09/24/2020

Los demócratas mantienen a la nación como rehén

Anuncios

POR JOSH HAMMER06 de Septiembre de 2020 Actualizado: 06 de Septiembre de 2020Compartir

Mientras las ciudades de Estados Unidos literalmente se reducen a cenizas y los crímenes violentos alcanzan su nivel más alto en décadas, Joe Biden, el Partido Demócrata y sus apologistas de los medios se han unido en torno a su tema de conversación. “Esto está sucediendo en los Estados Unidos de Donald Trump”, gritan al unísono desde los puestos de mando de la alta sociedad.

Seamos francos: este es un tema de conversación ofensivamente estúpido. Los alborotadores y pandilleros en los Estados Unidos flotantes—los habitantes de los valles fluviales que a las élites de las dos costas les encanta odiar— pueden carecer de las normas sociales de vanguardia propias del SoHo o Haight-Ashbury, pero tienen sus propios ojos intactos. Y pueden ver tan bien como cualquier otra persona que el flagelo actual del salvajismo anárquico que destroza a los Estados Unidos urbanos y suburbanos parece ser el fenómeno exclusivo de las jurisdicciones izquierdistas controladas por el Partido Demócrata.

Ellos pueden ver tan bien como cualquier otra persona que los  líderes irresponsables a cargo de estas jurisdicciones a menudo desafían ruinosamente la ayuda federal, optando por el tipo de burla banal de que “¡el hombre naranja es malo!”, la cual es más adecuada para la ovación en Twitter que el tipo de diplomacia desinteresada que requiere una política adecuada. Y pueden ver tan bien como cualquier otra persona que ni un solo funcionario demócrata electo prominente ha condenado de manera inequívoca y enérgica a la coalición insurreccional de Antifa y Black Lives Matter que busca quemar la república en un gran acto de incendio civilizacional.

Ellos pueden ver que estos son, como dijo recientemente Matthew Peterson del Instituto Claremont, los disturbios del Partido Demócrata.

Pero Biden, la senadora Kamala Harris y los demócratas no se contentan con simplemente hacer que el pueblo estadounidense cuestione si pueden creer lo que ven sus propios ojos mentirosos. No se contentan con ser cómplices—a veces tácita y otras activamente— de la ruina calamitosa y asesina de grandes franjas de los corredores urbanos en Estados Unidos.

Más bien, a través del constante tartamudeo de su ridículo tema de conversación de “esto está sucediendo en los Estados Unidos de Trump”, los demócratas, los titiriteros de nuestra anarquía actual, están ofreciendo un quid pro quo al pueblo estadounidense: Esta violencia está sucediendo porque Trump es presidente, vota por nosotros y detendremos la violencia. La implicación no declarada pero notablemente clara es que el saqueo, los disturbios y la violencia continuarán si Trump es reelegido. Si Trump es reelegido, los titiriteros permitirán que los títeres de Antifa y BLM continúen con su rienda suelta, llevando a una nación dividida cada vez más cerca de un abismo letal.

Esta es una situación de rehenes. Los demócratas están tomando como rehén al pueblo estadounidense, apuntando con un arma en la cabeza, y lanzando una amenaza sutilmente encubierta de votar por ellos para detener el derramamiento de sangre, o de lo contrario la carnicería continuará a buen ritmo.

Este es un comportamiento extraordinariamente inmoral y completamente impropio de un partido político importante. Por desgracia, no es la primera vez que los dirigentes demócratas toman a la nación como rehén y amenazan con derramar sangre si no se salen con la suya. Me viene a la mente Fort Sumter.

Los demócratas pueden pensar que pueden engañar al pueblo estadounidense, engañándolos y haciéndoles creer que esos habitantes desconsolados que asaltan a los transeúntes y vandalizan los escaparates son neofascistas con gorras MAGA. Pero los demócratas se equivocan. El pueblo estadounidense simplemente no es tan crédulo, no es tan fácil de engañar ni tan fácil de timar. Ellos saben que la violencia está ocurriendo en bastiones que son progresistas desde hace décadas como Portland, Oregon y Seattle. Ellos saben que los líderes demócratas nacionales, como Biden y Harris, han fracasado en absoluto en condenar la fuente de Antifa y BLM de la barbarie actual. Ellos saben que estos mismos demócratas podrían suspender a sus chacales matones callejeros si quisieran hacerlo, y que el hecho de que no los cancelen contradice su deseo de que continúe el caos.

Lo que está en juego este noviembre es muy, muy alto. La elección es un referéndum sobre muchas cosas. Es un referéndum sobre si Estados Unidos es una nación sistemáticamente racista e irremediablemente defectuosa. Es un referéndum sobre la bondad y la justicia de la idea estadounidense. Y ahora podemos agregar uno más a la mezcla: es un referéndum sobre si los votantes estadounidenses son tan ofensivamente estúpidos como los demócratas parecen creer que son.

Josh Hammer, abogado constitucional de formación, es editor de opinión de Newsweek, colaborador de podcasts con BlazeTV, abogado del First Liberty Institute y columnista sindicado.

Qué es #BlackLivesMatter o BLM y cómo actúa este movimiento | Al descubierto

FUENTE: https://es.theepochtimes.com/los-democratas-mantienen-a-la-nacion-como-rehen_721805.html