POLITICA E INMIGRACION

El riesgo de una sociedad sin esperanza

CRISTINA SEN 11/10/2020 06:00 | Actualizado a 11/10/2020 11:07

Pasó el confinamiento duro, la desescalada y el verano se esfumó de la mano de la segunda ola o como cada político o científico la denomine. Ha llegado el otoño y la sociedad se encuentra en un escenario socioeconómico y personal como mínimo arduo y de duración imprevisible. No es que no haya un liderazgo político, tampoco lo hay moral o científico. Y el gran problema para una sociedad es la falta de esperanza.

En estos momentos, indica Francesc Torralba, director de la Càtedra Ethos (Universitat Ramon Llull), la sociedad está en un momento de resignación. Una resignación que conlleva “amargura, encogimiento” y que no significa aceptación. A esta resignación, subraya el profesor, se la añade un cansancio moral y también físico. Sobre todo en algunos colectivos como los sanitarios, educadores o aquellas personas que más están y han estado sufriendo esta crisis.

La sociedad está en un momento de resignación que conlleva amargura y encogimiento, señala el filósofo Torralba

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) daba cuenta hace pocos días de este malestar social, con síntomas de agotamiento tal como daba cuenta este diario. Y el estudio reflejaba el importante aumento de la preocupación de la ciudadanía al ser preguntados por el binomio salud-economía. Imma Armadans, directora del Máster de Mediación de Conflictos (Universitat de Barcelona), explica que la sociedad está en baja forma y con un nivel de energía escaso.

Se configura así, explica, un momento crítico sin que nadie esté llevando el timón, ni en el plano político ni en el social. Y los momentos críticos pueden convertirse en conflictivos. Con una crisis sanitaria y económica cuya duración no se puede prever, Armadans estima que al igual que sucedió durante la crisis del 2008, se asoma también el riesgo de la desafección política.

Armandans indica que el momento es crítico, y nadie lleva el timón en el ámbito social y político

Los mensajes políticos que en estas situaciones de dificultad no conectan con la realidad generan, señala la profesora, aún más incertidumbre y, por tanto la pérdida de esperanza. Es de la esperanza desde donde se crea el futuro. “En contextos de dificultad –explica Torralba- la esperanza es creer en la posibilidad de salir adelante y por lo tanto es imprescindible”. E invita a recordar como en situaciones mucho peores las sociedades han podido volver a emerger.

Los expertos señalan que  las sociedades han  salido adelante en momentos mucho peores.
Los expertos señalan que las sociedades han salido adelante en momentos mucho peores. (Raul Caro / EFE)

“Este aliento es el único antídoto contra el nihilismo práctico porque la esperanza es lo que te pone en acción”, subraya. Es entrever posibilidades, intentarlo, porque si no lleva a “la pasividad y al cinismo”. Es en esta línea de análisis en la que Armadans indica que la adaptación a la que está sometida la sociedad provoca estrés. Se han de interiorizar cosas que igual no tienen sentido, sin mensajes claros. Una situación que provoca incredulidad y que, por tanto, puede generar una anestesia social, subraya.

El filósofo subraya que la esperanza es lo que pone en acción, creer en las posibilidades del futuro

El incremento de la bronca política, el espectáculo de la batalla entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno, ha redundado en los últimos días en la construcción de esta paisaje al que se enfrenta la sociedad. Los líderes políticos no tienen crédito, pero como se decía, al margen de que las críticas llueven sobre ellos, tampoco emergen liderazgos de otro tipo. El momento es así complejo porque las personas y la sociedades, subraya Armadans, necesitan de un sentido, no se puede caminar mucho tiempo a oscuras sin ver el camino.

Pero pese al análisis de este momento que sin duda es difícil y donde además de la pandemia golpea la precariedad económica sigue ofreciendo la posibilidad de pensar en crear una nueva vida. O por lo menos de cambiar algunas cosas, siguiendo la invitación de Torralba. No se trata de decir, como se hizo al principio, de que de la crisis provocada por el coronavirus “saldríamos mejores”, pero sí de aprovechar alguna ventana.

La psicóloga señala que la sociedad no puede caminar mucho tiempo a oscuras, sin ver el camino

Quedará la digitalización de muchos procesos, explica el filósofo y teólogo, que facilitan ganar tiempo propio (según las profesiones). Procesos que permiten si se mantienen contaminar menos y que, en términos generales, invita a la ponderación. Una ponderación, subraya, que debe confrontarse a la figura del ‘homo consumens’. “Aquel que es llevado por la pulsión de una fuerza básica que es competir: más cosas, más cargos, más prestigio…” Una pulsión destructiva que le aleja de su identidad verdadera.

Que hayan emergido con más fuerza las voces que piden un crecimiento cero, la evidencia de que somos vulnerables e interdependientes, son algunos debates que han llegado de la mano de la pandemia, recuerda Torralba. Una cierta posibilidad de ir más allá de la visión individualista. Pero la esperanza hay que alimentarla. Ahora, indican los expertos, el sistema que tenemos es una máquina de destrucción de ilusiones. La alarma suena.

FUENTE: https://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20201011/483957858763/desesperanza-sociedad-covid-torralba.html?fbclid=IwAR3LN6dioPMXWEwedBPRv0taGtf3JKIEpcWcO9Hn0_XvPdqbuTCG2LhlY1Y

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .