indica la definición dada por el diccionario masónico, es en sí uno de uno de los medios de reconocimiento por el cual al interior de nuestros Templos nos identificamos como masones, o un medio por el cual podemos penetrar al interior de un Templo cuando se viaja por otro Valle u Oriente.

Por otra parte, en la perfecta ejecución del signo podemos encontrar una de las máximas del hermetismo: “El destino no es una cosa inmutable por eso es necesario SABER que los designios del G.•.A.•.D.•.U.•. son impenetrables, pero que tenemos una libertad para obrar en uno u otro sentido.

Las máximas saber, querer, actuar, callar; las encontramos dentro de las enseñanzas que entraña la perfecta ejecución del Signo del Aprendiz, y son la base en la que se fundamenta el conocimiento del ser, son el fundamento para sujetar y permitir que el Súper Yo, mantenga en sujeción nuestras pasiones.

LA PALABRAiii:

El Diccionario Masónico define Palabra de la siguiente manera: “La expresión de una idea y el conjunto de signos que ésta representa gráficamente; La Palabra, es uno de los medios adoptados desde los tiempos inmemoriales para reconocerse. Constituye un conjunto tal, que sólo es inteligible para el verdadero iniciado. Es tal su organismo, que por mucho que el profano las vea consignadas y claramente escritas nunca podrá vanagloriarse de poseer este conjunto tan heterogéneo y complicado para él, como sencillo y expresivo para todo masón instruido.”

En nuestro R:. E:. A:. y A:. la Palabra del A:., tiene la denominación de Palabra Sagrada; el adjetivo Sagrado (da) proviene del latín sacratus; y significa que según el rito está dedicado a Dios y al culto divino; o que por su destino o uso es digno de veneración y respeto; y también se usó entre los antiguos, para todo aquello que con gran dificultad se podía alcanzar por medios humanos.”

Nuestra palabra Sagrada significa “Fuerza”, o “en Él la Fuerza” , ésta palabra es innombrable, no puede pronunciarse si no deletrearse de una forma muy particular, a este respecto y dando una explicación el Manual del Aprendiz dice: “El método de enseñanza de la Francmasonería pone al Aprendiz en el camino de la verdad, dándole, simbólicamente, la primera letra de la Palabra Sagrada; debe por sí mismo, encontrar la segunda; después se le enseña la tercera a fin de que busque la cuarta.”

Es muy interesante notar que desde los primeros pasos que se dan como Iniciado en las masonería, ésta nos entrega un sin número de instrumentos para poder progresar, uno de ellos es la palabra; las Palabras Sagradas que usamos en nuestros Ritos Masónicos, han sido extraídas del Volumen de la Ley Sagrada y por lo general éstas fueron escritas en Hebreo, lo que ya implica que la Palabra tendrá un significado mucho más profundo que el aparente.

Justo a los pies de la columna del Aprendiz, se encuentra una Piedra Bruta, la cual representa nuestra imperfección, a ésta Columna se le da el nombre que significa Fuerza y en la cual recibimos nuestro salario, vale hacer notar que una de las definiciones de Virtud es: “Actividad o Fuerza de las cosas para producir o causar sus efectos.” Es entonces la constante Fuerza empleada en la búsqueda de la verdad y la correcta ejecución del modo de dar la Palabra lo que abre las puertas del Templo a los masones.

EL TOQUE:

“El Toque es una señal táctil que sirve de reconocimiento la cual va acompañada, generalmente de la Palabra Sagrada.” No daremos ninguna descripción de la forma en que se da esta interacción de Toque y Palabra Sagrada, sí estamos seguros de que los QQ.•. HH.•. saben cuál es el modo; pero es esta la forma física con la cual al ser retejados al ir de visita a otra Logia u otro Valle, podemos demostrar nuestra calidad de masones y compartir al interior del Templo con nuestros Hermanos.

Pero ¿Qué más nos enseña el Toque? El tacto es el sentido que usamos para el reconocimiento por el Toque, sin necesidad de utilizar otro sentido, por el sólo hecho de ser correspondido en la forma acostumbrada, un H.•. sin importar el Rito o el Oriente del que proceda, será tomado como tal, esto se da mayormente en el mundo cotidiano, en el que a diario nos encontramos con algún Hermano y que al darle el Toque nos reconoce como masón.

“El Toque general o universal de aprendiz es antiquísimo. Prescindiendo de los tiempos bíblicos, por el Toque de aprendiz es por donde empieza siempre toda prueba o examen de reconocimiento.”

Una vez que nos hemos hecho reconocer como masones ante nuestros Hermanos al interior de nuestra Orden, estos modos de reconocimiento adquieren un significado que podríamos llamar velado para los que ignoran su significado, pero para quien busca con suficiente “Fuerza” y en Silencio las enseñanzas que el Ritual nos brinda, nos predispone a poner lo mejor de nosotros, al servicio de los demás y así podremos trabajar junto a un grupo de hombres de Honor que buscan el camino de la Virtud.

Como vamos viendo. El signo, el toque y la palabra, se convierten en elementos para el aprendiz de suma utilidad. Son herramientas de trabajo interior, para modelar su templo interior, y por medio de ellas, lograr no solo ser reconocido dentro del templo, sino que extramuros.

Ya pasamos revista a lo formal y lo que se espera de nosotros, los aprendices, al operar con estos tres elementos…pero, fuera del taller. ¿Cómo me reconocieran? ¿Deben reconocernos como tales, si yo no revelo mi condición? ¿Existirá algo así como “el estilo o comportamiento masónico”, en la sociedad, que nos haga que otros, profanos u otros Hermanos, me reconozcan como tal?

Es aquí, don el toque, la palabra y signo cobrar su real significado simbólico. Por otra parte en el Catecismo del Grado de A:. Nos enseñan que un masón es un hombre nacido libre y de buenas costumbres, igualmente amigo del rico como del pobre si son virtuosos y más adelante nos explican los deberes del masón que son huir del vicio y practicar la virtud. También en el Ritual de Iniciación cuando nos explican la marcha y nos dicen que el masón debe proceder con rectitud reflexiva para merecer la aprobación de su conciencia en el camino hacia la virtudiv .

CONCLUSIONES:

Enfrentado a la pregunta: ¿Sois Masón? Puede responder. Reconozco, se y practico el signo, el toque y la palabra. Mis hermanos me reconocen como tal. Pero, Aun no sé ciertamente si, los profanos y demás Hermanos, me reconocen como tal, como ese sentido Masónico. En este sentido, sí el actuar del masón puede ser reconocido algo así como “el sello masónico”. Un estilo distinguible.

Un hombre tolerante, prudente con las personas, inclusivo en sus ideas. Ilustres Hermanos como Pedro Aguirre Cerda, Salvador Allende, Jaime Galte Carre entre tanto otros, los reconocemos como tales, es decir, ellos no son formalmente masones por la iniciación, sino que se comportaron como tales extramuros. Usaron las herramientas del aprendiz, su piedra bruta estaba bien trabajada, que era fácil reconocerlos aun antes de ser iniciado. Por eso, los invito, a no sólo ser masones dentro de este magnífico templo, si no que serlo fuera, con discreción, actuar con ese sello masónico que la Orden espera de nosotros. S.: F.: U.:

BIBLIOGRAFIA

i https://www.diariomasonico.com/planchas/sois-mason, nos dice: “Formalmente hablando, se es masón desde el momento en que se presta el juramento en la iniciación, es una condición externa, ritualista, legal podría decirse”.

ii Oswald Wirth – El Libro del Aprendiz.

 iii Lavagnini, Manual del aprendiz. –

iv https://www.diariomasonico.com/planchas/en-que-nos-reconocemos-como-mason

FUENTE: Gran Logia de Chile Respetable Logia “Fraternidad y Paz” N° 149 Valle de Santiago, 17 de julio de 2018, e. v. https://www.thegoatblog.com.br/Cadenafraternal/index.php/home/planchas/send/2-planchas/48-plancha-n-01115-sois-mason

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.