09/23/2020

Ana Frank se esconde en la Casa de Atrás

Anuncios

El relato de esta niña de origen alemán se convirtió en un testimonio de la persecución nazi contra los judíos

El 6 de julio de 1942 Ana Frank y su familia se escondieron en la “Casa de Atrás” de un viejo edificio en el Prinsengracht, un canal en el lado occidental de Ámsterdam. La familia huía de los nazis y es que estos pretendían deportar a la hermana mayor de Ana, Margot, a un campo de trabajos forzados. Los Frank vivieron más de dos años escondidos en la trastienda y almacén del negocio familiar de productos alimenticios al que se accedía por medio de una estantería giratoria. 

La familia Frank sobrevivió desde el 6 de julio de 1942 al 4 de agosto de 1944, fecha en la que fue capturada por los alemanes, gracias a la ayuda de unos pocos amigos no judíos, entre ellos Miep Gies, que se dedicaba al contrabando de alimentos y otros suministros. 

Los Frank compartieron la “Casa de Atrás” (así lo bautizó Ana Frank en su célebre diario) con otros cuatro judíos: Hermann y Auguste van Pels y su hijo, Peter, y Fritz Pfeffer. 

Durante el confinamiento, Ana escribió fielmente en su diariorelatando la vida cotidiana en la clandestinidad, desde las incomodidades del día a día, hasta el miedo a la captura. También narró los típicos problemas de la adolescencia, así como sus esperanzas para el futuro, que incluían convertirse en periodista o escritora. Además del diario, Ana también escribió relatos breves, recopilado citas interesantes y empezó una novela. 

Los habitantes de la «Casa de Atrás» trataron de llevar una vida lo más normal posible, siguiendo rutinas que incluían escribir, estudiar, realizar tareas administrativas y escuchar la radio en los momentos en que podían hacerlo. 

El 4 de agosto de 1944 sobre las 10 de la mañana los nazis empezaron a registrar los almacenes donde se encontraba el refugio de los Frank. Después de dos horas de registro, el comando de las SS dio con la entrada secreta y se llevó detenidos a los ocho ocupantes de la «Casa de Atrás» así como a dos de sus protectores: Miep Gies y Víctor Kugler. 

Se cree que los nazis no iban buscando expresamente a los judíos , sino que sospechaban que muchos de los trabajadores de la empresa de Otto Frank y sus protectores se dedicaban al mercado negro y otras actividades consideradas ilegales por los alemanes, además de esconder a judíos. Las investigaciones más recientes apuntan a que los nazis descubrieron a Ana Frank y a su familia por casualidad. 

Ana Frank fue enviada junto con su madre y su hermana a Auschwitz-Birkenau. Allí falleció la madre. Las hermanas fueron trasladadas al campo de concentración Bergen-Belsen, en el norte de Alemania, donde ambas murieron de tifus en 1945. 

FUENTE: