09/18/2020

SIMBOLISMO DE LAS BORLAS EN TEMPLO MASÓNICO

Anuncios

Pendientes en las esquinas de la plancha de trazar, asi como en el templo, observamos cuatro Borlas que simbolizan las Cuatro Virtudes Cardinales: Templanza, Justicia, Fortaleza y Prudencia. Antes de dar el concepto de estas virtudes, analicemos la palabra cardinal. Según su definición, tiene su origen en el latín cardinalis que significa principal o fundamental. Las virtudes cardinales son las virtudes principales y fundamentales de las cuales se derivan todas las demás.

Sobre el origen de estas borlas, no hay nada concreto. Una referencia encontrada dice:

Los métodos medievales empleados por masones operativos cuando se ponía en marcha un nuevo edificio, el Maestro Masón, o arquitecto, comenzaba su trabajo en el centro de la pieza de terreno en el que el edificio va a ser erigido, y de él se trazaba el cuadrado o un rectángulo de los muros de contención. Para ello, se extendió cuerdas desde el corredil central a los cuatro ángulos de cada esquina, y vinculando estas con las esquinas del edificio; por el simple uso de cuadrado y triángulo se podía comprobar las cuatro esquinas y determinar si eran correctas. Después una plomada se dejó caer para asegurarse de que las paredes eran perpendiculares y el ángulo recto era verdad en sus niveles más altos, iguales que en la base por lo que se trataba de guías. Terminado el trabajo, como quedaban expuestas estas cuerdas, se cortaban, quedando como penachos en las esquinas.

Sobre las borlas, no hay mucha información al respecto. Encontramos una, pero referido a la plancha de trazar, que menciona a las borlas:

–       Esta cuerda y borlas significan la corriente de energía divina, oculta a través del universo y que deviene diferenciada en cuatro modos subsidiarios de circulación. La misma idea se expresa en el relato Mosaico: «y un río salió del Edén a regar el jardín; y de allí fue dividido y se convirtió en cuatro cabezas «(Génesis, capítulo 2.versículo 10).

En un blog del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, también mencionan a las borlas, pero haciendo referencia a las borlas del Cuadro de Logia.

La encontramos en los primeros Cuadros de Logia de los ritos y rituales ingleses (anglosajones) en los cuales, en la esquina del Cuadro de Logia se apreciaban cuatro borlas con las que se busca expresar simbólicamente las cuatro virtudes cardinales, esto es: Templanza, Fortaleza, Prudencia y Justicia. Estas cuatro en su conjunto, según nos informa la Tradición gremial, fueron constantemente practicadas al interior de las enseñanzas del Arte y el Oficio, por ello aparecen entrelazándose por debajo del cuadro, ya que las mismas servían como sostén para mantener fijo los elementos simbólicos que se representaban. Los Masones Operativos colocaban las cuatro virtudes cardinales dentro del plano de una Logia en el simbolismo de la Borlas y los cuatro puntos cardinales Norte, Sur, Este y Oeste en las cuatro paredes, de manera que entre ellas se pueda trazar un Diamante Masónico. Tanto las cuatro Borlas como los cuatro puntos cardinales, al realizar un trazo por los puntos guías, manifiestan el equilibrio que debe existir en la composición total de los elementos.

LAS BORLAS Y LOS CUATRO ELEMENTOS

La posición de las Cuatro Borlas, está íntimamente ligado a la condición catalizadora de los Cuatro Elementos: Tierra, Agua (Aire), Aire (Agua) y Fuego, para que el Profano una vez hecho Recipiendario, «reciba» las purificaciones de las esencias respectivas y el impulso original sin exceso ni defecto.

Por ello, antiguamente el borde festoneado servía como camino delimitador y de protección para qué el intrépido buscador de los Misterios, pudiera acceder desde el plano corpóreo (tierra), pasando por el aspecto psíquico-emocional (aire), por el plano de energía vital (agua) y por el plano de la razón (fuego); desechando aquello que es nocivo, que es tóxico y que lo mantiene hundido en la grosera cantera de su propia ignorancia.

Sobre la historia y las modificaciones de estas borlas a través del tiempo, pueden leer el artículo “Historia de las Borlas” en la bibliografía al final de este trabajo.

Prosiguiendo con el simbolismo de estas borlas, pasamos a definir estas cuatro virtudes cardinales.

Templanza

Del latín temperantia, la templanza está relacionada con la sobriedad o moderación de carácter. Una persona con templanza reacciona de manera equilibrada ya que goza de un considerable control sobre sus emociones y es capaz de dominar sus impulsos.

El cristianismo considera la templanza como una de las cuatro virtudes cardinales. Se trata de una virtud moral que consiste en la moderación de los apetitos y de la atracción que ejercen los placeres a partir de la razón.

De acuerdo a esta definición, la templanza refleja el dominio de la voluntad humana y permite poner límites a los deseos. La templanza permite que la persona sea equilibrada y sopese su tendencia natural hacia los placeres de los sentidos y el recogimiento espiritual.

Explica que las energías destinadas a satisfacer los deseos de los sentidos pueden volverse destructivas, y que es gracias a la virtud de la templanza que la personas pueden reconocer cuáles son sus necesidades reales (aquellas que colaboran con su desarrollo y con su bienestar) y cuáles son las necesidades creadas a partir de los deseos inagotables que surgen por el ego y que, por lo tanto, perjudican al individuo. La templanza tiene suma importancia, pues es la que mantiene al hombre en equilibrio, en su lucha contra las pasiones y deseos. Es a través de la templanza que el hombre se centra y no se deja arrastrar hacia el abismo de las pasiones. Mediante la templanza el hombre adquiere un tono correcto en su accionar diario y mantiene la vibración concordante con la del universo, armonizando así con este. Esta definición armoniza con un lema masónico: “En la masonería  se eleva templos a las virtudes y se cavan fosas a los vicios”.

Cotinuando; la palabra “Sophrosyne”, como se lee en griego o en latín “temperantia”, controla el apetito concupiscente y consiste esencialmente en la moderación de los placeres sensitivos en obediencia a los requerimientos de la recta razón; según explica Platón en “La Republica” y Aristóteles en su “Etica a Nicómaco”. Santo Tomas escribe en la “Summa Teológica”: La templanza implica moderación, que consiste principalmente en regular las pasiones que tienden a los bienes sensibles, indirectamente regulando las penas y dolores que derivan de la ausencia de estos placeres. La persona templada, es por tanto, aquella que se esfuerza por resistir a la atracción de las pasiones y los placeres, en particular de los sensuales, cuando devienen excesivos.

El templado del acero, no es más que un procedimiento mediante el cual, se anexan materiales, con características específicas, al hierro que aumentan su dureza y mejoran su flexibilidad; a fin de que el material resultante en la aleación, tenga las características deseables para el uso que posteriormente tendrá. Análogamente, la templanza en el hombre se construye desde la misma perspectiva. Por tanto, la templanza no es sinónimo de reprimirse, sino más bien de la incorporación al ser, de características deseables que lo ayudan en la construcción de su templo moral.

Se aclara que la palabra “temperantia”, nada tiene que ver con la palabra templo, sino más bien, con la temperatura, siendo esta de tal suerte que, lo temperado es algo que está en un punto medio entre lo cálido y lo frio, consiguiendo así un punto de equilibro que explota mejor las características de cada uno de los componentes que lo integran, manteniendo la cohesión entre estos y dando como resultado una postura fuerte y segura, siendo por ello que la templanza es deseable en el hombre.

La templanza en el hombre que busca la sabiduría es necesaria, pues limita sus acciones impulsivas y lo pone a actuar siempre, como consecuencia de haber pensado y decidido accionar en consecuencia. Comúnmente, cometemos el error de pensar que un hombre con poco temple es un hombre de poco valor, relacionando así la falta de temple con la cobardía o al menos la falta de valor. Sin embargo, el hombre de acciones intempestivas y no meditadas suficientemente, también es un hombre carente de temple. Así pues, el que no acciona cuando debe o corre y es cobarde, no es el único al que le falta temple; también falta temple a aquel que toma acciones desproporcionadas y es osado sin medir las consecuencias de sus actos, por lo que el temple y la templanza tienen mucho que ver con la mediación de la mente a fin de controlar las pasiones y deseos. El hombre templado es aquel cuya mente es capaz de dominar el musculo y controlar su actuación, para accionar de manera proporcionada y concordante con el deseo y la pasión, sin llegar a ser desmedido, que son los motivadores más comunes.

La representación iconográfica de la templanza más común y generalizada es la de una muchacha o un ángel andrógino en el acto de pasar agua de un recipiente a otro, aunque hay también representaciones donde la dama o ángel sostiene un reloj de arena. También pareciera representarse el recipiente que recibe el agua como un recipiente con vino, lo cual es una clara alegoría a la mitigación o la mengua de lo que es demasiado excitante, a fin de representar la necesidad de dominar ciertos instintos que, mediante esta virtud de equilibran.

LA JUSTICIA

La justicia es equidad, ética, honradez. La importancia de que haya justicia en nuestro medio, ya que de no ser así viviríamos en un mundo de caos y del cual no nos podríamos salvar. De ahí que la masonería considere la Justicia como la primera de las virtudes. El Masón, según sus bases fundamentales, para ser digno de este nombre, debe ser recto, equitativo y por consiguiente admirador de la Justicia. Evidentemente en derecho la palabra «Equidad» tiene un valor específico. Es la justicia natural el «ius gentium» en oposición al derecho positivo, a lo que está legislado. Es en cierto modo una justicia extralegal, de aplicación discrecional y que tiende a ser más benevolente que la ley.

Para los romanos el «Jus aequum» (el derecho basado en la equidad) contemplaba la diferencia de las circunstancias y de las personas, de manera que resultasen tratadas «igualmente» por la ley (la multa que la ley imponga por una infracción, si es la misma para el rico que para el pobre, resulta «justa», pero «inicua», porque ha tratado a uno con suma benignidad y a otro con suma dureza). Definitivamente, hay que estar plenamente identificado con la justicia, hacer que ella se mantenga firme, no dejarla contaminar por otros intereses que afectan la honradez, contaminan nuestras virtudes y dan paso a que se manifieste el dolor, la ira, resentimientos, que se origine un verdadero caos en la fraternidad humana.

La Fortaleza es una virtud cardinal mediante la cual somos capaces de soportar o vencer los obstáculos que se oponen al bien. Valor y fortaleza llevan el individuo a enfrentarse al peligro y al esfuerzo sin flaqueza. Así como la templanza es un freno, el valor y la fortaleza son un aguijón.

LA FORTALEZA

El valor y la fortaleza no son un acto bravo, sino que es un hábito de dominio de sí mismo. Precipitarse en el peligro por ira, ignorancia o estupidez, no constituye un acto de valor, ya que el hombre verdaderamente valiente actúa prudentemente, en lo que aprecia perfectamente el peligro, pero lo asume prudentemente, midiendo el peligro. Para nuestros instintos, la muerte es la más terrible de todas las cosas, pero la razón nos dice que hay algunas cosas que valen más que la vida y otras que son peores que la muerte. El valor nos pone en condiciones de superar el dolor de la muerte, y más todavía de males menores, siempre que sea razonable hacerlo.   Nos liberan de la esclavitud del miedo, aunque no necesita suprimir el miedo mismo. En efecto, el individuo valiente obrará acaso con miedo, pero se enfrenta al peligro a pesar del mismo.

El vicio opuesto al valor y a la fortaleza es la cobardía, es el dejar vencerse en situaciones que nos afectan en nuestra alma.

LA PRUDENCIA

Es una virtud de la razón, no especulativa, sino práctica: la cual es un juicio, pero ordenado a una acción concreta. Nos ayuda a reflexionar y a considerar los efectos que pueden producir nuestras palabras y prudencia 04acciones, teniendo como resultado un actuar correcto en cualquier circunstancia. La prudencia en su forma operativa es un puntal para actuar con mayor conciencia frente a las situaciones ordinarias de la vida.

Es la virtud que permite abrir la puerta para la realización de las otras virtudes y las encamina hacia el fin del ser humano, hacia su progreso interior.

Es tan discreta que pasa inadvertida ante nuestros ojos. Nos admiramos de las personas que habitualmente toman decisiones acertadas, dando la impresión de jamás equivocarse; sacan adelante y con éxito todo lo que se proponen; conservan la calma aún en las situaciones más difíciles, percibimos su comprensión hacia todas las personas y jamás ofenden o pierden la compostura. Así es la prudencia, decidida, activa, emprendedora y comprensiva.

El valor de la prudencia no se forja a través de una apariencia, sino por la manera en que nos conducimos ordinariamente. Posiblemente lo que más trabajo nos cuesta es reflexionar y conservar la calma en toda circunstancia, la gran mayoría de nuestros desaciertos en la toma de decisiones, en el trato con las personas o formar opinión, se deriva de la precipitación, la emoción, el mal humor, una percepción equivocada de la realidad o la falta de una completa y adecuada información.

La falta de prudencia siempre tendrá consecuencias a todos los niveles, personales y colectivas, según sea el caso. Es importante tomar en cuenta que todas nuestras acciones estén encaminadas a salvaguardar la integridad de los demás en primera instancia, como símbolo del respeto que debemos a todos los seres humanos.

LAS BORLAS EN SU CONJUNTO

Estas virtudes que se expresan como Borlas, por sus innumerables filamentos que son los atributos a un solo tronco rector, hacen al Masón, cabal, completo y coherente, pero sobre todo de honor. Pues, eje de la vida noble y superior, es el honor que impele al hombre a organizar rectamente su vida, a articularla de forma sensata e inteligente. Cual ojo escudriñador y esclarecedor, le permite tomar conciencia de sí y le incita a permanecer fiel a sí mismo a su vocación y a su destino.

El sentido de las Borlas como la Virtudes Cardinales, hace que el Masón viva despierto y alerta, presente a sí mismo, con un profundo respeto a su propio Ser y a cuanto le rodea. Donde la virtud está firmemente afianzada, el Masón se sabe agente del bienestar, responsable de su propia existencia y de la buena marcha del Sendero Iniciático que emprende.

El camino armónico de las Virtudes Cardinales son el camino del deber ser, de la responsabilidad, del decoro y de la rectitud. Un sendero luminoso, iluminado por la voz y la «Luz» de la Conciencia, que se configura como sendero de nobleza, de grandeza humana y de dignidad personal. Una senda heroica a través de la cual, obedeciendo a la ley de nuestro Ser que ha despertado, nos armonizamos con el orden de la Deidad Creadora y nos construimos como Hombres de bien consiguiendo así nuestra liberación y realización interior.

Por ello, el Masón de honor se apoya en el amor a la Virtud y el odio al vicio (aunque no al vicioso, que, por sufrir la esclavitud del vicio, merece más bien compasión).

Supone, por un lado, respeto, aprecio, estima y admiración hacia todo lo que pueda significar inclinación virtuosa o valiosa, enaltecimiento del ánimo, eminencia digna de elevación, cualidad señera o valía intrínseca; y por otro lado, lleva consigo desprecio, rechazo y aborrecimiento de lo que entraña degradación, exigiendo el repudio de cualquier impulso o tendencia viciosa, malsana o dañina para la integridad corporal, moral-intelectual y espiritual del ser humano.

A manera de conclusión, se puede afirmar que estas borlas fueron incluidas en el Templo masónico como enseñanzas morales y éticas y como un rescate y recuerdo de la masonería operativa.

Q:.H:. Eduardo Duarte Rosales

R:.L:.S:. Honor y Lealtad N° 200

Apr:.Mas:.

Bibliografía y webgrafía

1.    http://www.youblisher.com/p/957058-MANUAL-DEL-APRENDIZ-MASON/

2.https://centauro996.wordpress.com/el-templo-su-descripcion-su-decoracion-sus-dimensiones-etimologia-de-la-palabra-logia/

3.    http://33grados.net/las-borlas-del-pavimento-mosaico-las-virtudes-cardinales/

https://logiahonorylealtad.blogspot.com/2016/01/historia-de-las-borlas-del-templo-rito.html#more

publicado en: https://logiahonorylealtad.blogspot.com/2019/04/simbolismo-de-las-borlas-en-templo.html