09/25/2020

Si puedes creerlo, entonces puedes crearlo

Anuncios

Una invitación a utilizar el poder depositado en uno.


Mientras vamos viviendo los primeros días del mes de elul, surgen preguntas esenciales: ¿Somos víctimas del destino? ¿Nuestra vida está determinada por la suerte? ¿Cómo es que la Providencia nos guía en la vida y hasta qué punto ello coarta nuestra libertad de elección? Estas preguntas me han inquietado desde pequeño y la verdad es que, en esta era de coronavirus, se han intensificado. La idea de ser víctima de un destino predeterminado o de la suerte pareciera una limitación casi antinatural al poder creativo y al propósito individual de cada uno. El hombre es un ser lleno de energía, capaz de expresar su autenticidad en distintos campos de la vida, los cuales debe dirigir al servicio íntegro del prójimo y de su Creador, ¿cómo podría el destino minimizar el poder de nuestro libre albedrío?

Una elección que puede hacer toda la diferencia

En el mundo del coaching se habla acerca del poder de la actitud.

La actitud es el mayor activo que una persona tiene en su vida, pero depende del uso que se le dé. La actitud puede ser el secreto del éxito de una persona o la causa de su fracaso. Una persona con actitud positiva hará frente a los desafíos de la vida con esperanza y confianza. Una persona con una actitud negativa perderá las oportunidades que la vida generosamente le brinde.

Winston Churchill dijo: «Un optimista ve las oportunidades que hay toda adversidad, mientras que un pesimista ve las adversidades que hay en toda oportunidad», muy cierto. Al final del día, la actitud es el punto de elección más básico de la persona.

Criaturas creadoras

En mi libro «Propósito» – El eje central de una vida apasionante, hablamos sobre el poder de la mente para manifestar en la vida el propósito individual de cada uno. Lo que nos atañe aquí es principalmente el enfoque judío sobre este tema, por tanto, vamos a analizar algunas enseñanzas de nuestros sabios acerca del verdadero poder que se alberga en nosotros.

El libro Néfesh HaJaím (1:7), escrito por el Rav Jaim de Volozhin (1749-1821), enseña:

“Y sólo a él (al hombre) se le otorgó el poder de la elección para inclinarse a sí mismo e inclinar a todos los mundos (o dimensiones espirituales) hacia el sentido que él desee”.

Este poderoso mensaje nos dice que cada persona, con sus acciones o inacciones, afecta todas las dimensiones de su propia vida y del mundo entero. ¡Absolutamente impresionante!

“Eso es lo que dijo el Rey David (Tehilim 121): ‘Hashem es tu sombra junto a tu derecha’; es decir, así como la sombra de un objeto refleja los movimientos de aquel objeto, de la misma manera (…) Él, Bendito sea Su Nombre, se conectará [con las acciones del hombre] para inclinar los mundos [espirituales] de acuerdo con los movimientos y las inclinaciones de los actos del hombre abajo”.

El Rey David deja claro que la realidad que vemos en nuestra vida es un reflejo que Dios proyecta en ella, como la forma de una sombra que proyecta un objeto, pero no por consecuencia de la suerte o el destino, sino de nuestros propios deseos, emociones y decisiones, tal como una sombra o un espejo. Resulta que, uno es el creador de su propia realidad.

Si puedes creerlo, puedes crearlo

El Rav Jaim Shmulevitz (1902-1979), en su obra Sijot Musar (Cap. 64) asegura que las creencias de una persona tienen el poder de otorgarle fuerza a ella misma e incluso a otra persona o a objetos físicos para crear circunstancias en el mundo material.

Cuando uno cree en una persona y confía en ella, le da fuerzas y le transfiere poder. Asimismo, cuando uno está convencido de que puede lograr algo, adquiere la fuerza y el poder para lograrlo, aunque aún no sepa exactamente cómo lo hará.

Anticipa tu éxito

Durante los años que el pueblo de Israel deambuló por el desierto, dedicaba su servicio espiritual en un santuario movible. Éste fue construido por todos los integrantes del pueblo. Pero sólo algunos se dedicaron a la construcción y confección del santuario. En la literatura judía se menciona con sorpresa que estas personas no tenían formación en orfebrería ni en bordado, sin embargo, su corazón se llenó de confianza y de orgullo por cumplir la voluntad de Dios; y precisamente esa actitud fue la causa de que se despertara en ellos la inteligencia necesaria para llevar a cabo su labor.

El Ramban (1194-1270) enfatiza esta idea: «Al enorgullecerse por el servicio a Dios, le fue concedida a estos artesanos la creatividad para la confección del santuario» (1). Este concepto, lejos de ser misticismo, es más bien una ley natural del mundo. Cuando uno tiene la fuerza de creer en algo, accede a un depósito de creatividad capaz de lograr lo que hasta ahora parecía imposible.

Es claro que hay muchos elementos de la vida que uno no decide: la época de la historia en la que vive, la familia en la que nació y su situación socioeconómica. Sin embargo, existe una inmensa responsabilidad acerca de qué hacer con ese perfil.

Hemos citado solo algunas fuentes, pero existen muchas enseñanzas dentro de la literatura judía que sostienen que las decisiones que uno toma, así como su flujo de pensamientos y palabras, moldean su propia actitud, pero además afectan de manera directa las circunstancias que lo rodean y los resultados que obtienen.

Querido lector, ¿Cómo crees que tu actitud puede darle forma a un escenario distinto en tu vida? Si la actitud tiene un poder tan grande ¿no valdría la pena intentar dirigirla hacia una vida de riqueza espiritual y material? ¡Seguro que sí!

¿Quieres Aprender a Enfocarte Tu Propósito de Vida y Blindarte Emocionalmente frente a Cualquier Desafío? Te invito a visitar mi Nuevo Curso Online: Blindaje emocional para una vida con propósito.


Dedicado por Victor Chocron en memoria de su abuela Flora Bat Rajel z»l.
En memoria de Oro Bat Esther y para la pronta recuperación de Yaacov Ben Sara.

Notas:

(1)  Shemot 35:21

FUENTE: https://www.aishlatino.com/e/cp/Si-puedes-creerlo-entonces-puedes-cre