EDUCACION E HISTORIA

8 Mitos Sobre La Demencia Que Tenemos Que Evitar

La demencia es un síndrome peligroso que puede obstaculizar gravemente la vida. Lo preocupante es que la enfermedad se ha extendido a un ritmo alarmante por todo el mundo. En la actualidad, alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo padecen demencia y cada año se producen cerca de 10 millones de casos nuevos. Por lo tanto, todavía se necesita mucha conciencia y comprensión de la afección.

Algunos de los síntomas comunes de la demencia ahora son bien conocidos: deterioro de la función cognitiva, un efecto severo de la enfermedad en la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. Sin embargo, aún necesitamos comprender mejor el síndrome, ya que existen muchos mitos relacionados con él. Hoy, veremos algunos de los mitos comunes que rodean la demencia que deben ser disipados. Separemos la realidad de la ficción.

  1. La demencia es inevitable con la edad

Este es quizás el mito más común asociado con la demencia. Generalmente tendemos a asumir que la demencia es inevitable con la edad. Sin embargo, esto no es cierto y la demencia no es una parte normal del envejecimiento. Según el último informe de la Asociación de Alzheimer, la enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia, afecta al 3% de las personas de 65 a 74 años en los EE. UU.

Esto significa que la gran mayoría no desarrolla demencia en su forma más común. Sin embargo, esto no quiere decir que la demencia deba tomarse a la ligera. El punto es que no deberíamos aceptar automáticamente que la condición no se puede evitar con la edad.

  • La demencia y la enfermedad de Alzheimer son lo mismo

Ahora, este es un mito que realmente necesita ser disipado. Si bien la demencia y la enfermedad de Alzheimer están estrechamente relacionados, sus nombres no son intercambiables. El Alzheimer es un tipo de demencia responsable de casi el 60 al 80% de todos los casos de demencia. Además, no muchas personas saben que también existen otras formas de demencia: la demencia frontotemporal (FTD), la demencia vascular, la demencia mixta y la demencia con cuerpos de Lewy, entre otras.

Es importante comprender aquí que la demencia es un término general para un grupo particular de síntomas. El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento define la demencia como “la pérdida del funcionamiento cognitivo (pensar, recordar y razonar) y de las habilidades conductuales hasta el punto de que interfiere con la vida y las actividades diarias de una persona”. Si bien las demencias comparten algunas características específicas, cada tipo tiene una patología fundamental separada.

  • La demencia no es fatal

La mayoría de las personas ven la demencia como una enfermedad triste, dura y deprimente, pero no muchos la consideramos fatal. Desafortunadamente, el hecho es que la demencia puede ser fatal. Un estudio reciente, publicado en JAMA Neurology, afirma que “aproximadamente el 13,6% de las muertes fueron atribuibles a la demencia durante el período 2000-2009”. Los autores, después de examinar a 7.342 adultos mayores, concluyeron que la demencia no se había informado significativamente como causa de muerte, especialmente en los casos en los que el síndrome debería haberse registrado como la causa principal.

  • La demencia solo afecta a las personas mayores

La vejez es, por supuesto, un factor de riesgo de demencia. Sin embargo, sería incorrecto tener la ilusión de que la demencia afecta solo a las personas mayores. La demencia también afecta a los adultos más jóvenes, aunque en casos raros. De hecho, personas tan jóvenes como de 30 años han sido identificadas con la enfermedad.

Un estudio de 2017 publicado en el European Journal of Neurology encontró que entre 38 y 260 personas de cada 100,000 personas experimentan la aparición de la demencia entre los 30 y 64 años de edad. Además, en el grupo de edad de 55 a 64 años, esto aumenta a cerca de 420 personas de cada 100.000. Los expertos en salud dicen que muchas de las cosas que hacemos en nuestros años de formación pueden influir en el desarrollo de la demencia. Se necesita más investigación a este respecto.

Algunos de los tipos comunes de demencia que afectan a los adultos más jóvenes son la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular, la demencia frontotemporal y el síndrome de Korsakoff.

  • La demencia es genética

Otro mito común asociado con la demencia es que es genética. Muchos creen que si alguien de la familia ha sido diagnosticado con demencia, los demás tienen la garantía de desarrollar la enfermedad más adelante en la vida. Eso es falso.

Algunas formas de demencia tienen un elemento genético, pero la mayoría de los casos no tienen un vínculo genético fuerte. Más que factores genéticos, el factor de riesgo más importante de demencia es la edad.

6. Las vitaminas y los suplementos pueden prevenir la demencia

 La idea de desarrollar demencia puede ser una perspectiva aterradora. Para prevenir o reducir el riesgo de la afección, muchas personas también toman vitaminas o suplementos minerales. Sin embargo, hasta la fecha no hay evidencia de que las vitaminas puedan prevenir la demencia. Una revisión de 2018 realizada por la Biblioteca Cochrane tuvo como objetivo explorar esta pregunta. Los investigadores tomaron datos de más de 83,000 participantes en 28 estudios incluidos.

El análisis afirma que: “No encontramos evidencia de que ninguna estrategia de suplementación de vitaminas o minerales para adultos cognitivamente sanos en la mediana o avanzada edad tenga un efecto significativo sobre el deterioro cognitivo o la demencia, aunque la evidencia no permite conclusiones definitivas”.

7. La pérdida de memoria es siempre un signo de demencia.

Si conoces a alguien que está experimentando problemas de pérdida de memoria, ¿eso significa que tiene demencia? No necesariamente. Si bien la pérdida de memoria puede ser un síntoma temprano de la demencia, no siempre indica el comienzo de la afección. Los problemas de memoria son generalmente un signo temprano de la enfermedad de Alzheimer, pero no para todas las formas de demencia. Algunos de los primeros signos y síntomas de la demencia frontotemporal, por ejemplo, son las dificultades del lenguaje, el comportamiento obsesivo y los cambios de humor y personalidad.

Además, recuerda que la memoria humana es impredecible. Todos tendemos a olvidar cosas de vez en cuando. Sin embargo, si tu, o alguien que conoces, experimenta una pérdida regular de memoria, sería mejor que consulte a su médico.

8. La demencia marca el final de una vida plena

Uno de los mayores temores asociados con la demencia es que una vez que la padeces, no puedes llevar una vida significativa. De hecho, muchos asumen que una vez que se les diagnostica demencia, ni siquiera pueden salir a caminar solos. Los expertos en salud, sin embargo, dicen que esto no es cierto.

FUENTE: https://www.todo-mail.com/content.aspx?emailid=20543tps://www.todo-mail.com/content.aspx?emailid=20543

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .