DEPORTE

De práctica prohibida a arte marcial popular: así funciona el clan ninja de La Habana

Pochi nació en 1992 en Marianao, uno de los municipios más pobres de La Habana. Él es uno de los practicantes del Ninjtusu, un arte marcial milenario que cada día que pasa gana más adeptos en Cuba, a pesar de que por mucho tiempo su práctica estuvo prohibida por las autoridades de la Isla.

En el dojo, junto con su clan, Pochi entrena el Nin. Las rutinas físicas son fuertes, casi extremas, y no hacen distinción entre los expertos y los aprendices de ninjas. Darmar Soberón, el maestro del clan, sabe que muchos no podrán vencerla, pero no importa, pues están diseñadas para poner a prueba el espíritu y la valentía más que para comprobar quién tiene el físico más resistente.

Los ninjas fueron casi desconocidos en Cuba hasta bien entrado el siglo XX, hasta que un día comenzaron a llegar a la Isla películas en casetes Betamax los tutoriales del maestro japonés Maasaki Hatsumi enseñando ninjutsu.

Muchos de los que tuvieron la suerte de verlo quedaron impresionados con el arte marcial japonés y comenzaron a practicarlo a escondidas y de forma rudimentaria, pues se trataba de un deporte de combate ilegal.

El arte del ninjitsu llegó a Cuba introducido y enseñado de manera exclusiva para los militares.

Aunque los cuerpos de Seguridad del Estado, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional habían introducido la práctica del Ninjtusu en Cuba desde la década de 1970, fuera de las instituciones armadas su enseñanza y su práctica estaba totalmente prohibida.

El miedo a que proliferaran pandillas al estilo de los clanes ninjas era una paranoia demasiado fuerte entre las autoridades cubanas. Sobre todo después de que el llamado Período Especial resquebrajara la moral de la sociedad cubana.

Mas, como tras la persecución casi siempre llega la tolerancia y luego la aceptación, en 2003 los practicantes de ese arte marcial japonés pudieron abandonar las sombras y salir a la legalidad al constituirse la Asociación Cubana de Ninjutsu (ACN) bajo la cobertura de la Federación Nacional de Artes Marciales.

Curiosamente, la asociación no quedó adscrita al INDER, el organismo rector de los deportes en Cuba, sino al Ministerio de Justicia.

Los más fervientes miembros crean sus propias armas y, a veces, veneran al sensei

Mayra Calviño, una maestra de karate, que practicaba el Ninjutsu desde la época en que estaba completamente prohibido, quedó al frente de la ACN.

Ella fue, junto al maestro Darmar Soberón, quienes comenzaron a organizar la práctica del Ninjutsu en Cuba y alejar los prejuicios institucionales que pesaban sobre él.

Cuando Mayra murió en febrero de 2013 el maestro Darmar colocó una foto de ella en el dojo para honrarla por siempre y pasó a presidir la ACN.

Mas, pasado el furor inicial por los ninjas la práctica del Ninjutsu declinó en Cuba, hasta que el apoyo de la federación chilena la revitalizó y Darmar se hizo kaisho, es decir: maestro fundador.

El sueño de Pochi es convertirse en Soke (sucesor del sensei y heredero del clan). Sin embargo, como manda la tradición en la escuela de Darmar el Soke será quien él decida. Una vez tomada su decisión todo los kage (ninjas del clan) le jurarán fidelidad y respeto.

la fama del ninjutsu en Cuba se remonta al rompimiento de relaciones entre la Revolución y los Estados Unidos, en 1961

No importa que sea el más fuerte o el más débil, el más sabio o el más necio, el más flexible o el más terco; el Soke será quien decida el sensei y todos lo acatarán.

Un viejo séptimo Dan en taekwondo, Humberto, es el maestro de armas de la escuela. En las clases anima a los kages diciéndoles que ellos sí son ninjas de verdad, “como los de antes” porque su práctica nace de las carencias. Fuera de Cuba todos los aditamentos se compran, aquí hay que fabricarlos, lo que hace a la práctica del Ninjutsu en Cuba mucho más clásica.

El propio Humberto se ha especializado en elaborar sables y encarga las estrellas a herreros que conoce. Como todo en Cuba, ser un ninja exige inventiva.

FUENTE: https://www.cubacute.com/2020/09/19/de-practica-prohibida-a-arte-marcial-popular-asi-funciona-el-clan-ninja-de-la-habana/?fbclid=IwAR2A3NnrQjulpRdW5m77V5uHMdAcdJR-518dH2qiggrlpQ-ZQUUwPgRqB3A

Categorías:DEPORTE, SOCIEDAD, VARIOS

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .