MASONERIA

INSTRUCCION DEL GRADO DE APRENDIZ

PRIMERA SECCION

Maestro: Hermano Primer vigilante ¿Dónde te iniciaste como Aprendiz?

Primer Vigilante: En una Logia de San Juan de Jerusalén.

Maestro: ¿Qué has venido a hacer aquí?

Primer Vigilante: A mejorarme en Masonería y a aprender a dominar mis pasiones.

Maestro: ¿Eres, entonces, masón?

Primer Vigilante: Así me aceptan mis hermanos y compañeros del Arte.

Maestro: ¿Cómo demuestras que eres masón?

Primer Vigilante: Por ser probado a menudo y nunca rechazado y estoy dispuesto a ser probado de nuevo.

Maestro: ¿Cómo conoceré que eres masón?

Primer Vigilante: Por los signos, los toques y los signos perfectos de entrada.

Maestro: ¿Qué signos?

Primer Vigilante: Angulos rectos, horizontales y perpendiculares.

Maestro: Dame el signo. (El Primer Vigilante lo hace… )

Maestro: ¿A qué se refiere?

Primer Vigilante: El ángulo recto se refiere a la manera como colocaron mis manos cuando recibí el juramento y la obligación de Aprendiz iniciado, con la mano izquierda sosteniendo la Sagrada Biblia, la escuadra y el compás y la derecha descansando encima. Las horizontales y las perpendiculares aluden a la penalidad de faltar a mi juramento, o sea, (…).

Maestro: Gracias, hermano. ¿Cuáles son los toques?

Primer Vigilante: Ciertos apretones de manos (…). (El Venerable Maestro continúa preguntando al Primer Vigilante prácticamente del mismo modo como se interroga a un nuevo candidato en su iniciación y éste replica de igual manera).

Maestro: ¿Dónde te preparaste por primera vez para ser masón?

Primer Vigilante: En una sala adyacente a una Logia justa y legalmente constituida.

Maestro: ¿Cómo te preparaste?

Primer Vigilante: Fui despojado de todos los metales; ni vestido, ni desnudo, ni descalzo ni calzado; con los ojos vendados y una cuerda al cuello. En esta situación fui conducido a la puerta de la Logia por uno que más tarde hallé que era mi hermano.

Maestro: ¿Cómo sabías que era una puerta si llevabas los ojos vendados?

Primer Vigilante: Por hallar primero resistencia y luego admisión.

Maestro: ¿Cómo fuiste admitido?

Primer Vigilante: Por tres golpes sonoros que fueron respondidos por tres de los de dentro. (El Maestro continúa su interrogatorio acerca de la forma como el Primer Vigilante fue iniciado en la Logia. El Vigilante responde a todas las preguntas con palabras precisas acerca de lo que hizo y dijo en su iniciación).

Maestro: Después de tu iniciación en los misterios de nuestra Orden ¿qué herramientas te fueron presentadas?

Primer Vigilante: Las herramientas de trabajo de un Aprendiz Masón.

Maestro: ¿Cuáles eran?

Primer Vigilante: La regla de veinticuatro divisiones y un martillo.

Maestro: ¿Qué significan?

Primer Vigilante: La regla de veinticuatro divisiones es un instrumento de los masones operativos para medir y repartir su trabajo. Pero a nosotros, masones libres y aceptados, se nos ha enseñado un uso más noble y glorioso que la simple división del tiempo.

Las veinticuatro divisiones simbolizan las veinticuatro horas del día que se nos ha enseñado a dividir en tres partes iguales, es decir, ocho horas para el servicio de Dios y de los hermanos necesitados, ocho para la vocación personal y ocho para descansar y dormir.

El martillo es un instrumento con el que los masones operativos rompían los cantos de las piedras para hacerlas encajar según el uso designado por los constructores, pero nosotros, como masones libres y aceptados se nos enseña a utilizarlos para los fines más nobles y elevados de eliminar de nuestros corazones y consciencia los vicios y superfluidades de la vida: y a esculpir nuestras mentes como piedras vivas para la construcción espiritual, la casa que no construyen las manos, la casa eterna de los Cielos.

Maestro: ¿Qué otra cosa se te presentó?

Primer Vigilante: Una palabra nueva.

Maestro: ¿Cuál era esa palabra?

Primer Vigilante: (P…).

Maestro: ¿Qué enseña esta palabra?

Primer Vigilante: Tal como me enseñaron en los primeros rudimentos de la Masonería, que debería ser precavido en mis palabras y actos, especialmente ante mis enemigos.

Maestro: ¿Qué más te presentaron?

Primer Vigilante: Tres joyas preciosas.

Maestro: ¿Cuáles son?

Primer Vigilante: Un oído atento, una lengua silenciosa y un corazón honrado.

Maestro: ¿Qué te enseñaron?

Primer Vigilante: Un oído atento me enseña a escuchar las instrucciones del Venerable Maestro, pero más especialmente el llanto de un hermano afligido. Una lengua silenciosa me enseña a mantener silencio en la Logia para no alterar su paz y armonía, pero muy principalmente ante los enemigos de la Masonería. Un corazón honrado, que debo ser honesto y guardar fielmente los secretos de la Masonería y aquellos que un hermano me confíe deben quedar encerrados en mi pecho, seguros e inviolables, como lo estaban antes de serme confiados.

Maestro: ¿Que más te dieron?

Primer Vigilante: L. V. (…)

Maestro: ¿Cómo te la explicaron?

Primer Vigilante: L. V. es un atributo divino y la base de todas las virtudes. Ser bueno y honrado son las primeras lecciones que se enseñan en Masonería. A esto nos sujetamos y sus dictados regulan nuestra conducta; por ello, influidos por este principio, la hipocresía y el engaño no tienen asiento entre nosotros. La sinceridad y la palabra veraz nos distinguen y nuestro corazón y nuestra lengua se unen para el bien del prójimo y la prosperidad de cada uno.

Maestro: ¿Finalizada tu iniciación en la Logia, qué más ocurrió?

Primer Vigilante: Fui conducido a la esquina del noreste y me quedé de pie, derecho como un hombre, los pies en escuadra, y recibí un mandato solemne: conducirme y actuar rectamente ante Dios y ante los hombres, obedecer las leyes del país y tanto en mis relaciones personales como externas, ser extremadamente cuidadoso en no merecer censuras ni reproches, no revelar nunca lo que ocurre dentro de la Logia y nunca recomendar a ninguna persona deshonesta como candidato al honor de ser masón.

NOTA: 1 Estas Lecturas, Instrucciones, Mementos o Catecismo rituales de los tres grados de Aprendiz, Compañero y Maestro (en este caso, del Rito Inglés o Emulación) están tomadas del Richardson’s: Monitor of Free-Masonry. Los hemos recogido de las siguientes webs: http://www.geocities.com/tallermasonico/index.html http://www.geocities.com/Athens/Olympus/4770/index.html).

FUENTE: http://www.gliu.org/wp-content/uploads/2015/03/Instrucción-de-los-Tres-Grados.pdf

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .