MASONERIA

MASONERIA; LA MUERTE SIMBÓLICA

AUTOR: Raquel Ofelia Barceló Quintal

Universidad Autónoma de Hidalgo

 Introducción

La iniciación es el rito de paso que una persona debe efectuar para ser admitido en una comunidad; implica una serie de desafíos que ponen a prueba al iniciando, y en el caso de la masonería es la adquisición de un conocimiento especializado, esotérico. El concepto etnológico de “rito de paso” fue introducido en 1909 por el antropólogo francés Arnold van Gennep, antes de esa fecha era conocido como “rito de iniciación”. Para G. Balandier, la iniciación es una muerte simbólica en la que se renace en una especie de plenitud [Balandier, 1972]. A menudo se concibe como una muerte simbólica donde el no iniciado debe morir y renacer con una nueva identidad que permite a los demás iniciados reconocerlo como un igual. De forma inversa, la iniciación trae siempre una muerte seguida de la resurrección, ritualmente jugados y representados colectivamente.

En la masonería un Rito es el conjunto de reglas o preceptos con los cuales se practican las ceremonias y se confieren o se comunican los signos, toques, palabras y todas las demás instrucciones secretas de los grados masones. Pero en general, la masonería da este nombre no sólo al conjunto de reglas, ceremonias e instituciones propias de cada uno de los diversos grados pertenecientes a un mismo sistema, orden o agrupación particular, sino que también denomina con el nombre de rito al gobierno masónico, es decir a los altos cuerpos que dirigen y administran la masonería en cada país [Frau Abrines, 1995:146][i].

 La masonería consiste en el perfeccionamiento del individuo, en la dirección de la humanidad hacia el camino perfecto y el armónico desenvolvimiento [Lennhoff, 1978:21]. De ahí que en cada crecimiento del masón se celebren varios rituales hasta alcanzar la perfección. Éstos rituales no son idénticos y el número de ascensos en la jerarquía o grados también varía. Los Ritos son dirigidos y administrados en cada país, con completa independencia y separación unos de otros, por un Cuerpo Superior compuesto por cierto número de diputados elegidos por todas las logias que profesan. Estos cuerpos, nombrados Supremos Consejos, Grandes Colegios o Consistorios, asumen el poder supremo en lo concerniente al dogma y la legislación. Todo Rito reconocido es autónomo e independiente, y la autoridad reconocida para cada uno es la única que tiene derecho de constituir masones, promulgar decretos para el mismo y conferir grados de su jerarquía.

A cada grado o jerarquía que asciende el masón le corresponde un ritual que varía según el rito. La Gran Logia Unida de Inglaterra, por ejemplo nace con tres grados básicos: aprendiz, peón (o compañero) y maestro; en algunos países tienen grados complementarios, como el grado del Arco Real, grado complementario del maestro o el grado “Mark Maste” que complementa al de peón. Otro rito largamente difundido es el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, dividido en 33 grados. El rito Escocés Rectificado tiene siete; existe un rito francés mucho más simplificado y escaso de grados, y ritos más complejos como los de la masonería egipcia (el Rito de Memphis tiene 92 grados y el de Misraím 90). Los grados tradicionales llamados también simbólicos o fun1. Para diferenciar estas dos acepciones se usará la palabra rito (con minúscula) cuando se refiera a los diversos actos ceremoniales de iniciación (como el rito de despojar de metales al iniciado) o de desarrollo de los trabajos dentro de la Logia, cuyo formalismo está regulado según su finalidad iniciática. Y Rito (con mayúscula) cuando se refiera al gobierno masónico, como una presentación particular de la Francmasonería para distinguirse de los otros. Existen en la masonería: el Rito Escocés Rectificado, el Rito de Emulación, el Rito de Perfección, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el Rito de Misraím, el Rito de York, el Rito Francés, el Rito Sueco, etcétera. Según el Diccionario Universal de la Francmasonería, de Daniel Ligou reconoce 154 Ritos masónicos. Ritos de paso La iniciación, un rito de paso en la masonería: La muerte simbólica 187 damentales, que constituyen la base o escencia de la masonería, los tienen todos los ritos. Éstos son el aprendiz, albañil u obrero; el compañero, oficial o constructor; y el maestro, patrón o arquitecto.

En este trabajo sólo abordaremos el rito de iniciación que debe efectuar toda persona para ser admitida a una logia. El rito de iniciación es un rito de paso porque implica una serie de desafíos que ponen a prueba la idoneidad del iniciando, en especial su valor, así como la adquisición de un conocimiento especializado. Este rito es concebido como una muerte simbólica: el no iniciado debe morir y renacer con una nueva identidad que permite que los demás iniciados lo reconozcan como un igual, es decir, es una muerte representada que implica un renacimiento actualizado por el grupo. Por lo tanto se insiste en las diferencias fácticas e intencionales que separan a la iniciación y a la muerte física.

El rito de iniciación en la masonería ha variado con el tiempo y existe un cierto número de elementos o símbolos que son dominantes o recurrentes en un ciclo de rituales y otros, que llamaremos instrumentales, que cobran sentido en el contexto del ritual. Se entiende por símbolo a la unidad más pequeña del ritual que todavía conserva las propiedades específicas de la conducta ritual, es la unidad última de estructura específica en un contexto ritual [Turner, 1980:21]. Los símbolos en la iniciación masónica son objetos, actividades, relaciones, acontecimientos, gestos y unidades espaciales en un contexto ritual.

Los símbolos que comparten los diferentes Ritos Masónicos o que son reincidentes en el sistema o estructura de rituales de un mismo Rito, son considerados dominantes; por ejemplo: el Gabinete de Reflexión o espacio donde el postulante abandona el mundo profano, posee un alto grado de consistencia y constancia a través del sistema simbólico total. Un ejemplo de símbolo instrumental es la forma en la que se presenta el postulante ante la Logia para ser aceptado.

El rito de iniciación es una celebración ritual como fase específica del proceso social masónico por el que el postulante llega a ajustarse a sus cambios internos y a adaptarse al medio masónico. En esta perspectiva, el símbolo ritual se convierte en un factor de la acción social, una fuerza positiva en un campo de actividad; viene a asociarse a los intereses, propósitos, fines y medios, tanto si éstos están explícitamente formulados como si han de inferirse a partir de la conducta observada.

Siguiendo a Van Gennep, el padre del análisis procesual formal, se analizó la “iniciación” del candidato a masón en tres fases del paso: separación, margen y reagregación por la que un individuo pasa de un estatus culturalmente definido a otro [Gennep, 1960]. De acuerdo con la clasificación que hace Victor Turner de los rituales, la “iniciación” masónica es un ritual de elevación de estatus en la que el sujeto o novicio del ritual es transferido de forma irreversible de una posición inferior a otra superior en un sistema en el que tales posiciones se hallan institucionalizadas [Turner, 1988:171]. Este tipo de rituales se caracterizan por su liminidad y su colectividad.

 En la masonería la palabra “iniciación” aparece por primera vez en 1801 haciéndose oficial en las Constituciones del Gran Oriente de Francia a partir de 1826 [Martínez, 2005:67]. Según la mayoría de los autores, la iniciación masónica presenta dos aspectos: el rito en sí mismo y la experiencia personal de orden espiritual que es donde reside el famoso secreto de la incomunicabilidad. Algunos masones consideran que la iniciación no es la huella que pueda dejar el ritual en el imaginario de quien la recibe sino la experiencia en sí [Wilmshurts, 1932; Baylot, 1972]. A continuación tocaremos los siguientes aspectos del rito de paso: 1) como un acto de colectividad que toma conciencia de sí misma y refuerza su vitalidad; 2) la iniciación como muerte que conduce a un simulacro representado ritualmente; 3) la descripción y análisis de la estructura y las propiedades de los símbolos; y 4) el paso de la muerte representada a la muerte trascendida; es decir, el volver a nacer o renacimiento.


[i] Para diferenciar estas dos acepciones se usará la palabra rito (con minúscula) cuando se refiera a los diversos actos ceremoniales de iniciación (como el rito de despojar de metales al iniciado) o de desarrollo de los trabajos dentro de la Logia, cuyo formalismo está regulado según su finalidad iniciática. Y Rito (con mayúscula) cuando se refiera al gobierno masónico, como una presentación particular de la Francmasonería para distinguirse de los otros. Existen en la masonería: el Rito Escocés Rectificado, el Rito de Emulación, el Rito de Perfección, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el Rito de Misraím, el Rito de York, el Rito Francés, el Rito Sueco, etcétera. Según el Diccionario Universal de la Francmasonería, de Daniel Ligou reconoce 154 Ritos masónicos

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .