09/21/2020

La convención de Trump despliega una estrategia crucial para luchar por los suburbios

Anuncios


Los mensajes conciliatorios de la Convención Nacional Republicana son un reconocimiento por parte de la campaña del presidente de que apelar a su base de derecha no será suficiente para ganar la reelección.

Por Jeremy W. PetersAnnie Karni y Nick Corasaniti

Read in English

Uno de los caminos más claros para la reelección del presidente Donald Trump consiste en recuperar los suburbios en un puñado de estados pendulares que se separaron del Partido Republicano en las elecciones intermedias de 2018. Y ese imperativo ha sido vívidamente evidente durante cada noche de la Convención Nacional Republicana, con oradores y videos que intentan reformular el historial divisivo de Trump que afectó al partido hace dos años.

Se han visto entusiastas tributos personales de mujeres, escenas de bromas amistosas entre Trump y personas inmigrantes, y una familia negra, además de historias de personas a las que el mandatario se acercó en momentos de desesperación. Si todas las convenciones políticas proyectan a sus candidatos de la mejor manera, la Convención Nacional Republicana ha hecho todo lo posible por ser brillante y soleada.

Pero también se trata de que la campaña del presidente reconoce que apelar a su base de simpatizantes de derecha no será suficiente para ganar la reelección, y que los votantes que lo han criticado después de tres años y medio no están respondiendo a una estrategia que opta por atacar a su oponente, Joe Biden, y a otros demócratas calificándolos como radicales y extremistas.

En vez de ataques sostenidos contra Biden, el miércoles por la noche incluyó los discursos personales de un trío de asesoras de Trump, quienes hablaron de sus propias experiencias con él y describieron una versión del presidente que rara vez se comenta en público, y les pidieron a los votantes que confíen en sus palabras.

“Muchas veces he visto, de primera mano, al presidente mientras consolaba y alentaba a un niño que ha perdido a su padre, a un padre que ha perdido a un hijo”, dijo Kellyanne Conway, asesora de la Casa Blanca que recientemente anunció que dejará su cargo. Kayleigh McEnany, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, contó que recibió una llamada personal de Trump después de someterse a una mastectomía preventiva. Lara Trump, nuera del presidente y asesora de la campaña, describió a la familia Trump como “cálida y cariñosa” y “con los pies en la tierra”.

El miércoles, los asesores de Trump dijeron que no tenían la intención de cambiar la opinión de la gente sobre el mandatario. Las opiniones de los votantes han sido notablemente insensibles a las buenas y malas noticias sobre el presidente, y han fluctuado poco desde que asumió el cargo. Sus colaboradores afirman que buscan recordarles a los votantes suburbanos las políticas que Trump ha impulsado —como otorgar la ciudadanía a los inmigrantes legales y reducir las duras leyes penales— para darles un aliciente cuando acudan a las urnas de votación en noviembre.

En 2016, las encuestas a boca de urna mostraron que Trump ganó en las zonas suburbanas, con números que oscilaban entre el 49 y 45 por ciento, lo que ayudó a compensar su profundo déficit entre los votantes de las ciudades. Para las elecciones intermedias de 2018, los demócratas se habían puesto al día: cada partido obtuvo el 49 por ciento de los votos emitidos en los suburbios durante las elecciones a la Cámara de ese año, según los sondeos a boca de urna.

Ahora, la aprobación de la gestión de Trump ha llegado a ser peor entre los habitantes de los suburbios, que entre las personas de las ciudades. Sesenta y uno por ciento de los votantes suburbanos desaprobaron su desempeño, mientras que solo el 38 por ciento lo aprobó, según una encuesta de Fox News divulgada este mes. Entre las mujeres de los suburbios, el índice de aprobación neta de Trump solo fue del 34 por ciento.

Rara vez, si es que ha sucedido en alguna ocasión, los asesores de imagen han logrado construir un andamiaje sobre las partes más defectuosas del historial de un candidato presidencial durante unas pocas noches de programación en horario estelar. Y ninguna campaña ha intentado esa hazaña con un candidato como Trump, cuya personalidad política se ha construido jugando con los temores de los blancos hacia las personas inmigrantes y las minorías, comenzando con su anuncio de campaña hace cinco años advirtiendo sobre los inmigrantes mexicanos: “Están trayendo drogas. Están trayendo crímenes. Son violadores”.

FUENTE: https://www.nytimes.com/es/2020/08/27/espanol/estados-unidos/trump-convencion-republicana.html