MASONERIA

MASONERIA; “Las mujeres guardamos mejor los secretos que los hombres”

Maritza Espinoza/

Gran Logia Femenina de Chile

-Los masones peruanos no admiten del todo a la mujer en la masonería, ¿no?

Los masones mayores en el Perú, hagamos esa salvedad…


– Un masón me decía que es porque no sabemos guardar secretos…   

En  mi experiencia de vida,  yo diría que las mujeres guardamos  mejor los secretos que los hombres.

-¿Te parece?

Absolutamente. Dime, ¿quién se entera más rápido de una infidelidad? Las mujeres. Los hombres, muchos de ellos, se van a la tumba felices, sin enterarse que sus mujeres fueron infieles. ¿Quién guardó mejor el secreto entonces? (risas).


-¿Pero hay razones más consistentes para no aceptar a la mujer masona?

Creo que la razón que tuvo aquella línea masónica inglesa que,  en 1724, determinó que la mujer no podía ser  iniciada, se fundaba en que en aquellos tiempos, un sector importante de mujeres estaba relegada al hogar y a los hijos.

-Porque no tenía independencia económica, supongo…

Ni legal ni económica. La mujer no elegía ni con quién se casaba ni cuándo. No podía opinar respecto de su patrimonio. ¿Cómo podía una mujer decidir ilustrarse, aprender, crecer, si debía depender del permiso del marido?

T-u abuelo fue masón, ¿pero cómo te involucras tú con la masonería?

Yo me casé muy jovencita, con un señor que me llevaba 18 años. Era masón. Y tuvimos una ceremonia de reconocimiento conyugal masónico, en ese templo antiquísimo y maravilloso del jirón Huanta, que era sede de su logia.


-¿Allí decidiste ser masona?

Se dice que cada persona nace con una misión en la vida. Yo tenía once años cuando soñé exactamente la ceremonia de mi reconocimiento conyugal masónico. Cuando entré a ese templo, sentí que entraba en un sitio que me calzaba  perfectamente.

– ¿Tu entonces esposo auspició tu ingreso a la masonería?

En aquel tiempo, todavía más que hoy,  los varones masones peruanos eran reacios a que las mujeres ingresemos  a la masonería. Él no se opuso, pero sí sus hermanos de la logia.

 -¿Qué hacías que les molestaba?  

Yo no hacía masonería ni había sido iniciada, pero era la que pensaba y trataba de reunir a las  esposas, madres, hermanas e hijas de masones, que éramos las únicas que nos podíamos reunir.

-¿Cómo lo hiciste?

Fundé el círculo femenino Cronos, que era la logia de mi esposo, y quería ir más allá de reunirnos a tomar el té y hacer una chocolatada en Navidad. Yo pensaba que teníamos capacidad para hacer mejores cosas y que debíamos aprovechar estas reuniones para crecer nosotras. Y solo eso era ya suficiente para que mi esposo sea atacado o mortificado.

-Por esa rebelión la tuya…

Sí. Pero, yo tuve una suerte infinita y fue que no todos los masones hombres pensaran igual y me pude infiltrar en la Gran Logia. Quienes la manejaban tenían grandes planes de ayuda social y necesitaban mujeres más comprometidas, más proactivas. Y les caí en gracia.   

-¿Te enteraste por ahí de los ritos  iniciáticos…?

En los ritos no hay forma, pero sí las enseñanzas y la filosofía. Esta interacción permitió que algunos hermanos que habían viajado y habían visto que en otros países había masonería femenina, nos empezaron a reconocer.

-¿Con los mismos derechos?

Con los mismos derechos. Y en algún momento, fueron ellos los que nos plantearon iniciarnos. En secreto, hay mujeres que hemos sido  iniciadas hace veinte años.

-¿Y  tú cuándo fuiste iniciada?

Hace varios años. Pero  comenzamos a trabajar absolutamente en secreto,  primero estudiando la parte filosófica e histórica de la masonería, y luego organizándonos en logias.  Logias femeninas en Perú existen desde hace diez años. ¡Esta es una extraordinaria demostración de cuán bien guardamos los secretos! (risas).  

– ¿Las masonas deben tener un vínculo con un masón para iniciarse?

No necesariamente. De esas canteras,  de esos grupos de madres, esposas e hijas de masones, surgieron las primeras  iniciadas, pero  hoy en día nos queda claro que el mundo está lleno de mujeres maravillosas, llenas de cualidades, talentos, habilidades…

-¿Las han ido incorporando?

No podemos restringirnos a buscar solo entre los  familiares.  Nosotras ahora estamos muy abiertas a incorporar a cuanta  mujer interesante se acerque a nosotros.   

-¿Usan los ritos masculinos o han creado sus propios ritos?   

La masonería, que es una escuela de vida, que cultiva valores, el honor, la virtud, basa sus enseñanzas en rituales muy antiguos, y todo se transmite a través de símbolos y alegorías.

-¿Ustedes tienen acceso a todos?


A todos. Nada nos está vetado. Así fuimos iniciadas nosotras y así iniciamos a las que llegan.  No hay nada a lo cual no tengamos acceso. 
 

La ficha

Mi abuelo fue Gran Maestro de la Gran Logia del rito escocés antiguo y aceptado. Mi madre me formó en la justicia, la tolerancia y la fraternidad. Me casé con un masón, enviudé hace 16 años y me volví a casar. Fundé la Gran Logia Femenina del Perú hace dos años. Tenemos logias en Arequipa, Lima, ChiclayoTrujillo, Cajamarca y pronto en Tacna, Piura, Cusco, Chachapoyas y Huancayo. Mi madre, mi hermana y mi hija son masonas. Las demás ya irán entrando.

FUENTE: https://larepublica.pe/sociedad/659609-las-mujeres-guardamos-mejor-los-secretos-que-los-hombres/

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .