08/08/2020

Un fallo contra Meliá abriría nuevas posibilidades para reclamaciones en Cuba

Anuncios

La semana pasada, el Juzgado de Primera Instancia, número 24 de Palma de Mallorca, en España, dictaminó una resolución donde rechazan las tres peticiones planteadas por la cadena hotelera Sol- Meliá, en su querella con la familia cubana Sánchez Hill, por la explotación de dos de sus hoteles de lujo en Cuba.LEE TAMBIÉNDesestiman reclamo de Meliá y avanza la demanda por negocios en Cuba

Meliá alegó que la demanda es un intento de los herederos para esquivar las normativas europeas aplicando una ley que tiene un carácter extraterritorial en España, argumento que rechazó el juez, porque el proceso contra el consorcio hotelero no se ampara exclusivamente en la Ley Helms Burton, sino también en el presunto delito de “Enriquecimiento ilícito”, que puede ser investigado en la nación ibérica.

La reclamación por bienes confiscados en Cuba no entra dentro de la jurisdicción de los tribunales españoles, pero sí este caso, al ser una demanda personal a una compañía con sede en el país europeo.

La empresa privada, 1898 Compañía de Recuperaciones Patrimoniales, lleva años agrupando a las víctimas en la nación, que sufrieron la confiscaciones de sus propiedades en la isla por parte del gobierno revolucionario.

Hasta el presente han logrado reunir 450 familias españolas, aunque se considera que podrían haber muchos más perjudicados, expresó Jordi Cabarrocas, director del fondo de inversiones, en entrevista con el diario ABC, que estimó en unos 2 500 millones de dólares actuales en valor de las propiedades usurpadas a sus clientes por Castro.

Desde Valencia, el académico Elías Amor Bravo, concluye que la argumentación del abogado en contra de la cadena hotelera se sustenta en el delito de “enriquecimiento injusto”, reconocido en el legislativo español.

El economista destaca que de ser encontrado culpable el grupo hotelero, esa decisión abrirá una esperanza para las víctimas, como fue su abuelo que lo perdió todo con la llegada de la revolución.

Los descendientes del empresario cubano, Rafael Lucas Sánchez Hill, reclaman a Meliá, al menos 10 millones de euros, como indemnización por la explotación de los hoteles Paradisus Río de Oro y Sol Rio de Luna y Mares, en los terrenos incautados en la oriental provincia de Holguín a su familia.