FEMINISMO

Vitalidad y delicadeza femenina

Por mariagtnovoa

Los hombres han querido someter la voluntad de las mujeres y han denegado su naturaleza, porque sienten pánico de su vitalidad, de su fuerza de seducción, del poder de la gestación.

Quedan deslumbrados al revelárseles ese poder vital, ese amor que transita en cada una de sus células, los deslumbra ver a una mujer vestida enseñando su erotismo, es tal el asombro, que entonces, al no saber acompasarse con ella, sienten violencia por su propia debilidad, que prefieren llevar el látigo para someterla, como diría Nietzsche.

Parte de esa vitalidad femenina, está transmitida por la delicadeza, el problema en la actualidad, es que ya no se educa a las jóvenes para la delicadeza, en nombre de una equidad que se sigue interpretando como igualdad, se impulsa a las adolescentes y niñas, para todo tipo de actividades que igualan la conducta de varones, como juegos extremos y que implican un gran esfuerzo físico. Olvidando incluso que hay otro tipo de virtudes que pueden ser más válidas, como la sutileza, la clara inteligencia, las palabras dulces.

Las jóvenes no quieren interpretar ningún tipo de actividad que implique que se les considere delicadas, sublimes, sutiles, tiernas, ya que, de ser así, según la nueva educación, significaría que se las coloca en la debilidad y en la fragilidad.

La delicadeza es algo que implica o se trasluce en movimientos finos, armoniosos, acompasados, que son necesarios en los encuentros con los demás. Los movimientos delicados, te conectan con el alma, y desde lo anímico sabemos vincularnos mejor con los seres queridos.

El mundo en que vivimos, está plagado de actos desagradables, existe excesiva violencia, no repetiré lo que sabemos de sobra. Mi interpretación es que el excesivo impulso de dominio, genera un mundo agresivo. No todos los varones entran en este modelo. Pero es necesario desvanecer el poder patriarcal para dar lugar uno más femenino, que significa ecológico.

A mi modo de ver, no podría desaparecer lo masculino que posee más empuje, dinamismo, empeño y productividad. Es verdad que ambos sexos pueden compartir actos similares. Pero mantener la diferencia es necesaria para la riqueza de la cultura, la diferencia nos hace fuertes.

Considero que lo femenino posee un aspecto más delicado, en este sentido, tendríamos que pensar en la educación de las jóvenes, con actos de mayor delicadeza, pues ese es el carácter de la madre que atiende al bebé. No significa que todas las mujeres deban ser madres. Principalmente se debe cultivar la libertad de hombres y mujeres. Pero una reflexión sobre la delicadeza, la ternura, el acercamiento fino y atento, puede servir para crear una conciencia de lo femenino como el de la Diosa Tierra.

Mucho de la civilización, es obra de la guerra, de la crueldad, entonces cabe preguntar, ¿no habría que cambiar de lógica? cabe preguntar, ¿hay que contribuir a la delicadeza? ¿Por qué la mujer? Porque está más cercana a la tierra, que es símbolo de nutrición y de renacimiento, de vitalidad.

Si las jóvenes se empeñan en tantas actitudes de desafío, competencia, deporte extremo, se gesta en ellas una actitud del tipo masculino, lo que nos lleva al desequilibrio, a la falta de fuerza que genera la diferencia de sexos.
Hombres y mujeres tendríamos que ser artistas de nuestra vida, y esto significa darle impulso al alma, como lo hace por ejemplo alguien que canta o que baila. El alma permitiría que cada uno eligiese aquello que no le puede hacer daño a nadie. Se dejaría llevar por su esencia más pura, que lo haría tan feliz, que no sería capaz ni de violentarse a sí mismo ni a nadie más.

El alma te regocija y causa alegría a los demás con los actos nobles que surgen de lo más profundo del ser. Incluso si pasa por un momento nostálgico, lo puede interpretar con un poema o con una canción que beneficia a los demás.

Por supuesto que las diferencias entre hombres y mujeres, no son tajantes, así como un hombre es sagaz para conseguir sus propósitos, también hay mujeres sagaces. Pero tenemos cromosomas distintos que generan en el cerebro sustancias que nos hacen llevar a cabo determinadas actitudes, e insisto, somos diferentes por esas sustancias, pero eso nos ayuda a sobrevivir. Dependemos en gran medida de esas funciones biológicas, y es cierto que éstas se pueden transformar, pero requiere de ciertas terapias, como se hacía en antiguas culturas tanto orientales, como también prehispánicas, como ejercicios con cantos, baños sauna y otras como una dieta basada principalmente en el grano de trigo integral.

Si las mujeres se obligan a una serie de actividades para demostrar su superioridad o si se quiere llamar igualdad con el varón, eso nos irá empobreciendo. Cambiará por la fuerza, los químicos de su cuerpo, lo que da lugar a perturbaciones físicas que a la larga producen enfermedades. O introducirá químicos artificiales para ser igual de competitiva que los varones, por ejemplo, en deporte y en actividades ejecutivas.

Lejos de despreciar lo biológico que más bien, consiste en una fuente de sabiduría para cada uno, habría que comprender que actuando por el sentir del cuerpo, alcanzamos mayor vitalidad, y esa vitalidad nos potencia y nos convierte en personas más plenas.

Lo óptimo del ser humano es desarrollar al máximo el cerebro, como por ejemplo dice Claudio Naranjo “hay que educar tricerebros”, dice que estamos enseñando sólo el intelecto. Es necesario educar para el equilibrio.

Los hombres necesitan reconvertir su exceso de dinamismo, porque se convierte en agresividad. Al igual que la mujer necesita transformarse y no ser pasiva y sumisa. El equilibrio se puede obtener armonizándose al variar las actividades, tendrían que realizarse más actividades artísticas. También pienso que habría que tener una actitud más religiosa ante la vida, que no es más que religarse con el cosmos.

Pienso que para hacer desaparecer la violencia de género, es mejor organizar actividades poéticas, como parte de una visión pacífica de género.

TOMADO DE: https://mariagtnovoa.wordpress.com/2017/03/20/vitalidad-y-delicadeza-femenina/

Categorías:FEMINISMO, SOCIEDAD

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .