09/26/2020

Bolivia con la ONU a cuesta

Anuncios

Está mas que evidenciado que tanto los organismo internacionales como las organizaciones no gubernamentales aparte de tratar de cumplir los objetivos para los que fueron constituidos son en muchas ocasiones desmesuradamente útiles en la promoción de  las agendas de sus funcionarios que pocas veces están exentos de intereses o influencias ideológicas o personales.   

Un ejemplo de estas críticas fueron las proferidas recientemente contra Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud, OMS, una agencia de la ONU,  quien fue  acusado por especialistas y gobiernos de no actuar adecuadamente en el control de la  propagación del Covid19 y de favorecer al gobierno de la República Popular China en sus actuaciones.    

Por otra parte, varios gobiernos latinoamericanos han criticado ciertas actividades de ONGs por favorecer abiertamente a grupos irregulares al cuestionar constantemente las acciones de los gobiernos y no hacer lo mismo contra las facciones que se le oponen, aunque estas  torturen, secuestren y asesinen como ocurría en Colombia.    

Es una realidad que gobiernos y partidos no democráticos han creado a través de los tiempos ONGs para adelantar su agenda. La extinta URSS y sus discípulos del “Castrismo”,  han sido muy fecundos en constituir organizaciones no gubernamentales para sus exclusivos beneficios políticos. En Cuba, las ONGs oficialistas son las correas de trasmisión más eficientes de los intereses del régimen, como se aprecia con la Central de Trabajadores, la Unión de Pioneros y la Federación de Mujeres Cubanas, en fin, una larga y oprobiosa lista.   

Bolivia, según una carta de ciudadanos de todos los estratos sociales del país, encabezados por el ex presidente Jaime Paz Zamora y dirigida a António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, la labor que desempeña el señor Jean Arnaut, enviado especial del organismo internacional, tiende a favorecer al ex gobernante Evo Morales y a su partido el Movimiento al Socialismo, MAS, porque según explican, este funcionario presiona para que se celebren elecciones a la mayor brevedad, cuando la situación por la pandemia es muy complicada.   

Para los firmantes no hay un ambiente sanitario en el país que garantice la salud de los votantes ante la pandemia del Covid 19 y es muy difícil para los candidatos a cualquier posición publica, hacer campaña electoral en las condiciones actuales. Arguyen  que durante los 14 años de mandato de Morales las únicas ideas y personalidades que han tenido exposición nacional son las del MÁS, porque  el ex presidente ejerció un férreo control sobre los medios de comunicación, incluida la publicidad política.   

El documento dirigido a Guterrez en su condición de Secretario General, recuerda que en noviembre del pasado año la OEA, luego de una profunda investigación determinó fraude en las elecciones a favor del presidente candidato Evo Morales, quien ante la denuncia renunció a su mandato dando paso a la sucesión dentro de un marco constitucional.    

La carta ahonda en recriminaciones contra  Arnaut al afirmar que éste obvia que el único candidato y único partido político con amplia presencia en todo el país es el  que auspicia Evo Morales y que representa al Movimiento al Socialismo. El documento denuncia a Jean Arnault por lo que califica de “exacerbada polarización y de atizar la situación nacional con un lenguaje radical».   

Por otra parte la carta señala un aspecto que se aprecia en la conducta de más de un organismo internacional y en varios medios de prensa que consiste  en supeditar la atención a los hechos, en base a la parcialidad de los intereses políticos e ideológicos, no a su importancia.   

La misiva  expone el trato asimétrico y discriminatorio de Naciones Unidas con Bolivia, planteando que 69 países, desde marzo a la fecha han postergado las elecciones hasta que “sea seguro” para la población acudir a las urnas y la entidad mundial no ha hecho declaraciones al respecto, aun mas, dice que se le “quiere imponer a Bolivia una ruta electoral en plena pandemia, mientras, que a Cuba, Nicaragua y Venezuela ni siquiera les piden elecciones, en tiempos normales”.

Cortesia de Pedro Corzo <pedroc1943@msn.com