09/19/2020

Cúrcuma: tradición milenaria de la India para la buena salud del mundo

Anuncios

por Fanny Zapata1 comentario

La cúrcuma o turmerica es la raíz de una planta que crece en los trópicos y pertenece a la misma familia botánica del jengibre: las Zingiberáceas. Su designación formal es  Curcuma longa L. 

Conoce la raíz de cúrcuma: un regalo al paladar y a la salud

La planta proviene del sur de Asia, y se cultiva ampliamente al sur de China y en el occidente de la India, que es el principal país productor. Allí se encuentra la ciudad de la cúrcuma: Sangli, donde está el mercado de cúrcuma más grande del mundo.

De ella se fabrica una especie con el mismo nombre y un color amarillo anaranjado muy vivo, conocida también como azafrán de la India o azafrán asiático

Estos fueron los nombres que le dió el viajero Marco Polo, el primero en traer noticias de la planta a occidente, en 1282.

El azafrán de la India también forma parte del curry, condimento típico de la cocina hindú.

Pero eso no es todo, por sí misma, la planta se considera mágica, ya que además de su sabor, se sabe que posee cualidades terapéuticas, descubiertas desde hace mucho por la tradicional medicina ayurvédica.

Actualmente es utilizada en la industria de los alimentos como colorante natural y seguro, para teñir la piel y también textiles con el vívido color amarillo que la caracteriza. De hecho este fue el primer uso que se le dió.

El ingrediente activo principal de la raíz es la curcumina, parte del grupo de sustancias naturales que producen las plantas para su propia defensa, llamado polifenoles. También le proporciona a la raíz el matiz amarillo anaranjado.

La raíz de cúrcuma y su procesamiento

La planta de la cúrcuma rara vez se encuentra silvestre, ya que se la cultiva desde muy antiguo. Necesita temperaturas cálidas de entre 20 y 30 ºC, luz y terreno húmedo. Es una planta adaptable que se ha extendido por todas las regiones tropicales del mundo.

Con las condiciones adecuadas, se puede cultivar en casa, incluso en macetas, siempre y cuando tengan la profundidad adecuada para que la raíz crezca bien. 

La planta se reproduce mediante esquejes o brotes de la misma raíz que se deben sembrar en tierra húmeda, a la que debe llegar suficiente luz.

En la India se siembra entre abril y mayo. Al cabo de unos 9 meses, las hojas de la planta comienzan a marchitarse, es entonces cuando se cosecha la raíz, la cual se extrae de la tierra y se limpia, para luego trocearla. 

Las raíces están cubiertas de una capa delgada de color marrón y por dentro la pulpa es de color naranja brillante. Tienen un distintivo aroma muy agradable y ligeramente picante.

Después de trocearla sigue el proceso de curado, en el que la raíz se hierve y posteriormente se seca al sol o en hornos especialmente destinados para este propósito.

Cuando están secas, las raíces se pulverizan en grandes molinos para confeccionar la especie, que ya queda lista para usar.

Usos de la cúrcuma

Existen muchos estudios que avalan las propiedades de la cúrcuma como antioxidante, además de ser una especie reconocida en el ámbito gastronómico mundial.

En la cocina

Con la cúrcuma se puede, por ejemplo, condimentar aves, pescados, arroces, huevos, sopas, salsas y mucho más. También se puede consumir en infusiones de un sabor muy agradable.

Se utiliza tanto en polvo como fresca, aunque la preparación en polvo es muy práctica y durable. Conserva las propiedades originales de la raíz si el procesamiento fue adecuado. 

Los rizomas frescos también se conservan por largo tiempo en la parte más oscura y menos fría del refrigerador, procurando que no le llegue la humedad. Si se va a congelar, debe ser en porciones, de las cuales se saca la que se va a utilizar en el momento.

Cuando se manipule la raíz, hay que tener en cuenta que los dedos quedan manchados, así como los utensilios de madera. Si no se quiere terminar con los dedos amarillos -el color puede tardar un poco en desaparecer- entonces hay que emplear guantes.

Propiedades medicinales

Antioxidante

La curcumina es un polifenol, que la planta produce, entre otras cosas, para protegerse de los radicales libres, unas especies químicas sumamente reactivas y capaces de modificar las moléculas biológicamente importantes.

Las sustancias que evitan la proliferación de los radicales libres se llaman antioxidantes. La curcumina es un antioxidante muy efectivo, tanto como la vitamina C y la vitamina E.

Los radicales libres están muy relacionados con el proceso de envejecimiento. La cúrcuma, aún si solamente se ingiere, es muy recomendable igualmente para promover la salud de la piel.

Potencia el sistema inmune

La curcumina no solamente es antioxidante, sino que también promueve la producción de los antioxidantes naturales del organismo.

Es antiinflamatoria

La curcumina modera la producción de citoquinas, unas moléculas del sistema inmune que están relacionadas con los procesos inflamatorios. De allí que sea ampliamente recomendada cuando hay problemas de inflamación como artritis, por ejemplo.

En combinación con el jengibre es eficaz para aliviar los dolores postoperatorios y la osteoartritis.

Para aliviar problemas digestivos

La cúrcuma combinada con el jengibre es eficaz para mejorar la digestión y mitigar malestares tales como indigestiones, inflamación abdominal y flatulencias. 

También ayuda a agilizar la digestión, alivia la acidez y el reflujo, pues inhibe en cierta medida la producción excesiva de jugos gástricos. Por eso está muy indicada cuando se lleva un tratamiento con antibióticos o analgésicos.

  Anti estrés

El té de cúrcuma es efectivo para aliviar el estrés, la ansiedad y la irritabilidad. Esta propiedad, combinada con las anteriormente descritas, la hacen un remedio natural muy efectivo para quienes padecen del síndrome del intestino irritable y la enfermedad de Crohn.

Actúa sobre el metabolismo

Se han realizado algunos estudios en ratones de laboratorio para comprobar la acción de la curcumina en el metabolismo de las grasas

Los resultados son alentadores, por eso muchas personas utilizan la cúrcuma para adelgazar, acompañada por supuesto, de ejercicio regular y una dieta saludable.

También hay especialistas que sugieren que la cúrcuma es buena para reducir los niveles del azúcar en la sangre y aumentar la sensibilidad de las células ante la acción de la insulina.

Para el tratamiento de las heridas

El aceite esencial de cúrcuma, que se obtiene de la raíz por métodos de destilación, es muy bueno para acelerar la cicatrización de las heridas, ya actúa sobre las fibras de colágeno de la piel, además de tener la acción antioxidante ya descrita.

También se recomienda para humectar la piel, mitigar el acné, las quemaduras de sol, las picaduras de insectos y la psoriasis, además de reducir la incidencia de manchas en el cutis, usualmente en combinación con otros aceites naturales.

En cosmética capilar

Se puede utilizar la cúrcuma para teñir las canas temporalmente y darle reflejos al color natural del cabello. Hay muchas recetas en la red y a la hora de ponerlas en práctica es conveniente el uso de guantes para no manchar la piel.

Referencias

  1. Hernández, K. Caracterización y digestión gastrointestinal de cápsulas líquidas de curcumina (Curcuma longa L.). Recuperado de: uv.mx.
  2. Nutricioni. Cúrcuma: beneficios y usos más allá de la buena mesa. Recuperado de: nutricioni.com
  3. Wikipedia. Curcuma longa. Recuperado de: es.wikipedia.org.

Autora: Fanny Zapata, Redactora y Traductora en la Gran Familia de hermandadblanca.org

TOMADO DE: https://hermandadblanca.org/curcuma-tradicion-milenaria-de-la-india-para-la-buena-salud-del-mundo/