EDUCACION E HISTORIA

El flujo interior del amor: Todos merecemos ser amados

Queridos amigos de la Gran Hermandad Blanca, hoy les traemos este importante mensaje sobre el amor de parte de Gerrit Gielen, por favor disfrútenlo: 

¿Realmente merecemos ser amados?

Parece que siempre estamos buscando el amor, y lo queremos y esperamos especialmente de nuestros semejantes: cuando somos niños, de nuestros padres y más tarde en la vida, de nuestra pareja. Este último, en particular, a menudo resulta ser una decepción, que en muchos casos conduce a amargos reproches.

Los divorcios suelen ir acompañados de un tremendo odio y resentimiento; la gente se siente traicionada.

La pareja no nos dio el amor que pensábamos que merecíamos y ahora, aparentemente, estamos sin amor. ¿Por qué necesitamos tanto ese amor del otro? ¿Es porque somos incapaces de darnos amor a nosotros mismos? Aparentemente, no somos muy buenos en eso, de lo contrario muchos divorcios serían mucho menos dramáticos.

portrait 3113651 1280 233355 2 i233355
Las decepciones amorosas lastiman nuestro corazón, pero no debemos olvidar que todos tenemos una fuente de amor en nosotros, o no podríamos dar amor. Si no nos amamos a nosotros mismos primero, no podremos dar amor a nadie más. Fuente: Pixabay

Pero, ¿por qué nos sentimos tan despreciados por nosotros mismos? ¿Qué está bloqueando esa fuente y deteniendo el flujo interno de amor? ¿Y qué es el amor de todos modos? En este artículo, quiero abordar esas preguntas y comenzaré con la última pregunta. ¿Qué es el amor de todos modos?

En respuesta a esa pregunta, llegamos rápidamente a una definición: “sentir un profundo afecto por otro”. Sin embargo, hay un problema ahí: la palabra “afecto” es una especie de sinónimo de la palabra amor, por lo que esta definición no nos sirve, es circular. Es difícil definir algo tan básico como el amor, así que intentemos describirlo observando sus propiedades.

Para empezar, el amor es incondicionalEl amor condicional no es amor verdadero. Un padre que solo ama a un niño si el niño cumple con ciertas expectativas no ama realmente a ese niño.

Si realmente amas a alguien, aceptas a esa persona por completo, incluidos todos sus defectos. El amor está más allá de nuestras ideas sobre el bien y el mal.

El amor es energía, una energía que da algo; inmediatamente te sientes mejor cuando recibes amor de alguien.

El amor te hace sentir importante, relajado y pleno. El amor también es unificador: nos sentimos conectados con aquellos a quienes amamos. Esto significa que el amor es una energía que da y conecta que dice “sí” tanto a la luz como a la oscuridad; incluye a ambos. El amor une las cosas que se rompen, el amor cura. Es una energía que lo abarca todo, lo cura todo, lo reconecta todo.

El universo parece estar formado por un número infinito de formas de vida, de vidas únicas.

El amor es la conexión interna entre todas esas vidas, lo que las convierte en una sola. Se eleva por encima de todas las cajas y divisiones. Esas separaciones son posibles sólo por el tiempo y el espacio, y son creadas por nuestros juicios; por ejemplo, el bien y el mal.

Entonces, el amor es fundamentalmente una energía que trasciende el tiempo y el espacio, el bien y el mal: la energía de conexión y curación detrás de todas las formas.

Los místicos suelen decir que el todo es uno solo. El amor es la fuerza que hace que eso suceda.

Es la realidad de la unidad detrás de todas las formas; la realidad que abarca e impregna todas esas formas.

Es el campo de conciencia más elevado que está conectado desde dentro con todo, con la fuente. En el momento en que le decimos a otro, «Te amo», permitimos que esa realidad vuelva a nuestros corazones.

Luego nos elevamos por un momento a ese nivel de unidad y soltamos las estructuras que nos hemos impuesto.

El tiempo y el espacio, y todos los juicios sobre el otro, luego desaparecen por un momento. Eso es lo que hace el amor.

El amor te hace consciente nuevamente de la realidad eterna y atemporal.

El amor es la realidad última y más fundamental del universo, aunque esto contradice todas las formas de pensar que clasifican la realidad en cajas.

Como resultado, muchas personas viven en una tensión entre lo que nuestros pensamientos nos dicen sobre nosotros mismos y la realidad que nos rodea, y lo que nuestro corazón nos hace sentir al respecto: muros versus unidad; separación versus conexión.

