ECONOMIA Y CORRUPCION

LA ZAFRA

Aquí el dedo del fanfarrón. El indignado dedo del gran dictador, señalando los campos que las manos esclavas tendrán que arañar […] Hay que cortar toda la caña sin dejar de aplaudir.

Reinaldo Arenas / Antes que anochezca

«Ser rico es malo», decía el insepulto. Siendo así, la pobreza sería una virtud, no un problema a resolver, por lo que en una nación relativamente próspera cabría atizar políticas destinadas a empobrecerla, a efectos de tensar la catadura moral de ese “hombre nuevo” que surgiría de la devastación.

Para tal labor, el innombrable y su sucesor se entregaron (y con ellos, el país) a la tutela de Fidel Castro,  el mismo que luego de llevar a Cuba a la ruina, dijera sin rubor que “el modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros“, el mismo que fracasó en sus desatinos visionarios, como bien escribiera Joaquín Villalobos al listar varios de ellos: «la vaca mágica “Ubre Blanca”, los planes arroceros, el plan fresa, las granjas de faisanes […], la producción de quesos que superaría a la de Francia, la zafra de los 10 millones de toneladas de azúcar». 

Ya en 1960 había confiscado ingenios y tierras cañeras. La consiguiente reducción de la producción condujo a Castro en 1970 a convertir a todo un pueblo en peones de trabajo forzado, a sembrar y tumbar caña, en frenesí frustrado hacia la extravagante meta. «Muchos se daban un machetazo en una pierna, se cortaban un dedo, hacían cualquier barbaridad con tal de no ir a aquel cañaveral», escribió Reinaldo Arenas. Hoy Cuba, otrora gran exportador de azúcar, apenas cosecha 1,3 millones de toneladas de azúcar, insuficientes para cubrir las necesidades de consumo de su población depauperada.

Esta historia tiene su correlato en Venezuela, luego de su vil subordinación a la isla. Copiando el ruinoso modelo, Venezuela al igual que Cuba ha matado su gallina de los huevos de oro. La producción petrolera, otrora nuestro principal rubro de exportación, ha caído a niveles ridículos por destrucción paulatina de la gran PDVSA del pasado. Un país que exportaba gasolina, hoy debe importarla.

Al igual que Cuba en 1960, en 2001 el gobierno “revolucionario” de Venezuela promulgó la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario e inició hacia 2003 las expropiaciones y confiscaciones. Me comenta Carlos Machado Allison, colega académico y autoridad en materia agroeconómica, que al violar los derechos de propiedad, «la incertidumbre hizo que muchos productores dejaran de invertir. Sufrimos un brutal atraso tecnológico […]. De más de 800 kg por habitante, en la actualidad apenas superamos los 350. En caña de azúcar, pollos y huevos, cítricos, maíz y arroz, los descensos han sido notables y su calidad se ha afectado. La demanda se ha desplomado por el abatimiento en la capacidad de compra, la inflación y la escasez de combustible».

Una vez destruido el aparato productivo de la nación por adhesión a las políticas primitivas de sus mentores cubanos, las propuestas del régimen no son otras que sembrar conucos, cultivar en balcones y asumir la agricultura urbana para alimentar a la población, en espejo de La Habana, donde tal política habría producido en 2013 alrededor de 6.700 toneladas de alimentos para casi 300.000 personas (apenas 61 gramos diarios por persona, equivalentes a dos hojas de lechuga o una cebolla pequeña).

Ya han comenzado a aplicar oficialmente esa política: hace pocos días, el Consejo Directivo del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, en comunicación CD-0146/1658/2020 a los Jefes de Centro, informa que «ha acordado el uso y provecho de los terrenos del IVIC para la creación de huertos en espacios aptos con fines productivos […]. El espíritu de esta decisión está orientado a producir alimentos para el consumo de los residentes del IVIC, con el propósito de modificar gradualmente la cultura consumista que caracteriza a nuestro medio».

La respuesta de los investigadores del IVIC no se ha hecho esperar. En carta fechada el 24/09/2020 hacemos notar el cinismo de invocar una «cultura consumista» como pecado a enmendar (¡ah, la moralina marxista!) en un personal que en su gran mayoría gana a duras penas entre 4 y 20 dólares mensuales para mal vivir, una fracción irrisoria de la canasta básica alimentaria que ya en julio de 2020 sobrepasaba los US$ 277 ó 185 salarios mínimos.

Nuestro reclamo al Consejo Directivo abunda en detalles técnicos. No obstante, obvia el aspecto ideológico detrás de la carta de las autoridades, no otro que el de la zafra cubana de 1970: una vez empobrecidos, sojuzgarnos y sumirnos en una agricultura preindustrial, primitiva, que nos mantendrá tan ocupados en producir una lastimosa cosecha, que no habrá tiempo para conquistar una vida más llevadera en libertad y democracia, en esa sociedad propia del siglo XXI del conocimiento a la que tenemos derecho.

Ese y no otro es el propósito: el vasallaje del pueblo a un sistema retrógrado que perpetúe la dictadura. Está en nosotros no permitirlo.

Dra. Gioconda Cunto de San Blas

Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales,

Individuo de Número, Sillón XX

Caracas, Venezuela

acfiman.org

Twitter: @daVinci1412

giocondasanblas.blogspot.com

——————–

“No busquemos satisfacer nuestra sed de libertad bebiendo de la copa de la amargura y el odio” Martin Luther King

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .