EDUCACION E HISTORIA

El primer paso para controlar los pensamientos negativos es observarlos


Tal como dice una de las autoras de «Renuévate con confianza total», una práctica simple y efectiva es detectar cuál es nuestro primer pensamiento del día porque de ese dependerán los que vengan después

Melissa González/Redactor

¿Sabías que con invertir tan solo unos minutos al día a leer el nuevo libro de las expertas en coaching y conferenciantes Verónica de Andrés y Florencia Andrés puedes alcanzar un nivel de motivación y confianza increíble? ¿Tan poderoso puede ser un consejo al día? Al parecer sí, porque los suyos están avalados por más de treinta años de trabajo e investigación y dedicados al entrenamiento de cientos de miles de personas de cara al desarrollo de su máximo potencial.

Verónica de Andrés y Florencia Andrés han publicado «Renuévate con confianza total», un libro basado en el best seller «Confianza total» que incluye las mejores herramientas para desarrollar la inteligencia emocional, la autoestima y la motivación en un sencillo plan de cien días. En él, las autoras revelan el poder de los pensamientos, las palabras y las emociones y nos brindan estrategias que nos ayudarán a aprovechar el tiempo de otra manera y a vivir mejor.

Pero, ¿para qué sirven estos consejos? Principalmente para que ganes confianza en ti mismo, para que sepas desarrollar una mentalidad que sume, que mejore los vínculos con quienes te rodean y para revelarte los secretos del éxito en lo que te propongas.

La lectura de este libro está recomendada para hacerlo diariamente: al despertar, antes de ir a la cama, antes de un momento importante o, simplemente, cuando pienses «¡necesito una inyección de energía positiva ya!».

Parte de vuestro libro va enfocado a reconducir los pensamientos que tenemos. ¿Cómo podemos controlar los que son negativos?

En primer lugar tomando conciencia del poder que tienen nuestros pensamientos en nuestra vida. Tenemos alrededor de 50.000 pensamientos diarios, y el 80% suelen ser negativos y, lo que es aún peor, en relación a nosotros mismos que lo que hacen es crearnos unas imágenes mentales que, a su vez, determinan nuestras acciones. El primer paso para controlar nuestros pensamientos es observarlos. Una práctica simple y efectiva es detectar cuál es nuestro primer pensamiento del día, porque ellos marcarán el «tono» del resto del día. Observarlos y elegirlos a conciencia es un primer paso.

Cuando tenemos un pensamiento negativo rondando nuestra cabeza durante horas o días, ¿qué recomendáis hacer?

«
«

Hay muchas maneras prácticas de reemplazar ese pensamiento negativo recurrente por otro pensamiento. Una herramienta que podemos hacer es la de las 3 preguntas:

La primera pregunta es ¿me sirve o no me sirve? O sea: ¿esto que estoy pensando, me sirve para algo?

La segunda pregunta: ¿me hace sentir bien o mal?

La tercera: este pensamiento, ¿me abre posibilidades de acción o me las cierra?

Si no me sirve, me hace sentir mal y me cierra posibilidades de acción es momento de descartarlo y elegir un pensamiento que sobre todas las cosas me mueva hacia adelante.

¿Es eficaz hacernos preguntas a nosotros mismos?

Las preguntas son poderosas porque nuestra mente funciona como el buscador de Google: busca aquello que le pido que encuentre. Las preguntas negativas llevan a la mente a buscar respuestas. Y adivina cómo son esas respuestas… ¡Exacto! ¡Negativas! Ejemplo de preguntas negativas: «¿Por qué siempre tengo mala suerte?», «¿por qué los demás no me respetan?» o «¿por qué estoy siempre tan cansado y sin energía?»

Y la mente busca y encuentra explicaciones: «es que no tienes suficiente disciplina», «te dejas maltratar por otros», «eres muy desorganizado con tus horarios y tus comidas»… y así entramos en un círculo vicioso.

El problema entonces no son las respuestas que nos damos sino las preguntas que nos hacemos…

Exacto. Las preguntas positivas orientan al cerebro a buscar soluciones. Podemos plantearnos la misma situación que nos preocupa, pero usando el poder de nuestra mente a nuestro favor. Podemos preguntarnos «¿qué puedo hacer para cambiar mi suerte?», «¿cómo puedo lograr que los demás me respeten?» o «¿de qué manera puedo sentirme energizado a lo largo de todo el día?» Entonces la mente inmediatamente se enfoca en encontrar soluciones a esos problemas.

Y no sólo busca soluciones sino que nos saca del patrón de pensamiento negativo. Y aunque tengamos mil motivos para estar más negativos, hay algo que es importante recordar: la negatividad nunca ayuda.

Hay estudios científicos que avalan, tal como contáis en vuestro último libro, que cultivar en nuestra mente pensamientos positivos podrían alargar la vida pero, ¿esos pensamiento han de ser realistas?

Una de las prácticas que está comprobada que puede alargar la vida es la práctica diaria de la gratitud: dar gracias por lo que tenemos. Y en eso se puede ser sumamente realista. Cultivar el poder del pensamiento positivo no tiene que ver con ser una persona desconectada de la realidad, que se la pasa fantaseando con mundos imaginarios. Más bien se trata de poder activar nuestra inteligencia emocional para estar más sanos, tener más energía, ser más creativos y productivos y vivir más años.

¿Los pensamientos negativos tienen algún lado positivo?

Hay que aprender a descodificar nuestro crítico interior, que muchas veces lo que busca es ayudarnos a mejorar, aunque no se note que nos quiere ayudar a mejorar, por el tono despiadado que usa. Por ejemplo, si una persona lleva meses pensando «soy un desastre, nunca conseguiré trabajo» quizás hay una parte de esa autocrítica que está intentando ayudarlo a mejorar. Entonces lo que podemos hacer con nuestro «crítico interior» -ese que nos dice cosas como «nunca vas a poder bajar de peso», «jamás ganarás buen dinero», «siempre fracasas en el amor», «siempre dejas todo para último momento»- es analizarlo y descodificar su mensaje.

Una manera muy práctica de hacerlo es preguntarle a nuestro crítico interior: ¿qué podría hacer de manera diferente? Y enfocar mis pensamientos allí. De esa forma paso de la autocrítica al auto-coaching. Escucho a mi crítico interior y le pregunto: «¿qué puedo hacer de manera diferente?», «¿será que tengo que tomarme en serio mi salud?», «¿cómo puedo ser más organizado?», o cualquier otra cuestión que nos quite el sueño.

¿Dedicar unos minutos por la mañana a pensar en positivo es un ejercicio que nos ayuda a educar nuestra mente?

La manera en la que empezamos nuestro día define el resto del día. Por eso es tan importante que antes de empezar el día y abocarnos de lleno a atender todas nuestras obligaciones, dediquemos unos minutos a reprogramar nuestra mente para dirigirla hacia donde queremos. Y sabemos que todos estamos muy ocupados, por eso en el libro hablamos de prácticas muy simples que se pueden hacer todas las mañanas, dedicando solo 5 minutos de lectura al libro antes de empezar el día. En los tiempos que vivimos, donde muchas personas están agotadas por el esfuerzo físico, mental y emocional que implicó la pandemia, es más importante que nunca que nos ocupemos de renovarnos a nosotros mismos. Renovarnos para reencontrarnos con la motivación, la energía, la creatividad, los proyectos…

A medida que hacemos de esos minutos nuestro «ritual» matutino, vamos generando un nuevo cableado cerebral, que hace que nos habituemos a pensar en el rango positivo, y por ende a sentir emociones más positivas. Y esto no sólo mejora mucho nuestro estado de ánimo sino que nos vuelve muchísimo más efectivos en cualquier cosa que hagamos, pues nuestro cerebro ha sido diseñado para funcionar de manera óptima bajo la influencia de emociones positivas. ¿Esto significa que cuando estoy frustrado o enojado no puedo pensar? Sí que puedo, pero con mucho más desgaste, con mucha menos creatividad y con menos velocidad. Por eso al reentrenarnos a pensar de otra manera, toda nuestra vida se transforma. Y esa transformación empieza con tomarte unos minutos del día para ti, para renovarte.

Habláis en «Renuévate con confianza total» del «efecto nocebo». Hemos escuchado hablar del «efecto placebo» pero, ¿en qué consiste este otro?

¿Qué es el placebo? Por ejemplo cuando un médico le da a su paciente un «remedio» y le dice «usted tómese esta medicina, que se curará». El paciente toma la medicina y se cura. Lo que el paciente no sabía es que eso no era medicina, era solo una pastilla de azúcar. Pero como creyó que se iba a curar se curó porque tal es el poder de nuestra mente. Así como podemos auto-sugestionarnos para «hacerle creer» a nuestra mente muchas cosas que nos ayuden a vivir mejor, a alcanzar nuestras metas, a cumplir sueños.

Pero también existe el lado B: el efecto nocebo: cuando pensamos tanto en algo negativo que termina cumpliéndose. En nuestro libro contamos el caso que ilustra el poder del efecto nocebo: un día, un trabajador ferroviario quedó encerrado, accidentalmente, en el vagón frigorífico del tren. Sin nadie que lo rescate en toda la noche, empezó a llenarse de pensamientos negativos «si nadie me saca pronto de aquí, moriré congelado». Escribió una carta de despedida a su familia diciendo «me estoy congelando«. A la mañana siguiente, cuando abrieron el vagón frigorífico, lo encontraron fallecido. La autopsia mostró que se había muerto por congelamiento. Pero aquí viene la parte impresionante de la historia: esa noche, el vagón frigorífico estaba fuera de servicio. ¡El hombre se congeló a 13 grados centígrados! Estaba tan convencido de que eso ocurriría, que su cuerpo respondió al poder de su mente.

La buena noticia es que podemos aprender a usar nuestra mente a nuestro favor. Nosotras, por nuestro trabajo, tenemos la fortuna de estar en contacto con los más de 500.000 lectores de nuestros libros a través de las redes sociales. Y todos los días recibimos historias increíbles de la transformación que vivieron en sus vidas al aplicar estas herramientas.

FUENTE: https://www.abc.es/bienestar/psicologia-sexo/psicologia/abci-florencia-andres-primer-paso-para-controlar-pensamientos-negativos-observarlos-202010130216_noticia.html?fbclid=IwAR0FI7Jw1RvAxKhylUw1ZgT2FfySG-npczTXgmge7kUO7SPoUnv2MCdXv7U

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .