09/18/2020

Autoconcepto e Identidad Social: Teorías y Autores

Anuncios

Introducción

¿De qué forma llegamos a saber quiénes somos? ¿Cuáles son los procesos que forman y mantienen la imagen que tenemos de nosotros mismos?

Conocernos nos ayuda a decidir qué y cómo debemos pensar y qué tenemos que hacer en cada situación. Este conocimiento de uno mismo puede darse a nivel individual o grupal. La conciencia de nuestra identidad y la de otros nos hace la vida más sencilla y facilita nuestras relaciones interpersonales e intergrupales.

Los psicólogos de la personalidad se han preocupado por el contenido de la identidad en sí. Los psicólogos sociales en cambio, han prestado más atención a la forma en la que las personas piensan sobre las cosas que afectan a su comportamiento y a la influencia que puede tener lo que piensan en sus relaciones interpersonales e intergrupales.

Por otro lado los psicólogos de la personalidad se han centrado en buscar tipologías de personas mientras que los psicólogos sociales se han interesado más por buscar procesos generales que puedan afectar a todos los individuos.

El autoconcepto

¿Qué es el autoconcepto?

Es la idea o imagen que el individuo tiene de sí mismo.

El autoconcepto global de una persona está formado por los distintos roles que desempeña y que pueden variar con el tiempo o crearse otros nuevos.

Leary y Tangey distinguen 5 tipos de definiciones:

Descripciones sobre qué es el autoconcepto

  1. Como toda la persona en general
  2. Como personalidadi. Todaslaspartesdelapersonalidaddeunindividuo
    ii. Colección de habilidades, metas, valores etc que distinguen a las personas.
    iii. Personalidaddelindividuo
  3. Como experiencia subjetiva
  4. Como creencias sobre uno mismo
  5. Como agente ejecutor

Conocerse a uno mismo: el autoconocimiento

El autoconocimiento es la comprensión de cómo es uno mismo y de cómo son las propias metas y habilidades. Para alcanzar esa comprensión recurrimos a los auto-esquemas.

El autoconcepto está formado por un gran número de auto-esquemas que nos ayudan ante acontecimientos negativos. Una persona que está en paro puede desarrollar un auto-esquema negativo (ser un fracasado) pero si esa misma persona considera que tiene una buena relación familiar recurrirá a su auto-esquema de buen padre para tener mejor opinión de sí mismo.

Los auto-esquemas extremos pueden producir consecuencias negativas para el individuo.

Una persona magnifica en los estudios pero torpe en deporte puede hacer que sus estudios se acaben viendo perjudicados.

¿Cómo podemos llegar al conocimiento de cómo somos realmente?

Haciendo inferencias sobre nuestro comportamiento

Teoría de la autopercepción (Bem): Las personas construimos un concepto de nosotros mismos haciendo atribuciones internas de nuestro comportamiento. Nos asignamos rasgos personales que explican porqué nos comportamos como lo hacemos.

En ocasiones las atribuciones que hacemos pueden cambiar por agentes externos. Además, cuando se utilizan recompensas o castigos con alguien con el fin de que realice una tarea para la que ya estaba intrínsecamente motivado, las personas re-atribuye a una fuente externa la razón para llevarla a cabo, en lugar de explicarlo por causas internas. Esto recibe el nombre de efecto de sobrejustificación. (esto ya lo hemos visto en temas anteriores)

Comparándonos con los demás

Comparación social (Festinger): Comparación que hacen las personas de sus opiniones y habilidades con las de otros miembros del grupo al que pertenecen. Se produce a nivel individual e intergrupal. Está muy relacionada con la cognición social.

Brillar con gloria ajena. Aliarse con personas o grupos deseables por algún motivo para mejorar la impresión que los demás tienen de uno mismo.

¿Cómo se forma y modifica el autoconcepto?

a) La teoría de la autodiscrepancia: Las personas estamos motivadas para mantener un sendito de coherencia entre las creencias y las percepciones que tenemos sobre nosotros mismos. Cuando se producen diferencias nos sentimos incómodos y tratamos de reducir la disonancia.

Esta teoría postula otros autoconceptos diferentes que sirven de guía…

Funciones de las guías:

  1. Son incentivos para nuestro comportamiento futuro
  2. Operan como un criterio de comparación de nuestro autoconcepto real Cuáles son esos otros autoconceptos:
  • –  Autoconcepto ideal: Cómo nos gustaría ser
  • –  Autoconcepto responsable: Cómo creemos que deberíamos ser
  • –  Autoconcepto potencial: Cómo pensamos que podemos llegar a ser
  • –  Autoconcepto esperado: Cómo esperamos ser en el futuro

Todos estos autoconceptos se pueden considerar desde nuestro punto de vista y desde el punto de vista de alguna otra persona significativa para nosotros.

5 supuestos en los que se fundamenta la teoría de la autodiscrepancia:

  1. Las personas estamos motivadas para conseguir que nuestro autoconcepto real se aproxime a otros autoconceptos.
  2. Una autodiscrepancia es una estructura cognitiva que interrelaciona distintos tipos de autoconcepto discrepantes entre sí.
  3. Las discrepancias entre distintos tipos de autoconcepto provocan diferentes situaciones psicológicas negativas asociadas a estados emocionales/motivacionales concretos.
  4. La probabilidad de que una auto-discrepancia produzca malestar psicológico depende de la facilidad con la que sea activada en la mente de la persona.
  5. Cuanto mayor sea la magnitud y la accesibilidad de un tipo de auto-discrepancia para un individuo, más sufrirá la clase de malestar asociado con ese tipo de auto- discrepancia.

¿Qué sucede cuando lo que pensamos de nosotros mismos no coincide con nuestros deseos o metas?

Experimentamos insatisfacción, tristeza, depresión y decepción

Sin embargo… si creemos que no hemos cumplido los deseos y esperanzas que otros tenían sobre nosotros, experimentamos vergüenza y consternación.
La teoría de la auto-discrepancia tiene mucho en común con la teoría de la disonancia cognitiva.

b) El yo espejo: Fenómeno consistente en vernos a través de los ojos de los demás.

Charles Cooley: Percibimos que en la mente de los demás existe el pensamiento o la imagen nuestra y nos vemos afectados por ello. Las personas constuyen un auto-concepto congruente con la forma en la que las ven los demás.

Shrauger y Schoeneman: Las personas no tendemos a vernos tal como nos ven los demás, sino como pensamos que nos ven.

Ichiyama: La valoración que hace el individuo de sí mismo es lo que influye en cómo cree que le evalúan los demás, en lugar de ser al revés.

Kenny y De Paulo: Los sujetos determinan cómo les ven los demás no por la información que reciben de ellos, sino por sus autopercepciones. En primer lugar tienen una imagen de sí mismos y, en segundo lugar, creen que los demás les ven tal como se ven a sí mismos.

Sin embargo hay estudios, como el de Murray, Holmes y Griffin que demuestran que lo que sucede no es el yo espejo, sino lo contrario:

Cuando los participantes veían reflejada en su pareja una imagen idealizada de sí mismos, trataban de cambiar su autoconcepto para hacerlo consistente con la evaluación que pensaban que su pareja hacía de ellos.

Este efecto estaba mediatizado por la autoestima: Las personas con alta autoestima son más precisas a la hora de conocer cómo les ve su pareja, sin embargo las personas con baja autoestima tienen más dudas y temor al rechazo de su pareja

Fenómeno Miguel Angel: Uno de los miembros de la pareja (el Miguel Ángel) es el responsable consciente de que el otro modifique su autoconcepto. Cuando la persona percibe que su pareja le ve como le gustaría ser visto, se comporta según ese yo ideal para que su comportamiento sea consistente con la imagen que su pareja tiene de él. De esta forma, se produce un cambio del autoconcepto para llegar a ser ese yo ideal. Así, ambos miembros de la pareja se esculpirían el uno al otro hasta conseguir que cada uno se convierta en su yo ideal gracias al otro.

Motivos que afectan al conocimiento sobre uno mismo

La autoevaluación

Es el motivo que nos lleva a buscar información sobre nosotros y revisar todos los componentes que forman parte de nuestro autoconcepto: habilidades, limitaciones, creencias, etc.

Hay dos puntos de vista:

–  Uno más centrado en la valoración positiva o negativa del yo (autoestima)

–  Otro en el que se tiene en cuenta el grado en el cual las circunstancias, los contextos y la situación influyen en la evaluación que las personas hacen de sí mismas

La autoevaluación está muy influida por el estado afectivo y esa influencia es mutua

“pensar que no somos inteligentes nos puede hacer infelices”
“si estamos deprimidos podemos creer que no aprobaremos un examen.

3 tipos de estrategias para mantener una autoevaluación positiva:

– Mediante comparación social: si nos sentimos mal, compararnos con personas inferiores a nosotros nos puede hacer sentir mejor.

– A través de la reducción de la incertidumbre: Al activar el autoconcepto y su autoevaluación se puede generar una incertidumbre sobre cómo somos realmente y tratamos de reducirla comparándonos con los demás.

– Por la expresión de valores: Expresar nuestros valores nos proporciona herramientas para conocernos. La autoafirmación es un ejemplo de esto, consiste en expresar nuestras necesidades, deseos, opiniones, etc.

La autoverificación

Es la motivación para confirmar la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Teoría de la autoverificación: A las personas nos gusta que los demás nos vean tal como nos vemos nosotros mismos. Nos gusta que los demás nos digan que somos tal y como creemos que somos. Se trata de una búsqueda de la coherencia.

Para lograr la coherencia de modo conductual, se utilizan tres estrategias:

1. Buscar una interacción
2. Mostrar claras señas de identidad
3. Aumentar nuestros esfuerzos para elicitar información auto-confirmatoria como solicitar feedback.

Para lograr la coherencia de manera cognitiva desarrollamos una percepción de la realidad compatible con cómo nos vemos a nosotros mismos. Se utilizan tres estrategias.

1. Por atención selectiva
2. Por el recuerdo selectivo 3. Por interpretación selectiva

Autoverificación estratégica: Los individuos prefieren que les perciban mejor de lo que s perciben ellos mismos.

El autoensalzamiento

Es la motivación para obtener y/o mantener evaluaciones positivas de uno mismo.

Teoría del autoensalzamiento: Estamos motivados para mantener un autoconcepto positivo

La motivación por el autoensalzamiento ha sido considerada en general como algo beneficioso para las personas, incluso si el resultado es una definición no realista de uno mismo.

Optimismo poco realista: (también “optimismo ilusorio” y “sesgo optimista”): Es el proceso por el cual las personas creen que para ellos será más probable experimentar situaciones positivas.

Ilusión de invulnerabilidad: Pensar que tendré menos probabilidades de experimentar situaciones negativas.

¿Cuál de las 3 es la motivación más fuerte? Autoensalzamiento, seguido de autoverificación y por último la autoevaluación.

El componente evaluativo del conocimiento de uno mismo: la autoestima

La autoestima es la actitud del individuo hacia sí mismo. Se trata de la valoración que la persona hace de todo lo que está incluido en su autoconcepto a lo largo de una dimensión de positividad-negatividad.

La autoestima como termómetro de la aceptación del grupo

La búsqueda de una autoestima positiva está relacionada con el motivo social básico de potenciación personal (necesidad de todo ser humano de sentirse especial y contento consigo mismo).

En las culturas individualistas habrá tendencia al autoensalzamiento mientras que en las culturas colectivistas sus miembros se sentirán mejor si consiguen ser miembro dignos del grupo.

Existe una hipótesis sobre el posible origen evolutivo de esta necesidad: el motivo de potenciación personal impulsaba a nuestros ancestros a disminuir la probabilidad de ser ignorados o rechazados por otras personas y a evitar la exclusión social. Cuando existiera algún indicio de rechazo por parte del grupo, la autoestima disminuiría y la persona amenazada buscaría el problema que ha puesto en peligro su pertenencia para corregirlo.

De esta forma, la autoestima actuaría como un “sociómetro” y su nivel alto o bajo no se debería a que los individuos estuvieran contentos o no consigo mismos, sino a que consiguieran mantener la pertenencia a grupos sociales.

En tiempos ancestrales, el ser humano debía de parecerse mucho más a los actuales colectivistas que a los individualistas.

Para apoyar el argumento evolucionista existen numerosos estudios que demuestran que:

a) la experiencia de sucesos con gran probabilidad de provocar rechazo o exclusión por parte de otros correlaciona positivamente con el descenso de la autoestima de las personas.

b) La exclusión efectiva disminuye la autoestima

c) la baja autoestima va unida a una percepción de rechazo por parte de otros

d) las amenazas a la autoestima provocan conductas de búsqueda de aprobación social.

– Otro factor relacionado con la autoestima es la identificación grupal. Es posible que incluso perteneciendo a un grupo que habitualmente es discriminado, las personas mantengan una autoestima positiva si se sienten identificados con dicho grupo.

– También es importante que la información incluida en el autoconcepto sea distintiva. La autoestima más baja se produce cuando las personas consideran que las características que les gustan de las que les autodefinen son comunes y las que les gustan son atípicas.

Además existen estrategias que las personas pueden utilizar para afrontar posibles amenazas al autoconcepto y a la autoestima que pueden llegar a afectar a su salud y dañar su autoconfiaza.

Principales fuentes de amenaza del autoconcepto que pueden afectar a la autoconfianza y estrategias de afrontamiento de dichas amenazas.

FUENTE: https://psicocode.com/psicologia/autoconcepto-identidad-social/