La fuente del amor en nosotros

¿Qué quiero decir con la fuente? Cuando hablamos del concepto de fuente, a menudo pensamos en el concepto de origen. Por ejemplo, fuimos creados por un Dios, entonces esa es nuestra fuente, nuestro origen.

O el universo fue creado a partir del Big Bang; esa es la fuente de todo. Esta forma de pensar es problemática, porque luego colocamos la fuente fuera de nosotros mismos a través de una inmensa separación en el tiempo.

Esa separación es una construcción del pensamiento: la expresión de la creencia de que estamos separados de la fuente. Esta creencia es incorrecta. Nunca estamos separados de la fuente. La fuente es algo que existe fuera del tiempo y el espacio, es decir, la fuente es ahora, la fuente está aquí.

La fuente no está fuera de nosotros, sino dentro de nosotros. Somos la fuente del amor, somos el amor.

Estar conectados con la fuente, sentir el amor que somos, debería ser algo muy natural para nosotros. Es ser quien realmente eres, sentir quien eres realmente; aceptándote por completo. Así es como debería ser.

Entonces, ¿Dónde nos equivocamos? Por cierto, pensemos ahora en nosotros mismos.

Por todas las construcciones del pensamiento que nos alienan de la fuente. Al pensar en la realidad exterior a nosotros, pensamos en nosotros mismos.

Si vemos la realidad fuera de nosotros como una lucha de “todos contra todos”, significa que también estamos en desacuerdo con nosotros mismosLa gente que juzga a los demás con dureza, no se ama a sí misma.

¿Cómo nos sentimos respecto a nosotros mismos?

Analicemos eso.

¿Cómo te sientes contigo mismo? ¿Te consideras una buena persona? ¿Te consideras lo suficientemente bueno para tener derecho a amar? Mucha gente no lo cree así.

Se consideran tan malos que continuamente deben ocultar su verdadera naturaleza y pensamientos a los demás. Ven a los demás como normales, pero no a sí mismos.

duality 2982827 1280 233355 2 i233355
El amor es incondicional, y las mismas personas que se llaman a sí mismas malas son las que más necesitan amar. Lo que llamamos maldad surge de la falta de amor. En todas las almas conviven lo que llamamos el bien y el mal.

En otras palabras, sentimos que el amor debe ser solo para las buenas personas, que el amor debe ganarse. Entonces este es el error número uno

¿No podría ser que todos esos malos pensamientos que tienes, todo de lo que te avergüenzas, provengan de una falta de amor? Si crees que no tienes derecho a amar porque tus pensamientos a veces no son tan agradables (aunque esos pensamientos sean el resultado de la falta de amor) nunca llegarás al amor.

Te has encerrado en un círculo de pensamientos que oculta tu sol interior como una nube oscura. Este es un bloqueo importante.

Muchos pensamientos y sentimientos malos, de enojo y aterradores han surgido en nosotros debido a la falta de amor. Y porque los tenemos, no nos consideramos dignos de amor. De esta forma, nos atrapamos en un círculo negativo en el que no permitimos que entre el amor y por tanto perdemos nuestra conexión con la fuente.

Esto se refleja en la creencia de que existe una enorme brecha en el tiempo y el espacio entre la fuente y nuestro mundo.

Permitir el amor

¿Cómo salimos de esa forma de reaccionar? Para empezar, pensando de manera diferente sobre el amorviendo el amor como algo incondicional.

El verdadero amor no tiene condiciones.

El amor que exige – “Te amo tanto, por eso tienes que…” – no es amor, es chantaje.

El amor no es solo incondicional, el amor realmente quiere fluir hacia los lugares donde se lo necesita. 

love 2053479 1280 233355 2 i233355
Así como la luz anhela iluminar la oscuridad, el amor anhela tocar suavemente y consolar todo dolor, todo sufrimiento, todo enojo. Fuente: Pixabay

Deja de reprimirte. Elimina los bloqueos entre la fuente del amor que hay en ti y el niño que hay en ti que tanto anhela el amor. Deja ir el pensamiento de que no tienes derecho a amar.

Todo lo que existe tiene derecho a amar. Y el amor especialmente quiere fluir hacia los lugares oscuros dentro de ti. No te reprimas más. La clave es dejar de pensar que no eres la fuente.

¿Cómo haces eso? Es muy simple: asume que eres la fuente en este momento. Y di para tus adentros: “Yo soy la fuente, siempre he sido la fuente. Me quiero a mi mismo

Permite que ese pensamiento entre en tu cabeza por un momento, aunque todavía no haya ningún sentimiento. Ese es el primer paso.

Luego pregúntate: «¿Qué parte de mí necesita más amor ahora?» Mira dentro de ti. Imagina que en algún lugar de ti se esconde una persona asustada o enojada que piensa que no tiene derecho a amar, que puede pensar que es mala, que es diferente, que no pertenece.

Luego siente lo mucho que esa persona necesita amor; cómo en tu corazón deseas amar a esa persona. Ahora has descubierto la verdad: eres amor, eres la fuente. Ahora, deja que tu amor fluya hacia esa parte perdida de ti mismo.

Abraza a esa persona y dile palabras suaves y dulces: «Te veo, eres parte de mí, sí perteneces, sigamos adelante juntos».

Dejar fluir el amor interior consta de tres pasos:

  •  Date cuenta de que todo en el universo tiene derecho a amar, incluyéndote a ti, y estate dispuesto a abrirte al amor.
  •  Imagina que eres la fuente. Que no eres pobre, sino rico, rico en amor.
  •  Entonces deja que el amor fluya desde la fuente hasta la parte más perdida de ti. Cuando hagas ese ejercicio por primera vez, es posible que no sientas que fluye mucho amor. Pero, gradualmente, algo se abrirá dentro de ti. Lentamente, empezará a fluir.

El flujo interno del amor

El flujo interno del amor está bloqueado por pensamientos de indignidad asociados con creencias profundas que nos dicen que estamos separados de la fuente.

Piensa en la vieja creencia de la Caída del hombre: Dios echó al hombre del paraíso. Un humano es un ser complejo. Hay una parte en nosotros que está separada de la fuente: la personalidad que quiere vivir la maravillosa aventura de la vida, el descubrimiento del universo, sigue siendo también la fuente.

Con un pie estamos en el mundo de las mil formas, con el otro pie en la fuente eterna. Estos son los dos lados de nosotros: la polaridad de nuestro ser.

Todo lo que existe tiene la misma polaridad; por tanto, podemos decir que todo es uno. El flujo interno del amor surge cuando permitimos completamente la conciencia de esos dos aspectos dentro de nosotros y dejamos ir por completo los pensamientos que los separan.

El pequeño yo humano que hay en nosotros, nuestra personalidad, regresa a la radiante luz amorosa de su sol interior. Las oscuras nubes de pensamientos que bloquean la luz se han ido.

En el momento en que la personalidad vuelve a dejar entrar la luz es cuando el amor comienza a fluir. Este flujo interno proporciona una conexión con el flujo externo de la vida. Ya no estamos atrapados en pensamientos rígidos, volvemos a la vida. Nos dejamos llevar de nuevo por el fluir de la vida y sentimos que el amor no solo está en nosotros, sino que está presente a nuestro alrededor.

Finalmente, activa el fluir del amor en el mundo.

Todos anhelamos un mundo de más luz, amor y armonía, pero nunca lo lograremos si continuamos creyendo y criticando las malas intenciones de nuestros semejantes.

Al hacer eso, solo creamos situaciones difíciles, lucha y dualidad, estamos creando arquetipos basados en nuestros juicios e ira en los que nos encerramos: cubículos que bloquean tanto el fluir de la vida como del amor.

adventure 1807524 1280 el flujo interior del amor todos merecemos ser amados i233355
Al permitir el fluir del amor dentro de nosotros mismos, también iniciamos el fluir del amor en el mundo que nos rodea. Fuente: Pixabay

Al proyectar nuestra propia oscuridad sobre nuestros semejantes, no vemos la oscuridad dentro de nosotros, y una parte de nosotros permanece desprovista del fluir del amor.

La solución es ver a nuestro prójimo con ojos de amor. Al mirar de esta manera, podemos ver el bien, el amor, en ellos. Al mirar de esta manera, podemos volver a darnos cuenta de que nadie nace como perpetrador, que existe una diferencia entre las creencias de una persona y su verdadera naturaleza.

Al mirar de esta forma, activamos lo bueno en otro.

Solo entonces se creará la nueva Tierra, el mundo que tanto anhelamos.

La nueva Tierra es, en última instancia, un reflejo de la nueva Tierra dentro de nosotros: el ser humano que se crea cuando sumergimos completamente nuestra personalidad en la luz de nuestro amor, la luz de la fuente que somos.

Puedes ver el mensaje original haciendo clic en el siguiente vínculo:

Traductora: Fanny Zapata, redactora y traductora de la Gran Familia de La Hermandad Blanca en hermandadblanca.org

TOMADO DE: https://hermandadblanca.org/el-flujo-interior-del-amor-todos-merecemos-ser-amados/

1 reply »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .