POLITICA E INMIGRACION

¿Una elección contingente en 2021?

BYJULIO M SHILING
DICIEMBRE 17, 2020 (4 MINUTOS DE LECTURA)
Los siete estados citados tendrán electores en conflicto el 6 de enero, el día en que el Congreso se reúna para contar los votos electorales, ampliando así la posibilidad de que se celebre una elección contingente.

¿Una elección contingente en 2021?

Donald J. Trump podría unirse a las filas de Thomas Jefferson y John Quincy Adams el 6 de enero de 2021. La Constitución de los EE.UU. en el Artículo Dos, Sección 1, Cláusula 3, modificado posteriormente por la 12ª Enmienda en 1804, formuló un proceso conocido como una “elección contingente”. Este procedimiento aborda el problema de cuando un candidato a la presidencia o a la vicepresidencia, no ha obtenido suficientes votos electorales en una elección. En ese momento, en el caso de una contienda presidencial, se inicia en la Cámara de Representantes esta elección especial y se emite un voto por estado para uno de los candidatos, eligiendo así al jefe ejecutivo principal de la nación.
 

¿Por qué podría ser relevante ahora este poco conocido mecanismo constitucional? Sin que algunos (o muchos) lo sepan, la elección presidencial de 2020 está, de hecho, siendo disputada. Las elecciones presidenciales impugnadas en los EE.UU., no son un fenómeno nuevo. Se remontan a 1796 y han tenido lugar, en total, en seis ocasiones anteriores (1796, 1800, 1824, 1860, 1876 y 2000).
 

Además, ha habido elecciones que, si bien no han sido técnicamente impugnadas, ciertamente se han visto empañadas por cuestiones de integridad cuestionables, como en los casos de Grover Cleveland y Benjamín Harrison en 1888, y en 1960, la elección de Richard Nixon y John F. Kennedy. En otras palabras, el asunto de la disputa electoral no es una novedad en la política estadounidense. Sin embargo, cabe destacar que no todos los procesos electorales contenciosos han reunido los requisitos para una elección contingente o se han sometido a ella.
 

Este instrumento constitucional único y utilizado raramente para resolver el problema de la insuficiencia de votos electorales, se ha empleado exclusivamente en dos ocasiones en el ámbito presidencial y una vez para un estancamiento electoral vicepresidencial (1837). La elección de 1800 entre Thomas Jefferson y Aaron Burr, presentó una situación en la que ambos candidatos recibieron un número igual de votos electorales.
 

Esto obligó a una elección contingente al año siguiente en la Cámara de Representantes. El 17 de febrero de 1801, Jefferson fue proclamado ganador tras 36 intentos de votación. La elección contingente de 1825, resultante de la falta de obtención de la mayoría de los votos por parte de los candidatos presidenciales en la campaña electoral de 1824, entregó la presidencia a John Quincy Adams. Esto ocurrió, sorprendentemente, a pesar de que Andrew Jackson había ganado una pluralidad de votos tanto en la esfera popular como la electoral, en esa elección de 1824.
 

Para salvaguardar la democracia estadounidense, la Constitución le otorga a las legislaturas estatales la autoridad máxima para elegir a los electores que emitirán los votos correspondientes en nombre de ese estado. La elección presidencial de 2020 generó rápidamente desafíos de validez dadas las irregularidades abrumadoras que se produjeron. El presunto fraude, para ser claros, en sí mismo no impulsa una elección contingente.
 

Sin embargo, una vez que Georgia, Pensilvania, Nevada, Arizona, Michigan, Wisconsin y Nuevo México emitieron dos grupos separados de electores el 14 de diciembre, uno para el presidente Trump validado por las legislaturas estatales y el otro certificado por los gobernadores para el exvicepresidente Biden, se ha enviado una clara señal de que una elección contingente tiene muchas posibilidades de celebrarse. Sería la tercera vez en la historia de América que se desarrolla.
 

¿Por qué estos siete estados emanaron dos grupos de electores? Como resultado de las declaraciones juradas de los testigos y de las pruebas olímpicas presentadas ante las legislaturas de los estados que abordaban las anomalías altisonantes que tuvieron lugar en las elecciones de 2020, los legisladores de los estados ejercieron sus obligaciones constitucionales y seleccionaron a los electores. Los siete estados citados tendrán electores en conflicto el 6 de enero, el día en que el Congreso se reúna para contar los votos electorales, ampliando así la posibilidad de que se celebre una elección contingente.

Trump

 “Este procedimiento aborda el problema de cuando un candidato a la presidencia o a la vicepresidencia, no ha obtenido suficientes votos electorales en una elección”. (EFE)

El vicepresidente Mike Pence, como presidente del Senado, presidirá esta sesión conjunta del Congreso en la Cámara. Dado que se le ha conferido la autoridad para plantear la cuestión de los conflictos inherentes de la dualidad de los electores de esos siete estados y la parte que les corresponderá en el recuento de los votos electorales, las objeciones secundadas por otros funcionarios electos podrían desencadenar la realización histórica de una elección contingente.

Es muy evidente que estamos siendo testigos de un acontecimiento histórico y uno de enormes pruebas acerca de la fortaleza de la democracia estadounidense y del valor de los instrumentos constitucionales que los Padres Fundadores elaboraron para resolver los problemas de incoherencias entre las altas normas de integridad electoral y los resultados, y la escasez de los votos electorales necesarios para ser elegido presidente.
 

Si uno limitara su fuente de información a los medios de comunicación predominantes, se podría concluir que Joe Biden ganó el 3 de noviembre. Después de todo él dio un discurso de victoria en la madrugada de esa misma noche de elecciones, la prensa lo coronó así y consecuentemente procedió a dirigirse a Biden como el “presidente electo”. Ese escenario, sin embargo, va en contra de las normas establecidas para la resolución de las elecciones en disputa. Conspira contra la democracia.
 

El 6 de enero es el Día de la Epifanía, una fiesta cristiana que celebra la revelación de Dios, a través de Jesucristo a los gentiles. También se conoce como el “Día de los Reyes Magos”. En muchas naciones cristianas, particularmente en Latinoamérica y Europa, es una tradición la de intercambiar regalos como símbolo en este día. La palabra epifanía confirma la noción de una consumación iluminadora. Quizás los EE.UU y su república tenga una experiencia paralela en ese día.

El American © 2020


Author Julio M Shiling
Julio M. Shiling es politólogo, escritor, conferenciante, comentarista y director de los foros políticos y las publicaciones digitales, Patria de Martí y The CubanAmerican Voice y columnista de El American. Tiene una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) de Miami, Florida. Es miembro de The American Political Science Association (“La Asociación Norteamericana de Ciencias Políticas”), el International Political Science Association (“La Asociación Internacional de Ciencias Políticas”) y el PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio.

Publicado en El American el 17 de diciembre, 2020. Para leerlo en la página presione aquí ►

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .