ECONOMIA Y CORRUPCION

“Perón y la raza argentina”

Historias Lado B
La Ruta del dinero nazi al descubierto: el documento del Credit Suisse que confirma el sistema de lavado de Argentina a Suiza

Pedro Filipuzzi, escritor auspiciado por el Centro Simon Wiesenthal, fue el responsable del hallazgo de documentos originales que demuestran el modo en que los nazis lavaron el dinero y los bienes expoliados durante el Holocausto, triangulando entre Europa, Argentina y Suiza. Esos papeles estaban a punto de ser destruídos. Hoy, un DOCUMENTO EXCLUSIVO de DIARIO 26 confirma la existencia de una cuenta millonaria única en el Credit Suisse. 

La carta del Credit Suisse, listas de afiliados nazis en Argentina. Diario 26.

Publicación original: https://www.diario26.com/294793–la-ruta-del-dinero-nazi-al-descubierto-el-documento-del-credit-suisse-que-confirma-el-sistema-de-lavado-de-argentina-a-suiza

Por Marcelo García.*

Como tantas cosas en la vida, el sorprendente descubrimiento se produjo gracias a un inesperado giro del destino y, casi, por casualidad. En 1984, sin siquiera sospecharlo por entonces, un joven llamado Pedro Filipuzzi se convirtió en auténtico protagonista de la historia que hoy cobra inusitada relevancia. Acababa de toparse con una valiosa documentación que iba a cambiar su vida para siempre y, posiblemente, la de muchos. Su jefe en la Oficina de Liquidaciones del Departamento de Compras y Suministros del Banco Nacional de Desarrollo (BaNaDe) era Olegario Brest; un bancario veterano que -a punto de jubilarse como 2º Jefe de División- revisaba viejos papeles en la biblioteca de la institución, de la que era jefe un tal Sr. Eguía, con la inestimable colaboración de un asistente de apellido Ildarraz. 

La biblioteca (a la que se accedía por un pasillo bastante disimulado) se ubicaba en el cuarto piso del banco y, al respecto hay dos detalles, en absoluto menores: primero, el edificio del BaNaDe es el mismo que ocupó desde principios del siglo XX el Banco Germánico de América del Sud, el principal centro financiero de los nazis en Argentina y casi toda Sudamérica. Y segundo, en el mismo cuarto piso se habían ubicado las oficinas centrales del Partido Nazi en el ámbito local. Ese era el lugar donde se reunía toda la información -detallada, precisa y fidedigna- sobre los negocios del nazismo a partir de la llegada de Adolf Hitler al poder en Alemania. Fue ese el sitio en donde quedó asentada la documentación encontrada por Filipuzzi.

El revelador documento, con fecha de fines de los años ’30 e inicios de los años ’40, saca a la luz los nombres de 12.000 personas (con nombres, apellidos, fechas y fichas de afiliación) y empresas adheridas a la filial local del Partido Nazi, y revela que todos sus fondos fueron depositados en una cuenta única del banco suizo hoy conocido como Credit Suisse (por entonces llamado Schweizerische Kreditanstalt). Se presume -aunque prácticamente estaría demostrado- que ese dinero fue producto del expolio a los judíos alemanes y de otros países del mundo durante los días del régimen de Adolf Hitler.

Banco Germánico de América del Sur, fotos de 1939: entradas por calle 25 de Mayo 145 (izquierda) y Av. Leandro N. Alem 168 (derecha).

El descubrimiento de la importante documentación que aquí presenta DIARIO 26 en EXCLUSIVA (con el documento original enviado desde Suiza), derivó en que Pedro Filipuzzi activara una investigación cursada en nota escrita, remitida a Christian Küng (vicepresidente del Credit Suisse) para descubrir el laberíntico sistema de la “Ruta del Dinero nazi” y la existencia de esa multimillonaria cuenta única ante la entidad bancaria.

Entre tanto, para el Credit Suisse, ahora surge un gran problema: el sistema de lavado, suponía la necesidad de haber hecho desaparecer la información sobre esta cuenta millonaria hace -al menos- 80 años. Esto, claramente, no sucedió; pese a que el Gobierno de facto en Argentina, a cargo del GOU (Grupo de Oficiales Unidos) quemó copias de la documentación en 1943. Sin embargo, el original de esas operaciones logró sobrevivir y esa es la que se conservó en el BaNaDe.

La sede del Schweizerische Kreditanstalt en los años ’30, hoy Credit Suisse.

DIARIO 26 habló en ENTREVISTA EXCLUSIVA con Pedro Filipuzzi. Aquí, el contenido de la reveladora conversación.

Diario26: ¿De qué modo se relacionó con las investigaciones sobre la actividad económica del Partido Nazi en la Argentina?

Pedro Filipuzzi: “Por medio de un informe que encontré en la biblioteca del BaNaDe, gracias a las indicaciones de mi -entonces- jefe, el Sr. Olegario Brest. Es el informe oficial N°5 de la Comisión Especial Investigadora de Actividades Antiargentinas del Congreso de la Nación Argentina, presidida por el Diputado Damonte Taborda. Ahí está descripto los aportes de las compañías alemanas en la Argentina al régimen de Adolfo Hitler. Ese aporte estaba organizado y gestionado por la organización nazi (que era brazo del Partido Nacionalsocialista) Unión Alemana de Gremios (antes se llamaba Frente Alemán de Trabajo o Deutsche Arbeit Front). En esa descripción lograda por el Congreso de la Nación Argentina, está incluído el infame consorcio alemán IG Farben, que diseñó el gas Zyklon-B con que gasearon a miles y miles de judíos en los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial. Ahí se describe taxtativamente los números de cuenta origen y destino de los movimientos económicos efectuados por los nazis entre el offshore Buenos Aires y el Schweizerische Kreditanstalt (hoy Credit Suisse).”

Diario26: ¿Qué pudo haber sucedido con esa importante documentación si usted no la hubiese encontrado y cómo debió proceder usted para conservarla? No debe haber sido tarea sencilla.

Pedro Filipuzzi: “Probablemente hubiera quedado olvidada en los pliegues de la historia. Iba a ser destruida como papel viejo y pedí conservarla al ver el listado de afiliados al nazismo de la Unión Alemana de Gremios, junto con los números de cuentas involucrados. Mantuve el listado en mi hogar y se lo mostré sólo a mi padre y al Sr. Andrew Graham-Yooll que era amigo de mi familia”.

Diario26: Las listas sacan a la luz destacados nombres de la comunidad alemana en nuestro país, algo que también demuestra que si bien no todos estaban afiliados al Partido Nazi, sí lo estaban a diferentes organizaciones como -por ejemplo- la Unión Alemana de Gremios, uno de los apéndices más fuertes del Nacionalsocialismo en el ámbito local. ¿Es esto así?

Pedro Filipuzzi: “Sí, es así. La Unión Alemana de Gremios era una organización nazi definida como tal en sus estatutos y estudiada profundamente en el informe N°5 de la Comisión Especial Investigadora de Actividades Antiargentinas del Congreso Nacional. Esta Comisión estaba presidida por el Diputado Damonte Taborda. La organización cambió de nombre sucesivamente en la Argentina a medida que el Poder Ejecutivo Nacional la declaraba proscripta por su virulento perfil nazi. Primero se llamó Deutsche Arbeit Front (Frente Alemán de Trabajo) y luego de ser prohibido su accionar durante el gobierno del presidente Ortiz pasó a llamarse Unión Alemana de Gremios. Siguió conservando sus jefes y afiliados, continuando sus operaciones en el domicilio de la calle Alsina 1250 (Ciudad de Buenos Aires) donde aún se conserva intacta su fachada media superior. Era una prolongación del Partido Nazi como lo perfila el decreto presidencial que dio origen a su revocación como mutual gremial. Recaudaba fondos de empresas alemanas (eran más de 300) y de 12.000 afiliados que eran depositados en la cuenta 4063 del Banco Germánico de América del Sud (un banco de capitales nazis ubicado en 25 de mayo 145, de la Ciudad de Buenos Aires, en cuyo cuarto piso estaban las oficinas del Partido Nazi). 

Precisamente esos 12.000 afiliados fueron los que llenaron las gradas del Luna Park en 1938 en celebración de la anexión de Austria por el Tercer Reich. Esa reunión fue retratada en una conocida fotografía captada por el fotógrafo de la embajada nazi de apellido Schumaker, donde se ven banderas nazis junto al pabellón nacional enmarcando una enorme rueda dentada con una cruz esvástica en su centro. Ese era el símbolo del Frente Alemán de Trabajo. El símbolo se conservó, retirándose la esvástica para ser transferido a la Unión Alemana de Gremios que en 1945 fue definitivamente clausurada por ser una organización nazi. Todas sus instalaciones terminaron allanadas en calidad de propiedad del enemigo. La Argentina de la dupla Perón-Farrell la había expropiado en 1945 por ser considerada un bastión de la Alemania nazi en Buenos Aires y en toda la Argentina.”

Pedro Filipuzzi y parte de los documentos sobre los listados de nazis en Argentina, descubiertos en el exBanco Germánico de América del Sud.

Diario26: ¿De qué manera se recaudaba ese dinero nazi en la Argentina? ¿Cuál era su origen y de qué modo se ha llevó a Europa? Cuéntenos sobre la “Ruta del dinero nazi”.

Pedro Filipuzzi: “Existía en la Argentina durante las décadas del ’30 y ’40 la “Comunidad de Empresas”, que era una asociación pangermánica organizada con el sistema de los Gaus (regiones) alemanes. Esas empresas depositaban dinero en el Banco Germánico de América del Sud en Buenos Aires y luego lo giraban -via el Banco Alemán Transatlántico- a Suiza con destino final el Schweizerische Kreditanstalt (hoy Credit Suisse). Un vector de traslado era la Asociación de Ayuda de Invierno a la Alemania Nazi.

La cuenta Nº4063 del Banco Germánico de América del Sud  donde se depositaba los dineros aportados por empresas alemanas estaba gestionada por el Gerente Richard Leute, un nazi con papeles que no sólo estaba afiliado al Partido Nazi, sino que además estaba afiliado a la Unión Alemana de Gremios y era en su momento considerado como uno de los agentes nazis más importantes en la Buenos Aires de los años ’40. Su tumba esta en el cementerio alemán de Buenos Aires donde fue enterrado con honores militares. Luego, esa cuenta iba al Banco Alemán Trasnatlántico (ubicado en la esquina de Bartolomé Mitre y Reconquista, a metros del Banco Germánico de América del Sud) para ser enviada, en marcos suizos y dólares, a la cuenta N°2 del Deutsche Arbeit Bank ubicada en el Schweizerische Kreditanstalt en la Suiza “neutral”.

En el Banco Alemán Transatlántico operaba Ludwig Freude (afiliado Nº405 a la organización nazi Unión Alemana de Gremios) como Presidente de la Ayuda al Invierno. Una colecta empresarial de notable importancia cuya recaudación iba directamente a la Alemania Nazi. Este industrial alemán fue condecorado por el  embajador y agente nazi, barón Edmund Von Thermann  con el Águila Alemana al Mérito Industrial, como reconocimiento directo de la Alemania de Adolf Hitler por su servicio “excepcional” a los intereses del Tercer Reich. Similar condecoración recibió, en su momento, el industrial norteamericano Henry Ford (autor además del libelo virulentamente antisemita intitulado “El judío internacional”). Ese material antijudío es, al día de hoy, libro de cabecera de grupos supremacistas blancos en América del Norte, como los que tomaron por asalto el Capitolio norteamericano el 6 de enero del 2021.

Según el informe N°1 a N°5 de la Comisión Especial Investigadora de Actividades Antiargentinas del Congreso Nacional, existen remitos donde se registra la llegada de enormes bultos por medio de la naviera Hamburg Süd, propiedad de Antonio Delfino, donde llegaban las sacas de la organización Ferrocarriles Alemanes, de los que también era dueño. Esta última era una tapadera de los nazis utilizada para el transporte de bienes y dinero. Una de sus sacas fue razgada por un agente del servicio secreto inglés antes de ser introducida al Banco Germánico de América del Sud por la entrada de Leandro N. Alem 168, en la Ciudad de Buenos Aires, encontrándose moneda de numeración polaca producto del expolio nazi en 1939. Esto, junto con la excusa de tener en propiedad un transmisor para operaciones de espionaje no declarado, generó la expulsión de embajador Edmund von Thermann, quedando la embajada de la Alemania nazi a cargo del industrial Ludwig Freude.”

Documentos de afiliados nazis en Argentina y Pedro Filipuzzi, el investigador.

Diario26: ¿Cuál fue el rol de Ludwig y Rodolfo Freude en la “Ruta del dinero nazi” y cuál el papel jugado actualmente por sus herederos en esta historia?

Pedro Filipuzzi: Ludwig Freude era el afiliado Nº405 a la organización nazi Unión Alemana de Gremios, directivo del Banco Alemán Transatlántico y Presidente de la Ayuda de Invierno a la Alemania Nazi. Rodolfo Freude era su hijo (en el ’42 era un jovencito adolescente de 19 años). Ludwig Freude quedó a cargo de la embajada de la Alemania nazi cuando el embajador Edmund von Thermann fue expulsado por agente nazi de la Argentina.

Diario26: ¿Podría decirse que el Credit Suisse se levantó gracias al dinero robado a los judíos desde el final de la Sergunda Guerra Mundial y que la Argentina fue determinante para que así suceda?

Pedro Filipuzzi: El Credit Suisse nació del banco donde los nazis depositaban dinero llamado Schweizerische Kreditanstalt. Este banco era el preferido por los nazis en Suiza. La Argentina era un offshore nazi como lo fueron la mayoría de los países latinoamericanos donde existía la dupla Banco Germánico de América del Sud / Banco Alemán Transatlántico. El primero efectuaba operaciones de cabotaje y el segundo operaba ea nivel internacional.  Recibían y enviaban dinero a la Alemania nazi antes y durante el conflicto de la Segunda Guerra Mundial.

Diario26: ¿Hubo respuesta del Credit Suisse tras hacerse pública su detallada investigación sobre el dinero nazi en la Argentina?

Pedro Filipuzzi: Sí. Enviaron una misiva al estudio Pestalozzi, de Suiza, respecto de la herencia de alemanes mencionada en la investigación. En particular, la correspondiente a Ludwig Freude, que hoy está en manos del Centro Simon Wiesenthal.

Diario26: ¿Qué puede decir sobre la participación del Centro Simón Wiesenthal y el Congreso Judío Mundial en este proceso que intenta recuperar esos bienes millonarios depositados en el exterior?

Pedro Filipuzzi: El Centro Simon Wiesenthal está llevando adelante una muy importante investigación en el Credit Suisse respecto a las cuentas en cuestión, apoyándose en información entregada por la Familia Freude / Koennecke, que utilizó a mi interpósita persona como “bridge” entre ellos y el propio Centro Simon Wiesenthal. Hay que destacar la enorme ayuda de Alfredo “Alfred” Freude, Mónica “Moni” Freude, Ingrid Freude de Liendo, Margarita “Margot” Koennecke (que hizo el pedido en alemán al estudio Pestalozzi, del que está a cargo Oliver Widmer, mencionado en el documento que DIARIO 26 presenta a continuación) y Rodolfo “Rolf” Koennecke, para que el Centro Simon Wiesenthal (que -desde Buenos Aires- encabeza para toda Sudamérica el Sr. Ariel Gelblung) pueda destrabar las cuentas que dieron origen al Credit Suisse provenientes del Schweitzerische Kreditanstalt, el banco preferido por Adolf Hitler en Suiza. Esto es muy importante de destacar: la Familia Freude-Koennecke está en las antípodas del perfil de Ludwig Freude y su intención es ayudar a la colectividad judía a la apertura total de las cuentas del Credit Suisse, que hoy están cuestionadas.

Durante la década de los años ’90, Rodolfo “Rudi” Freude (hijo de Ludwig), hizo 14 presentaciones ante el Credit Suisse sin suerte. El mérito de saber la suma actual de esos depósitos -estimados en torno a los 33.000 millones de euros-, le corresponde al periodista anglo argentino Andrew Graham-Yooll. Finalmente, otra llamativa curiosidad: en el Credit Suisse, el manejo de las cuentas se transmite entre generaciones de administradores. Los Küng y los Hösli (en este caso, Reto Hösli -Director del Credit Suisse- y Christian Küng -Vice Presidente Asistente- ambos firmantes del documento), vienen desde los años ’30 a cargo de las mismas.

A continuación, el DOCUMENTO EXCLUSIVO de DIARIO 26, con la respuesta del Credit Suisse, confirmando la existencia de la cuenta bancaria (y luego su traducción), gentileza de Pedro Filipuzzi:

Traducción del documento:

Consejo General 

Core Banking & Standard Lending, YSPF 1

Christian Küng, Abogado, Vice Presidente asistente.

Pestalozzi Rechtsanwalte AG RA Oliver Widmer Lowenstrasse 1 

8001, Zürich. 

7 de enero de 2020.

Herencia de Ludwig (Ludovico) Freude.

Estimado Sr. Widmer:

Nos referimos a su carta fechada el 23 de diciembre de 2019 en el estado anterior.

En principio, el banco solo puede proporcionar información a una parte contratante (o su representante o sucesor legal) sobre cualquier relación bancaria existente o anterior de la parte contratante. Por lo tanto, no tenemos derecho a proporcionarle información sobre ninguna relación de cliente con Credit Suisse AG en un tercero, incluso si el testador hubiera sido el beneficiario efectivo de esto. Nuestra posición al respecto permanece sin cambios.

En este caso, los herederos deberán ponerse en contacto directamente con el tercero para mayor información o, en el caso de las empresas, sus órganos, o alternativamente llamar a los tribunales competentes en derecho internacional privado para obtener la información requerida sobre la asistencia o reconocimiento legal (en el caso de jurisdicción extranjera) o a través de los tribunales suizos (en el caso de jurisdicción suiza).

También nos referimos a nuestra carta anterior con fecha del 15 de julio de 2019. Si tiene alguna pregunta, el Sr. Christian Küng estará encantado de ayudarle.

Freundliche Grüsse 

CREDIT SUISSE AG

Firmas:

Reto Hösli / Director

Christian Küng / Vice Presidente Asistente 

Nota: El ingeniero Pedro Alberto Filipuzzi es autor de “La ruta del dinero de los nazis argentinos”, Editorial Dunken, Buenos Aires, Argentina, 2020.

*Periodista de Diario26 y escritor.Publicado por Historias Lado B en 9:04

FUENTE: http://historiasladob.blogspot.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .