CUBA

La Estatua de Martí en el Parque Central de La Habana

                                                   Por Lic. Cayetano Toledo Cabrera, 33º

El 24 de febrero de 1905 se inauguró la Estatua de José Martí en el Parque Central de La Habana, enmarcado entre las calles Prado, Zulueta, San José y Neptuno. Frente al Hotel Inglaterra.

Periódico Invasor - Diario online de Ciego de Ávila - A 70 años de la  profanación de la estatua de José Martí

Diez años habían transcurrido desde su caída en combate en Dos Ríos. Este lugar, convertido en un sitio emblemático de la historia cubana es llamado así por ser la confluencia del Río Contramaestre que tributa sus aguas al caudaloso Río Cauto.

Esta fue la primera escultura de Martí creada para honrar su memoria. 

El lugar donde fue enclavada era conocido en la época colonial como Plaza Isabel II, que había sido Reina de España por lo que allí presidía una estatua suya. En los primeros meses de 1899 fue removida la estatua de la Reina y en su lugar se determinó colocar una de un prócer cubano.

En estos preparativos el periódico habanero “El Fígaro”, tuvo la iniciativa de organizar una encuesta a partir del 30 de abril de 1899 con la pregunta: ¿Qué estatua colocar allí?

Dos segmentos de la población fueron consultados: Una compuesta por personalidades destacadas de la vida nacional y el pueblo.

En la primera se tomó la opinión de los altos oficiales de la Guerra de Independencia, intelectuales, políticos, poetas, pintores, periodistas y otros. En total se consultaron 105 personalidades, siendo el resultado como sigue: por Martí votaron 16; por Carlos Manuel de Céspedes, 13; por la Estatua de la Libertad, 8; por José de la Luz y Caballero, 7; por Cristóbal Colón, 5; por Cuba Libre, 4; por la República, 3: por la Independencia; la Revolución y la Concordia y por el Cacique Hatuey, dos cada uno. El resto de los votos no aparece desglosado en la encuesta.

El pueblo habanero votó abrumadoramente por José Martí, llegando a la cifra de 375 votos.

Las figuras prominentes que votaron por José Martí, fueron: Fermín Valdés Domínguez, Juan Gualberto Gómez, Miguel F. Viondi, Esteban Borrero, Diego Vicente Tejera, Leopoldo Berriel, la poetisas, Aurelia Castillo, quien propuso realizar una estatua conjuntamente con Carlos Manuel de Céspedes, Marina Pierra, Mercedes Matamoros y Nieves Xenes incluyéndose la patriota Rosario Sigarroa.

El propio 30 de abril el periódico “El Fígaro” promovió otra encuesta que abarcó a una buena parte de la población habanera, con la pregunta:

 ¿Qué cubano insigne debía ocupar el lugar en que antes estuviera la estatua de la reina Isabel II, retirada de su pedestal ese año?

Por amplia mayoría la población escogió la figura de José Martí.

En 1900 se creó una Comisión Pro-Estatua de José Martí presidida por el mayor general Emilio Núñez que era el gobernador de la Provincia de La Habana. Esta Comisión tuvo por nombre Asociación del Monumento a Martí y su objetivo fue recaudar fondos y coordinar los trabajos para acometer la construcción del monumento.

 La estatua fue obra del escultor cubano, el cienfueguero, José Vilalta de Saavedra, residente en Italia en ese momento, que la realizó en mármol de Carrara así como también el escudo de su pedestal.

El costo total del monumento fue de 4 500 dólares que incluían el traslado desde Italia y su colocación en el emplazamiento que hoy se encuentra. El escultor Vilalta de Saavedra no cobró nada por su trabajo y en las conclusiones de la obra tuvo que hacer aportes personales para la finalización de los trabajos.

Debo aclarar que aquella plaza que en la época colonial se llamaba Plaza Isabel II cambió su nombre, a partir de colocarse allí la estatua del Maestro, por el que todos conocemos en la actualidad, como Parque Central por ser obviamente el centro de la capital cubana.

También se debe puntualizar que el 6 de noviembre de 1904, después de cumplimentar innumerables gestiones el generalísimo Máximo Gómez Báez colocó la primera piedra del monumento.

La estatua fue colocada en el centro del parque de pie sobre una plataforma que funge de pedestal con el brazo en alto como si estuviera dictando sus famosos discursos. La estatua fue colocada en posición de frente a la salida del sol como quería el Apóstol que fuera su vida hasta su muerte. De cara al sol…

La estatua pesa treinta y seis toneladas y se eleva a diez metros de altura.

El parque fue remodelado para que la estatua fuera rodeada por 28 palmas reales, nuestro Árbol Nacional, en alusión al día 28 de enero de 1853 la fecha de su nacimiento.

La jardinería la conforman ocho tumbas simbólicas en forma de canteros para representar a los ocho estudiantes de medicina inmolados en 1871. 

En la develación de la Estatua de Martí dictaron emocionantes discursos el Generalísimo Máximo Gómez Báez, que izó la primera bandera que acompañó la estatua, el Presidente de la República Tomás Estrada Palma, que descorrió el lienzo que cubría la estatua; ambas ceremonias fueron acompañadas por el Himno Invasor y el Himno Nacional respectivamente.

También expresaron emocionantes discursos: Juan Gualberto Gómez,  José Dolores Poyo,  el general Emilio Núñez, Ramón Rivero, Francisco María González y Horacio S. Rubens, norteamericano amigo de Martí y que fue abogado del Partido Revolucionario Cubano y de la Emigración revolucionaria en los Estados Unidos. Asistieron como invitadas de honor: la madre de Martí, doña Leonor Pérez, la viuda, Carmen Zayas Bazán y Amalia Martí, su hermana.

Un detalle poco conocido es que en la base del monumento se encuentra una caja de plomo que guarda como reliquias el acta de la Comisión Pro Monumento a Martí donde se concluye la labor realizada para develar el monumento, ejemplares de la Revista El Fígaro, los periódicos La Discusión, Diario de la Marina y Patria, algunas monedas y un clavo de oro que dedicó la hermana del insigne patriota Bernabé de Varona conocido cariñosamente como “Bembeta” con la inscripción: “la hermana de Bembeta”.

Este trascendental acontecimiento que tuvo sus inicios a las nueve de la mañana de aquel día 24 de febrero de 1895, concluyó con un desfile de las Fuerzas Armadas de la República en horas de la tarde.

Desfilaron frente a la estatua miles de niños y pueblo en general.

Por la noche concluyó la actividad con un concierto, llamado en aquel entonces retreta, de las bandas de música de La Habana.

Este fue el mayor monumento estatuario que se construyó en Cuba con la figura de cuerpo completo del Apóstol de la independencia hasta  que en el año 1957 se erigió el complejo monumental en la Plaza Cívica José Martí de La Habana que comprende todo un memorial que incluye el obelisco de alrededor de cuarenta pisos de alto que puede divisarse desde cualquier punto de la capital.

A partir del 24 de febrero de 1905 no ha faltado una sola fecha del 28 de enero fecha de su nacimiento ni del 19 de mayo fecha de su caída en combate donde el pueblo cubano, acuda a la estatua de Martí en el Parque Central a rendirle homenaje al Héroe Fundador de la Nación.

Junto con ese pueblo ha estado presente en cada homenaje la masonería cubana que devotamente rinde tributo al hermano caído.

En tal sentido la Gran Logia de Cuba tomó el acuerdo de nombrar al VH José Martí, como:

 “Ilustre y Meritísimo Miembro de la Orden Masónica, José Julián Martí y Pérez”

ANECDOTA

Consideramos necesario destacar que el primer homenaje póstumo que se le rindió a José Martí lo materializó el generalísimo Máximo Gómez Báez el 9 de agosto de 1896, a un año y meses de su muerte.

Esta acción memorable encabezada por el mayor General Máximo Gómez pone de relieve los fuertes lazos patrióticos que unían a estos dos grandes forjadores de la nación cubana.

El relato histórico recoge, que cuando pasaba por el lugar exacto donde cayera Martí en Dos Ríos, la tropa del general Gómez, compuesta por más de trescientos hombres, hace un alto para rendir homenaje al maestro. El General, piedra en mano, pidió a cada uno de sus valientes mambises que colocara una piedra en ese lugar, formándose así una pirámide rústica que permaneció allí hasta que se construyó un monumento que se fue perfeccionando hasta el actual que perpetúa su caída en combate.  

Las piedras recogidas por los soldados del Ejército Libertador forman parte del actual monumento que allí se levanta.

                                                    FIN

                                     La Habana, 6 de enero de 2021

Fuentes bibliográficas:

Archivos de la Gran Logia de Cuba

Revista Palabra Nueva, enero de 2017

Www José Martí. cu

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .