09/19/2020

El narcotráfico, elemento esencial del castrochavismo

Anuncios

Por: Carlos Sánchez Berzaín

En el estudio del socialismo del siglo XXI o castrochavismo el narcotráfico se presenta como elemento esencial para acceder al gobierno, para detentar el poder y para el sostenimiento de sus regímenes. El narcotráfico principalmente de cocaína, es parte fundamental del sistema de crimen organizado transnacional que disfrazado como proceso político antiimperialista y populista convirtió en narcoestados a Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y en su momento a Ecuador.

El concepto de narcoestado describe a un «país cuyas instituciones publicas se encuentran influenciadas de manera importante por el poder y las riquezas del narcotráfico, cuyos dirigentes desempeñan simultáneamente cargos como funcionarios gubernamentales y miembros de las redes del trafico de drogas amparados por sus potestades legales».

En los primeros años de la denominada revolución cubana, el régimen proclamó por medio del Che Guevara y Fidel Castro la «acción estratégica» de llenar de drogas los Estados Unidos para atacar la juventud. El narcotráfico es parte de los instrumentos de la lucha antiimperialista de la dictadura de Cuba recreado en el castrochavismo por su vocero Evo Morales cuando en las Naciones Unidas en abril de 2016 afirmó que «la lucha contra el narcotráfico es el instrumento del imperialismo para oprimir a los pueblos».

Durante el periodo del castrismo soviético la participación de Fidel Castro y su régimen dictatorial en el narcotráfico es contundente. Además de sostener y promover a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), al Ejercito de Liberación Nacional (ELN) en el mismo país, está probada la asociación directa de los Castro con los narcotraficantes Pablo Escobar de Colombia y su socio Roberto Suarez de Bolivia, como lo documenta «la conexión cubana» en el libro El Rey de la Cocaína. Leer mas…

Intdemocratic.org

Publicado enInfobae.com domingo 26 de julio del 2020

«Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad absoluta de su autor»