09/25/2020

FE, CARIDAD Y ESPERANZA: EL CAMINO DEL MASÓN

Anuncios

PENSAMIENTOS EN TORNO A UNA DECISIÓN:

LA FE

La fe es el fundamento de la justicia, el aval de la buena voluntad y el principal soporte de la sociedad civil. Vivimos y caminamos gracias a la fe. Por ella tenemos una permanente conciencia de un Ser Supremo. Por la fe, si somos religiosos, tenemos acceso al trono de la gracia y somos purificados, aceptados y finalmente recibidos. Una fe real y sincera es la evidencia de cosas que no vemos más que en la sustancia de aquellas que esperamos. La fe nos llevará a aquellas moradas benditas en las que seremos eternamente felices junto a Dios, el GADU.

La fe, en el ámbito de la Orden, simboliza la posibilidad de alcanzar la iluminación masónica. El camino masónico del occidente al oriente no es fácil de seguir. Los peldaños en espiral para la Cámara del Medio son empinados y exigen que el escalador ascienda por la fe para alcanzar la Luz del Centro, con lo que se revela un amplio panorama. La sabiduría desciende sobre el masón fiel como un creciente resplandor que lo santifica. Un masón es fortalecido por un poder más grande que el de cualquier individuo y cuando cae la venda de sus ojos al atravesar la entrada, puede ver la hermosa tierra a lo lejos. La fe en alcanzar este panorama sostiene al masón durante su travesía.

LA ESPERANZA

La esperanza es el ancla del alma, segura e inmutable. Debemos confiar en que el GADU aliente nuestros esfuerzos y nos enseñe a disponer nuestros deseos dentro de los límites de sus más gloriosas promesas. Así el éxito siempre nos acompañará. Si creemos que algo es imposible, es por causa de la desesperación. Sin embargo, aquel que persevera en una causa justa al final superará todas las dificultades.

El ritual masónico dice que San Juan, uno de los santos patronos de la Masonería, enseña que “aquel que tiene esperanza en él se purifica, así como el Maestro al que recurre es puro”.

La esencia de la filosofía masónica es que todos los masones están buscando en su propia naturaleza con la instrucción apropiada, algo que han perdido y que por medio de su paciencia y diligencia esperan encontrarla. El conocimiento perdido está simbolizado por la Palabra Perdida y la esperanza ofrecida por la masonería es que puede ser hallada a través de la aplicación del arte masónico.

La esperanza simboliza nuestro deseo persistente de descubrir dentro de nosotros aquello que está perdido.

LA CARIDAD

Hermosa en sí misma, la caridad es el adorno que embellece nuestra profesión como masones. Es la mejor prueba y la evidencia más segura de la sinceridad de nuestras creencias. La benevolencia que se origina en la caridad divina, es un honor para el pueblo de la que mana, que la fomenta y la estima. Feliz es el hombre que ha sembrado en su pecho las semillas de la benevolencia. No envidia a su prójimo, no cree en ninguna historia que lo perjudique, olvida las ofensas de los hombres, y se empeña en borrarla de sus recuerdos. Entonces, hermanos, recordemos que somos masones libres y aceptados, siempre listos a escuchar a quien pida nuestra ayuda, y no apartemos nuestra mano generosa de aquel que la necesite.

La satisfacción de nuestros corazones recompensará nuestra labor, y la provisión de amor y caridad indudablemente la seguirá.

Se dice que un candidato masón iluminado debe alcanzar lo que en la filosofía oriental se conoce como conciencia universal cosmica, porque cuando se la experimenta, trasciende todo el sentido de espiritualidad, en el tiempo y el espacio.

Cuando el masón entra en este estado mental, la dicha y la paz superan todo conocimiento temporal. El masón es elevado a un estado de exaltación mental en que se funde en una unión bienaventurada con lo eterno. Una vez el masón ha experimentado esto, vive un sentimiento de compasión y entendimiento consciente con todos los seres vivos y sensibles. Este sentimiento adquiere la forma de caridad universal y amor ilimitado, que son los corolarios para percibir la unidad del cosmos como aprendiz, se le dice al masón que el logro de esta iluminación es la cima de la vinculación masónica una vez la alcance, vea que existe un universo dentro de sí mismo y fuera de él.

Él, como un microcosmos, resume y contiene todo lo que se manifiesta a su inteligencia temporal como el vasto espacio del universo que lo rodea con esta revelación, ¡Cómo puede dejar de practicar la caridad misma hacia sus prójimos?

Cuando un candidato masón avanza para convertirse en Maestro Masón, la posición de la escuadra y el compás cambia para mostrar ahora el compás con sus dos puntas descubiertas y separado de la escuadra. El Maestro Masón ahora ha experimentado la última prueba del Tercer Grado. Ha demostrado comprender que el honor, la lealtad y el autosacrificio pueden ser más importantes que la vida misma. Al adquirir este conocimiento, ha ampliado el alcance del entendimiento en su alma, la escuadra muestra cuánto ha trabajado para convertir su alma en un cubo perfecto, que puede ser sometido a prueba en cualquiera de sus esquinas, en lo que significa, por la escuadra que está separada. Además, el compás se encuentra libre para ayudarlo a buscar el centro místico equidistante de la circunferencia que marca el punto a partir del cual ningún masón puede extraviarse y caer en injusticias.

Bibliografía

Robert Lomas, Símbolos de la Masonería LBP, España, 2019.

TOMADO DE: https://rlmarcobonta.cl/fe-caridad-y-esperanza-el-camino-del-mason/