09/24/2020

La guerra de TikTok

Anuncios

Por Andrés Ortega.- Las consecuencias geotécnicas de la llamada “Guerra de TikTok” van mucho más allá del posible impacto de las prohibiciones que comienzan a imponerse en la aplicación, que se utiliza para intercambiar videos cortos y es propiedad del capital chino.

La prohibición, primero en India, y posiblemente seguida por EEUU y Australia, contra toda una serie de aplicaciones chinas, podría tener consecuencias negativas para el desarrollo tecnológico de la República Popular. Es parte de la disputa general que varios jugadores en diferentes arenas están librando contra China.

La disputa ha resaltado el hecho de que China tiene debilidades y comete errores en su política exterior y de seguridad, como la escaramuza armada con India en una zona fronteriza en disputa en la región de Ladakh del Himalaya. Pocos analistas dudan de que la prohibición de estas aplicaciones por parte de India esté estrechamente relacionada con el incidente.

La plataforma de redes sociales TikTok, con alrededor de 800 millones de usuarios en todo el mundo, es propiedad de la corporación china gigante ByteDance, y tiene su mayor número de seguidores en India (unos 100 millones de descargas en 2020, llevándola a un total de 200 millones, seguida de Estados Unidos y Brasil). En medio de los bloqueos de coronavirus, TikTok, que permite a los usuarios crear y compartir videos breves, ha superado, con 315 millones, el número récord de veces que se ha descargado una sola aplicación en una cuarta parte.

Diseñado para la diversión de los adolescentes, tiene una dimensión política cada vez mayor, un ejemplo es el uso que le hizo el movimiento Black Lives Matter en los EEUU, donde ha sido acusado de socavar la actual campaña de Trump. TikTok no está disponible en China, aunque sí está disponible el Douyin, una aplicación similar, de la cual surgió TikTok para el resto del mundo.

La razón oficial dada por el gobierno indio para prohibir esta y otras 58 aplicaciones chinas (incluidas algunas notables como WeChat, el navegador Alibaba, la plataforma de microblogging Weibo, el juego de estrategia Choque de Reyes, así como las aplicaciones de mapeo), es que es «perjudicial para la soberanía e integridad de la India, la defensa de la India, la seguridad del estado y el orden público«, acusando a las aplicaciones de la capacidad de transmitir datos generados por los usuarios al gobierno chino.

TikTok, que durante varios meses ha estado encabezado por un ex director de Disney de EEUU, lo niega y afirma que almacena sus datos en EEUU, con una copia de seguridad en Singapur. De hecho, nadie ha presentado pruebas de lo contrario. ByteDance se retiró del mercado de Hong Kong y TikTok de la antigua colonia británica, después de la promulgación de la nueva Ley de Seguridad que obliga a las empresas a entregar datos relacionados con sus usuarios a las autoridades chinas si lo solicitan.

De hecho, la aplicación de esta ley en Hong Kong ha abierto una caja de Pandora. Internet en Hong Kong se ha movido detrás del Gran Cortafuegos chino, y varias grandes empresas tecnológicas han decidido suspender temporalmente su cooperación con el gobierno local (con la notable excepción de Apple). Los Departamentos de Estado y Defensa de EEUU ya habían prohibido a sus empleados, incluidos todos los militares y mujeres, descargar la aplicación en los teléfonos oficiales. Wells Fargo, el banco, ha seguido su ejemplo. Amazon amenazó con prohibir a sus empleados usarlo si accedían a correos electrónicos corporativos desde sus móviles, pero luego retrocedieron.

India es un mercado esencial para el desarrollo tecnológico de China, aunque no en términos de ingresos (el año pasado representó menos del 1% de los ingresos globales de ByteDance). El año pasado, seis de las 10 aplicaciones más descargadas en India eran chinas. También hay un elemento de nacionalismo tecnológico por parte de la India, que quiere desarrollar su propia industria local en esta área; la prohibición ha ayudado a impulsar a la industria en medio del contexto de muchos jóvenes –incluidos los influencers– que necesitan continuar usando este tipo de aplicación.

A raíz de la prohibición india a finales de junio, pueden venir más en otros lugares. El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha insinuado que Estados Unidos está estudiando una prohibición similar debido a la amenaza a la seguridad nacional. La Casa Blanca también podría estar considerando colocar la aplicación o su empresa matriz en una lista negra que evitaría que la aplicación se adapte a las futuras actualizaciones de los sistemas operativos líderes de Apple y Google, aunque la compañía podría transferir su sede a Canadá para evitar esa prohibición. Un «efecto dominó» de este y otros casos socavaría los cimientos de la «Ruta de la seda digital» que Beijing está tratando de impulsar en paralelo a otros aspectos de la iniciativa Belt and Road, que, entre otras cosas, busca rodear a India.

El anuncio de la India pone en riesgo el desarrollo tecnológico de China, aún más si otras economías hacen lo mismo, y se suma a lo que Estados Unidos está haciendo para frenarlo con, entre otras medidas, un límite en las ventas de suministros avanzados de semiconductores, de la que depende China, y el intento de asfixiar a Huawei restringiendo la venta de equipos para redes 5G en algunos de sus aliados (el Reino Unido, un mercado importante, siendo el más reciente).

Las aplicaciones son un componente floreciente de los servicios en línea, una de las áreas centrales de rivalidad entre EEUU y China, y Europa también está siendo arrastrada al conflicto. También son una fuente importante de datos para desarrollar inteligencia artificial, incluida la tecnología de reconocimiento facial. Y también juegan un papel importante cuando se trata de establecer estándares tecnológicos globales, una carrera en la que China es extremadamente activa. Hay mucho más en juego que una simple aplicación para adolescentes.

(Artículo publicado originalmente en Elcano Royal Institute)

Andrés Ortega es Senior Research Fellow en el Elcano Royal Institute. También es consultor independiente y director del Observatorio de las Ideas.

FUENTE: http://elpensador.io/la-guerra-de-tiktok/