CUBA

El entierro del cadáver de la hasta hoy llamada “revolución cubana”

  •  Jorge Fonseca

El pasado sábado 6 de Febrero, el diario oficial castrista publicó la tan anhelada y esperada “ida al capitalismo” en la economía cubana, imitando lo hecho antes por la China comunista y el Viet Nam de similar ideología. Se ha decretado en Cuba el fin de los oficios “autorizados”, una acuarela de oficios medievales, para autorizar ya al pueblo cubano a trabajar de manera independiente del estado, llamado en la legua castrista “trabajador por cuenta propia”, sólo para no “dar su brazo a torcer” de llamarlo “capitalismo en la economía”, enterrando el socialismo.

La situación que se nos presenta es agridulce. Agria, porque más de 7 mil cubanos fueron fusilados sólo porque pensaban que ‘el capitalismo era superior al socialismo’. Igualmente, fueron más de 200 mil presos políticos condenados a largos años de aislamiento, por no ser socialistas. Hay casi tres millones de exiliados y emigrantes, sólo por rechazar el socialismo, además de que se ha destruido al país de manera minuciosa. Dulce porque el cambio es el reconocimiento de la verdad defendida por los cubanos dignos, demócratas e independientes.

¿Qué sobrevendrá a partir de ahora en la Cuba castrista? Con sus hechos han reconocido su derrota, pero con sus palabras y actos represivos nos dirán que “capitalismo en la economía, sí, pero no habrá otras libertades, ni democracia, ni gobiernos alternativos a la familia Castro”. La lucha democrática continuará, los jóvenes verdaderamente “rebeldes” continuarán, la oposición política cubana continuará, pero comenzará a haber desayuno, almuerzo y comida si es que se hacen los cambios propios de la decisión. Un aspecto de futuro es ver como se presenta esta derrota ideológica y moral al pueblo cubano del interior de la isla. Retardarán las autorizaciones, escamotearán los derechos, todo para ocultar la putrefacción del cadáver “revolución cubana”.

¡Cadáver revolución cubana sí!, porque según el manual marxista (también enterrado) “la revolución se hace para construir el socialismo primero y después el comunismo”. Eso ya se acabó, por lo tanto, se acabó la “revolución”. La dictadura castrista queda ahora como una dictadura más, entre tantas dictaduras caribeñas: similar a la dictadura de Duvalier en Haití, la de Somoza en Nicaragua, la de Trujillo en República Dominicana, entre otras, que es donde realmente pudiera evaluarse a los hermanos Castro. Si se compararan estas dictaduras, ninguna de ellas sumió en la aberrante pobreza extrema su país como lo han hecho los Castro.

Parafraseando una consigna africana, “la lucha continúa” pero al menos la dignidad del sustento diario se garantizará si se autorizan a los campesinos cubanos a gestionar sus cosechas sin el ninguneo estatal, si se echa andar el potencial emprendedor cubano en la isla a través de empresas privadas capitalistas, como Dios manda, enterrada por fin la ineficiente burocracia estatal, castro-fidelista-raulista. Se decía que Raúl no tendría el valor de enterrar la revolución putrefacta, pero era tanto el hedor, que no ha tenido otra alternativa que hacerlo.

Ojalá que la juventud rebelde cubana vea en esta indiscutible derrota castrista el incentivo para marchar hacia la definitiva y anhelada independencia plena, justicia plena, libertad plena…

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .