09/19/2020

CEREMONIA DE EXALTAXCION A MAESTRO MASON

Anuncios

LA ACUSACION

 La acusación que lleva al compañero ante el umbral de la Tercera Cámara -acusación que se refiere a un crimen todavía desconocido para él – es el primer elemento que se presenta a nuestra consideración.

Los demás Maestros lo reciben primero como jueces inexorables de su conducta y de sus intenciones: un juicio semejante al de Anubis, en aquel Ritual Iniciático egipcio que se llama el «Libro de los Muertos». Sus buenas y malas acciones pasadas y su conducta e intenciones presentes han de ser pesadas con toda equidad y justicia, pues con éstas se trata de amortiguar aquéllas, para prepararse dignamente al futuro que lo espera.

Su conciencia, el mandil cuya blancura se examina primero, antes de admitirlo, ha de ser límpida y sin mancha (todos deben convencerse de ello) y sus manos, símbolos del pensamiento y de la voluntad que concurren en la acción, han de ser igualmente puras y limpias, para que se hagan instrumentos de un Poder trascendente que lo hará superior a los demás aprendices y compañeros.

La Ignorancia, el Fanatismo y la Ambición han de cesar de obscurecer la claridad de su manifestación exterior -la piel de cordero, emblema de inocencia que le sirve de delantal,- así como su mente y sus deseos: los tres deben haberse purificado, en el constante trabajo de los dos grados anteriores, como preliminar necesario a la admisión en un estado de realización más elevado.

Obtenida esta doble aseveración, se le franquea el ingreso en la Cámara de los Maestros, por medio de la palabra de pase que él no conoce todavía, pues no ha llegado al Magisterio del Arte de la Sublimación de los Metales, a la cual se refiere, y tampoco ha pasado por aquella muerte simbólica, que igualmente la indica.

LA RETROGRADACION

Sin embargo, como ahora tiene que completar la retrogradación que caracterizó su quinto viaje de Compañero, para llegar nuevamente al umbral de su recepción como Aprendiz, esta palabra que representa un nuevo paso al revés, del segundo al primer grado, se le pide, después de haberlo despojado del mandil, que se le dió al final de los tres primeros viajes de su iniciación.

Efectivamente, en su quinto viaje, contemplando la Estrella Flamígera que brilla al Occidente -a semejanza del rosetón que se halla sobre las catedrales, que iluminan los rayos del sol cuando declina,- el Compañero hace al revés el recorrido del Cuarto Viaje, en el que la escuadra del juicio se había juntado a la rectitud de sus aspiraciones.

Ahora ha de realizar, igualmente al revés, los tres primeros viajes simbólicos de las pruebas del Fuego, del Agua y del Aire, después de los cuales se le permitió ver la luz de la Verdad, que únicamente brilla sobre el Camino de la Virtud. Procediendo nuevamente, del reconocimiento de la Primera a la práctica de la Segunda -movimiento de los pies izquierdo y derecho, – fija todavía su mirada sobre la Estrella que refleja a la misma Verdad en su inteligencia y su corazón guiado por la punta de la espada (emblema de la Voz silenciosa de la conciencia) franquea la Puerta del Templo con movimiento retrógrado, es decir, al revés de como lo hizo de aprendiz.

Las palabras graves que salen de la obscuridad en que todavía se encuentra, para preguntarle si realmente es inocente del crimen que acaba de cometerse, reproducen en nueva forma el simbolismo del cáliz de amargura que, así como antes tenía que preceder a los viajes o estados de progreso, ahora sigue a la retrogradación que los representa. Esta amargura no podría ser mejor representada que por la atmósfera de «duelo y consternación» que reina en la Tercera Cámara, que, sin embargo, es sobre todo una emblemática reproducción del Cuarto de Reflexión.

Invitado a volver a sentarse, el símbolo de la muerte se hace nuevamente patente delante de sus ojos, mientras el interrogatorio al que se lo somete recuerda su primer testamento iniciático, y también el interrogatorio complementario que se le hace al recipiendario, antes de llevarle a realizar los viajes.

FUENTE: MANUAL DEL MAESTRO/Aldo Lavagnini (Magister)/Digitalizado por Biblioteca Upasika