CIENCIA Y PARASICOLOGIA

Las reinas de India que promocionaron la primera vacuna del mundo

Cuando Devajammani llegó a la corte real de Mysore en 1805 fue para casarse con Krishnaraja Wadiyar III. Ambos tenían 12 años de edad y él era el nuevo gobernante del reino del sur de la India.

Pero Devajammani pronto fue reclutada para una causa más trascendental: publicitar y promover la vacuna contra la viruela.

Y su papel involuntario quedó reflejado en una pintura encargada por la Compañía de las Indias Orientales para “fomentar la participación en el programa de vacunación”, según el Dr. Nigel Chancellor, historiador de la Universidad de Cambridge.https://5fdbb9e3b32e74cc23457f9f43663392.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

La cura para la viruela era muy nueva, había sido descubierta solo seis años antes por Edward Jenner, un médico inglés, y enfrentó sospechas y resistencia en la India, sobre todo porque era promovida por los británicos, cuyo poder estaba aumentando a principios del siglo XIX.

Los británicos, no obstante, no renunciaron a su gran plan para inocular a los indios: justificaron el costo y el esfuerzo de salvar “numerosas vidas, que anualmente han sido un sacrificio” al virus con la promesa de “mayores recursos derivados de una población abundante”.

Lo que siguió fue una hábil combinación de política, poder y persuasión de la Compañía de las Indias Orientales para introducir la primera vacuna del mundo en India, su principal proyecto colonial.

Involucró a cirujanos británicos, vacunadores indios, jefes de compañías intrigantes y miembros de la realeza amistosos, ninguno más que los Wadiyars, en deuda con los británicos que los habían devuelto al trono después de más de 30 años de exilio.

Las mujeres en la pintura

Para Chancellor, esta pintura, que data de alrededor de 1805, no es solo un registro de la vacunación de la reina, sino también una ventana a cómo se desarrolló el esfuerzo británico.

El retrato, una interpretación deslumbrante en óleo sobre lienzo, se ofreció a la venta por última vez a través de la casa de subastas Sotheby’s en 2007. Sus sujetos eran desconocidos, y se pensaba que eran bailarinas o cortesanas, hasta que Chancellor lo encontró.https://5fdbb9e3b32e74cc23457f9f43663392.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

“Inmediatamente intuí que eso era errado”, señaló.

Identificó a la mujer de la derecha en la pintura como Devajammani, la reina más joven.

Señaló además que su sari normalmente habría cubierto su brazo izquierdo, pero lo dejó expuesto para señalar el lugar donde había sido vacunada “con una mínima pérdida de dignidad”.

Cree además que la mujer de la izquierda es la primera esposa del rey, también llamada Devajammani.https://5fdbb9e3b32e74cc23457f9f43663392.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

La marcada decoloración debajo de su nariz y alrededor de su boca es consistente con una exposición controlada al virus de la viruela, dijo Chancellor.

Hickey painting

Chancellor citó detalles para respaldar su teoría, que se publicó por primera vez en un artículo en 2001.

Por un lado, la fecha de la pintura coincide con las fechas de la boda del rey Wadiyar y los registros judiciales de julio de 1806, anunciando que la vacunación de Devjammmani tuvo una “influencia saludable” en personas que se acercaron a vacunarse.

La segunda razón que llevó a Chancellor a sospechar de que se trataba de miembros de la realeza y no bailarinas es que, como experto en la historia de Mysore, está seguro de que los “brazaletes de oro pesados ​​en las mangas” y “los tocados magníficos” son característicos de las reinas de Wadiyar.https://5fdbb9e3b32e74cc23457f9f43663392.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Además, el artista, Thomas Hickey, había pintado anteriormente a los Wadiyars y a otros miembros de la corte.

Y lo más importante, escribió, es el “atractivo candor” con el que atraen al espectador.

Que un grupo de mujeres reales medio sonrientes hubieran adoptado una pose informal para un pintor europeo habría sido lo suficientemente raro como para incomodar a los espectadores. Y los Wadiyars no se habrían arriesgado a un escándalo por un retrato corriente.https://5fdbb9e3b32e74cc23457f9f43663392.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Pero, ¿y si fue quid pro quo?

Era una época embriagadora para la Compañía de las Indias Orientales.

En 1799, había derrotado a uno de sus últimos grandes enemigos, el gobernante de Mysore, Tipu Sultan, y puesto a los Wadiyars en su lugar. Pero el dominio británico aún no estaba asegurado.

Fue por eso que, según Chancellor, William Bentick, el gobernador de Madrás (ahora Chennai) aprovechó la oportunidad política para combatir una enfermedad mortal.https://5fdbb9e3b32e74cc23457f9f43663392.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Y los británicos estaban interesados ​​en llevar la vacuna a India para “proteger a la población de expatriados“, añade el profesor Michael Bennett, un historiador que documentó el arduo viaje de la vacuna a India en su libro “Guerra contra la viruela”.

En India, las infecciones por viruela fueron altas y las muertes, comunes: los síntomas incluían fiebre, dolor y malestar severo mientras las pústulas estallaban en la cara y el cuerpo.

Los que sobrevivían a menudo quedaban marcados de por vida.https://5fdbb9e3b32e74cc23457f9f43663392.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Durante siglos, había sido tratada con variolación, acompañada de rituales religiosos.

Los hindúes lo interpretaban como una señal de la ira de Mariamma o Sitala, la diosa de la viruela, y buscaban aplacarla.

Pintura de Sheetala Devi
Los hindúes adoraban a la diosa de la viruela Sheetala Devi.

Así que la llegada de una vacuna, que consistía en el virus de la viruela de ganado, no fue bienvenida. Y los varioladores brahmanes, o “tikadars“, resintieron el nuevo procedimiento que amenazaba su sustento.

La principal preocupación era la contaminación de un hijo sano con una enfermedad del ganado“, explicó el profesor Bennett.

“¿Cómo se traduce viruela de ganado? Para ello trajeron a eruditos sánscritos y terminaron usando términos que los lugareños habrían usado para enfermedades mucho peores. Y hubo alarma de que la viruela de ganado podría devastar sus reses”.

Había otro gran problema: la forma más eficaz de vacunar era hacerlo “brazo a brazo”. Con este método, la primera persona sería vacunada untando la vacuna en su brazo con una aguja o una lanceta. Una semana después, cuando se desarrollaba una pústula de viruela de ganado en ese lugar, un médico la cortaba y transfería el pus al brazo de otra persona.

A veces, la linfa del brazo de un paciente se secaba y se sellaba entre placas de vidrio para transportarla a otro lugar, pero por lo general no sobrevivía al viaje.

Las lancetas que se utilizaron en el siglo XIX para vacunar contra la viruela.
Las lancetas se utilizaron en el siglo XIX para vacunar contra la viruela.

De cualquier manera, la vacuna pasaba por cuerpos de todas las razas, religiones, castas y géneros, y eso iba en contra de las nociones hindúes inflexibles de pureza.

¿Qué mejor manera de superar estos miedos que contar con la ayuda de la realeza hindú, cuyo poder estaba ligado a sus linajes?

El periplo de la vacuna

El viaje de la vacuna a la reina de Wadiyar probablemente comenzó, al menos en India, con la hija de tres años de un sirviente británico llamada Anna Dusthall.

A partir de la primavera de 1800, la vacuna se trató de transportar por barco desde Reino Unido en forma de muestras de linfa secas o mediante “mensajeros de vacunas”, una cadena humana de personas que se inoculaban brazo a brazo para mantener la vacuna en viva durante el viaje. Pero ninguna de esas vacunas sirvió una vez que llegaron a India.https://5fdbb9e3b32e74cc23457f9f43663392.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Después de varios intentos fallidos, la materia seca de la vacuna fue sellada entre placas de vidrio y entregada con éxito desde Viena a Bagdad en marzo de 1802.

Luego se utilizó para vacunar a un niño armenio y la linfa de su brazo se llevó a Basora, en Irak, donde el cirujano de India Company estableció un suministro de brazo a brazo que se envió a Bombay (ahora Mumbai).

Caricatura hecha por los que estaban en contra de la vacuna
En Europa también hubo oposición a la vacuna.

El 14 de junio de 1802, Anna Dusthall se convirtió en la primera persona en ser vacunada con éxito contra la viruela en India. Poco más se sabe de ella, salvo que estaba “de muy buen humor”, según las notas del médico que la vacunó.

“Sabemos que todas las vacunas en el subcontinente provienen de esta niña“, dijo Bennett.https://5fdbb9e3b32e74cc23457f9f43663392.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

La semana siguiente, otros cinco niños en Bombay fueron vacunados con pus del brazo de Dusthall. Desde allí, la vacuna viajó, la mayoría de las veces de brazo a brazo, a lo largo y ancho de India a varias bases británicas: Hyderabad, Cochin, Tellicherry, Chingleput, Madras y, finalmente, a la corte real de Mysore.

Los británicos no siempre registraron los nombres de las personas que mantuvieron el suministro, pero notaron que pasó por muchos “cuerpos no excepcionales“: hay menciones de tres niños “mestizos” que restablecieron el suministro en Madrás, y un niño malayo que transportó la vacuna a Calcuta (Kolkata).

Ilustración de la Guerra Anglo-Mysore en 1799
El poder británico creció rápidamente después de la muerte de Tipu Sultan en la Guerra Anglo-Mysore en 1799.

Hay informes de que otros miembros de la realeza estaban siendo vacunados pero ninguno lo conmemoró en un retrato.

La mujer de en medio

El mérito de esa politiquería, según Chancellor, es de la abuela del rey, Lakshmi Ammani, que había perdido a su marido a causa de la viruela. Él cree que ella es la mujer en medio del retrato, reforzando el sello de aprobación de Wadiyar para la vacuna.

El “rostro ovalado y los ojos enormes” son típicos de la familia, agrega.

Chancellor dice que la pintura fue posible porque ella estaba a cargo: el rey era demasiado joven para objetar y las reinas eran demasiado jóvenes para negarse.

La campaña continuó a medida que la gente se dio cuenta de los beneficios del procedimiento y muchos tikadars pasaron de la variolación a la vacunación. En 1807, estimó Bennett, se habían administrado más de un millón de dosis de vacuna.

Finalmente, la pintura regresó a Inglaterra y desapareció de la vista del público.

No resurgió hasta 1991, cuando Chancellor la vio en una exposición y rescató a las mujeres de la oscuridad, dándoles su lugar en una de las primeras campañas de inmunización del mundo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

FUENTE: https://laopinion.com/2020/10/04/las-reinas-de-india-que-promocionaron-la-primera-vacuna-del-mundo/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .