09/22/2020

ELIGE SER LA PERSONA QUE TENDRÁ UN BUEN DÍA

Anuncios

Pequeños detalles como no poder pagar la factura de la luz o no poder comprar una lavadora (cuando ves que alrededor todos tienen una) suelen desanimar un montón.

Pero yo he elegido ser la persona que tendrá un buen día. ¿Qué eliges tú?

Las circunstancias pueden ser difíciles, muy deprimentes. Pero ninguna persona las verá igual a otra.

Pon en tus zapatos a dos desconocidos

Dales un día de tu vida a dos personas diferentes. Ponlas ahí, a hacer lo que tú haces, a lidiar con los problemas más gordos que tengas.

Cada una hará su lectura de la situación, dependiendo de bastantes factores: su predisposición genética, sus experiencias previas, sus valores o su inclinación del momento.

Puedes poner a un cenizo en el día que tú creas que fue el más feliz de tu vida. ¿Y qué verá? Ceniza.

Verá que está en el ojo de huracán. Se sentirá desdichado, anticipando el desastre irremediable.

O dirá:

–  ¡¿Qué porquería de vida es esta?!

No me mires así. Ya te digo que, ante una misma situación, cada uno ve una cosa.

También puedes fijarte en la otra persona. A esa que colocas en una situación peliaguda de tu vida. Un fastidio de narices.

Recuerda uno de los últimos. ¿Lo tienes?

Suponiendo que se trate de una persona de ecuanimidad imperfecta, quizás suelte cuatro obscenidades juntas en el momento del impacto.

Pero, a continuación, respirará. Y se pondrá a pensar la manera de darle la vuelta al asunto.

Es más, conforme se oxigena y se tranquiliza, puede que se atreva a decidir que, pese al marrón, tendrá un buen día.

Porque sí. Porque las circunstancias son las que son. No puede cambiarlas. Pero puede elegir cómo mirarlas. Y puede elegir cuál va a ser su actitud hacia ellas.

Tal vez tenga limitaciones con esto. Quizás no le salga siempre perfectamente bien. O, quizás, sea arrastrado hacia el fango alguna vez.

Pero decidiendo e intentando tener un buen día, es como cabe la posibilidad de que tenga un buen día.

Si se deja empujar hacia abajo por lo que dictan las circunstancias o el resto de factores poco favorables, no tiene ninguna.

Entre el extremo cenizo y el ecuánime, hay cantidad de variantes. Elige la que más te convenza.

Yo, ya te digo, quiero ser la persona que decide que tendrá un buen día. Me salga bien… o no.

Fuente: https://tusbuenosmomentos.com/persona-tendra-un-buen-dia/

TOMADO DE: https://www.grandespymes.com.ar/2020/09/05/elige-ser-la-persona-que-tendra-un-buen-dia/