SOCIEDAD CIVIL

¿Eres una acumuladora compulsiva? Te damos las claves para averiguarlo

mujer en una habitación desordenada

POR PILAR HERNÁN

Tienes decenas de zapatos, de libros, de pintalabios… pero no puedes evitar caer en la tentación de acaparar más aún. Rodearnos de cosas que nos gustan corresponde a una conducta natural del ser humano, tal y como nos explica la psicóloga clínica Pilar Guerra Escudero. “Utensilios que nos hacen falta, instrumentos con alguna utilidad e incluso objetos que no sirven para nada, juegan un papel en nuestro mundo relacional, aquel en el que convivimos como si fuese una obra de teatro, una escena en la que cohabitan varios actores en un escenario lleno de objetos que forman el decorado”, explica. Sin embargo, la psicóloga se pregunta: “¿Qué pasaría si en la escena hubiese una montaña de objetos que no dejase ver el paisaje, ni al personaje? Seguramente ese actor estaría representando a un acumulador compulsivo”.

mujer comprando con el ordenador
Una conducta patológica

Y es que es ahí cuando tenemos un problema, que la especialista define como una conducta patológica relacionada con los trastornos de ansiedad. A la persona le es muy complicado poder separarse de las pertenencias personales, de los objetos con los que se convive, y de las cosas que guardamos. “La persona siente mucha angustia solo por el hecho de pensar en desprenderse de algo suyo. Siente una culpabilidad extrema por tirarlo, regalarlo o reciclarlo. Tiene que ver con una especie de obligación u obligatoriedad en coleccionar, cuidar, guardar, casi dando vida a los objetos con los que se tiene una relación exagerada”, señala la especialista.

paquetes en casa
¿Con qué objetivo acumulamos?

La psicóloga parte de la base de que la idea de acaparar objetos no es lógica, ni adecuada, pero la causa de la acumulación viene porque tenemos una idea exagerada de que el objeto tiene una utilidad extrema. Es exagerado el “por si acaso”, ya que ésta es la base de su “lógica” por acumular. Por un lado, estas personas empiezan a ser conscientes de que este exceso afecta a su entorno. Sin embargo, deshacerse de pertenencias les crea tanta angustia que no pueden desprenderse de ellas.

Según Pilar Guerra Escudero, estas personas llegan incluso a tener problemas extremos para saber organizarse. Esa falta de lógica, la acumulación compulsiva, se diferencia del coleccionismo. En este último hay un valor sentimental, hay un porqué e incluso se sigue un orden, una limpieza y todo esto hace que esta conducta tenga una utilidad. Sin embargo, la utilidad del acumulador compulsivo es una utilidad para un futuro “por si” hace falta, llegando incluso a tener consecuencias negativas, ya que para acumular empieza a necesitar más espacio vital y afecta tanto al propio acumulador como a su entorno.

mujer en su vestidor
¿Qué rasgos presentan los acumuladores compulsivos?

Un dato interesante es saber cuáles son las características de las personas que sufren este trastorno. Y la experta las resume en las siguientes:

-Dan importancia excesiva a los objetos y cosas. Su relación con las cosas es exagerada, desorbitada.

-Tienen conductas exageradas de almacenaje.

Los objetos no son necesarios, pero ellos los valoran como si lo fuesen.

-Su manía está de la mano del desorden, de la desorganización.

-Tienen tendencia a la dificultad en la toma de decisiones, la principal de ellas esta: “¿Lo tiro o no lo tiro?”.

-Esta conducta suele relacionarse con personas solitarias, que tienden al aislamiento.

-En el fondo de su ser saben que es una conducta inapropiada, por lo que suelen esconderse de los demás para poder acumular de manera privada.

-Llegado al extremo, el propio vecindario ha podido percatarse de la conducta de almacenamiento excesivo de su vecino, incluso habiendo puesto en peligro la salud de los demás.

-Su conducta está relacionada con el trastorno de angustia de separación. Pensar en deshacerse de algún objeto genera desasosiego o culpa, e incluso una indecisión extrema.

objetos desordenados
¿Por qué tienen este comportamiento?

Pilar Guerra Escudero señala cuatro causas que llevan a los acumuladores compulsivos a actuar como tales.

  1. Porque tienen la percepción de que los objetos tienen un valor extraordinario, un valor que objetivamente no tienen.
  2. Porque esta percepción tiene que ver con que “futurizan” el objeto. Es decir, afirman que de manera segura lo van necesitar en futuro a corto, medio y largo plazo.
  3. Exageran la teoría del reciclaje. Piensan que todo es útil.
  4. Son personas inseguras y generalmente con baja autoestima, lo cual les lleva a pensar que cuantos más objetos haya a su alrededor más cobijados se van a sentir y, por tanto, más protegidos.

FUENTE: Así es la personalidad de un acumulador compulsivo – Foto ?fbclid=IwAR3HojZ3ErWqYJX4KEWfBneiJR6FosEa-Imjjnr-Gu57ghxPzqbQsaoeZIc (hola.com)

Categorías:SOCIEDAD CIVIL

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .