MASONERIA

Gran Maestra de Uruguay afirma: “Cuando las mujeres se juntan se potencia la energía femenina”

Los cuentos de su cuñado la subyugaban. Tanto, que bromeaba con vestirse de hombre para tener la oportunidad de presenciar aquellos encuentros que ella suponía trascendentes. Quería escuchar, aprender, cuestionar, preguntar, desarrollar su mente a partir de su espíritu y darle una oportunidad a su conciencia. La indumentaria masculina no fue necesaria porque, por entonces, quien cuestionaba su ingreso a la masonería no era la institución sino su marido, de quien se divorció unos años más tarde y pudo darse el gusto de pertenecer a una logia.

Discreto encanto

Alicia Toyos no imaginaba que allí iba a encontrar el camino de su vida, que iba a trabajar de un modo tan intenso para preservar valores y tradiciones y que estaría en sus manos la fundación de la Gran Logia Femenina del Uruguay, de la que hoy es su Gran Maestra. Defiende sus principios y asegura que las mujeres, cuando trabajan entre sí, potencian una energía que ilumina el reinado de los símbolos.

 −¿Por qué usted prefiere integrar una logia femenina y no una mixta? –Yo trabajaba en una logia mixta, con una estructura idéntica en cuanto a rituales y organización. Pero un gran masón, que conocí siempre me decía que era bueno intentar dar otra posibilidad a las mujeres, para que pudieran trabajar entre mujeres. Así me convenció y fue entonces que fundamos la femenina. Ahí me di cuenta que realmente era distinto.

−¿Cuál es la diferencia?
 –Cuando las mujeres se juntan se potencia la energía femenina y esto no ocurre en las mixtas.

 −¿es porque están un poco relegadas las mujeres en una logia mixta?
 –No, no. Cuando las mujeres solas trabajan en cualquier área sin hombres, trabajan de manera diferente.

 −¿Y esto no va contra el principio de igualdad?

–Todo lo contrario. El hecho es que se puede trabajar en forma igual pero separando el género, no estamos hablando de que discriminamos a los hombres. Trabajamos igual que los hombres.

 −Y ellos, ¿discriminan?

–Cuando se creó la nueva masonería en 1717, que se reorganizó en Inglaterra sí se excluyó a la mujer, se discriminó a la mujer y era absolutamente lógico porque la mujer no era libre. Estábamos hablando de una mujer que no estudiaba, que no participaba de ninguna corriente de pensamiento y no estaba preparada para integrar este tipo de trabajo. Hoy no es discriminada aunque no es aceptada como regular

 −¿Cómo es eso?

–El tema de la regularidad lo tiene la Gran Logia Unida de Inglaterra que da carta patente a quienes ellos quieren. Entonces es como un franchising en el mundo profano. En ese momento la mujer quedaba excluida y eso plasmó en una constitución que rige el comienzo de la masonería especulativa. En un artículo dice que no se aceptarán mujeres ni lisiados o mutilados de guerra ni esclavos. Eran tres grupos humanos dependientes, no eran libres. Estaba bien en ese momento y era lógico, lo que no es ilógico es que no se pueda modificar.

 −¿nunca se modificó?

–No se puede modificar esa constitución porque hay un artículo que lo impide. Ahora bien, los lisiados, los negros, los esclavos ya son personas libres y pueden ser masones. −Y las mujeres también. –Para la Gran Logia Unida de Inglaterra sigue siendo como antes, pero la masonería ya en este momento es mucho más que esa masonería regular, la masonería femenina no es irregular ante esta gran logia pero es regular ante la masonería universal porque sigue todos los mismos reglamentos, estatutos y se adapta de forma idéntica. Es irregular porque Inglaterra no la reconoce.

 −¿nunca les darán la regularidad?

Esa regularidad no. La otra regularidad ya la tenemos por derecho propio, esto no tiene marcha atrás, que existimos no hay duda.

−entonces aquello está quedando obsoleto.

–Claro, la realidad es otra. Todos convivimos y nos reconocemos como hermanos, trabajamos juntos en muchas áreas, principalmente en el área social.

−¿Hubo resistencia cuando se creó la gran logia Femenina del uruguay?

–Hubo una especie de alerta, de cuidado de no tener relacionamiento, porque los masones regulares que sí dependen de Inglaterra tienen la obligación de seguir ciertos requisitos y uno de ellos es no tener relaciones con masones irregulares. El problema que se planteaba era que sus esposas eran masonas. Se mantuvieron distantes un tiempo en el sentido de que no compartíamos absolutamente nada de la masonería. Hoy sí participamos de trabajos en conjunto.

−¿Y hay grupos más radicales que siguen aferrados a las normas?

–Sí, hay quienes nos dicen que no somos masonas.

−¿en Uruguay?

–Sí, sí.

−¿A nivel institucional o a nivel personal?

–Personal. Institucionalmente es negar algo tan obvio que no se puede.

−la mayoría de las mujeres que integran la gran logia femenina ¿son esposas, hijas o hermanas de masones?

–No, hay de todo. Hay una tendencia en que el masón presenta en la Gran Logia Femenina del Uruguay a las integrantes de su familia, pero no siempre es así.

−¿Hay mujeres masonas casadas con hombres que no son masones?

–Sí, yo soy un caso, mi esposo no era masón.

−¿Cómo se vinculó usted a la masonería?

–Por una invitación de masones que me presentan en una logia mixta.

−¿Por qué aceptó esa invitación?

–Ya tenía las referencias de un gran masón que hablaba de la masonería con un amor y con una admiración impresionante que entusiasmaba a quien lo escuchase. Él era mi cuñado y yo lo escuchaba hablar de eso como algo maravilloso y sin saber que había mujeres le decía `yo me tengo que vestir de hombre algún día y meterme en ese lugar´. Todo lo que me decía coincidía con mis principios, con mi ideal de formación, a mí lo que me subyugaba era la formación que brinda la masonería. Como tantos otros católicos, desilusionada de mi formación cristiana y de la iglesia en sí, me subyugaba eso. Y una vez que ingresé pude desarrollar mi espiritualidad y mi creencia mucho más que cuando era católica practicante.

−¿Y cuál es esa creencia?

–Cada masón interpreta al Gran Arquitecto del Universo de manera libre. La vida espiritual de una persona hay que cultivarla igual que el intelecto, a veces la laicidad de la que se habla tanto ha hecho que la educación se dirija solo al intelecto y se olvidan de lo espiritual, entonces no estamos educando en forma global al individuo, la masonería a través de los rituales no enseña de la manera tradicional, nosotras somos maestras pero no enseñamos, recibimos la enseñanza en forma pura desde el ritual por eso los rituales son tan importantes en la masonería. Los rituales existen desde que el hombre existe para rendir culto a toda la naturaleza, el hombre desde que es hombre ha tenido rituales para tener contacto con la divinidad, y eso hace que tú recibas la enseñanza sin filtros. Si yo te enseño algo te lo voy a enseñar desde mi perspectiva y desde mi propio aprendizaje, y eso está influenciado por la época en la que vivo, por el ámbito, por todo lo que recibí. En la masonería te enseñan el ritual de una manera que no tiene interferencia. Eso, a los masones que pueden descubrir el tesoro escondido que tiene la masonería, no todos los masones lo descubren.

−Habló de una divinidad que los masones llaman el gran arquitecto.
 ¿es Dios?

–Nosotros lo llamamos el Gran Arquitecto del Universo en forma simbólica porque toda la masonería está representada con la arquitectura. Para mí es Dios.

−la cuestión espiritual de que la habla, ¿se vive más intensamente en las mujeres?

–La mujer por naturaleza es mística y es educadora, esa es la gran diferencia y el peso que tiene hoy la masonería femenina, que está integrada por madres, formadoras de individuos, la madre de familia forma directamente a sus niños. Era un pecado que las mujeres no intervinieran, era casi ilógico.

−en la forma se parece mucho a una religión.

–Bueno, es que religión significa religar, unirse en un mismo pensamiento y en una misma creencia. Desde ese punto de vista es una religión, pero no lo es en cuanto a los dogmas, la masonería es adogmática, cultiva el libre pensamiento. Eso es absolutmente opuesto a lo que imponen las religiones. No por ello ni la masonería es anticlerical ni la Iglesia es antimasónica, solamente son incompatibles en ese aspecto. La masonería impulsa que cuestiones. Y es tolerante, por eso podemos convivir personas de distintas religiones, de distinto pensamiento político, de distintas edades, hermanados en algo común. Que trasciende las religiones.

 −¿Y por qué secreta?

–No es secreta. Es discreta. ¿Y dónde radica esa discreción? Te habrás dado cuenta cuando hablo de los rituales que es algo tan personal que cada una lo recibe y lo trabaja de una manera individual y personal, uno lo va incorporando y le va sacando lo que cada una puede. Eso es intransferible, inexplicable y es imposible de transmitir a otra persona. Ahí radica el secreto, no se puede explicar toda una ceremonia, que sí te la puedo contar en la forma, pero radica en que es algo totalmente vivencial. La discreción está en lo que hacemos dentro de los templos.

−Durante siglos se ha ocultado porque no estaba bien visto ser masón, iba contra algunas normas.

¿es posible que como la tradición es tan fuerte eso tampoco haya podido cambiar?

–Sí, es otra razón. En la época en la que el gremio de constructores empezó a reunirse en logias, fue una preocupación para los gobernantes. Empezaron a suponer que eran grupos subversivos y como occidente estaba prácticamente gobernado por Roma y luego por la Iglesia, ya los tomaron como enemigos. Pero la consigna era trabajar entre constructores, no hacían nada malo, trabajaron en la construcción de las catedrales y dejaban su seña de que ahí habían estado. En todos los lugares hay símbolos, pero paralelamente trabajaban formando buenas personas. Eso era como una competencia para la Iglesia, y empezaron a ser perseguidos y muertos y cada vez se hacía más secreto.

 −¿Hay un enfrentamiento explícito iglesia-masonería?

–No, pero la diferencia es que la masonería te abre la cabeza, te dice no creas ciegamente, investiga, cultiva el librepensamiento. A mí, por ejemplo, como católica nunca se me explicó nada, no entendía mucho cuando iba a misa, no hay una participación, creo que la Iglesia descuidó a los fieles.

 −usted me decía que sigue siendo cristiana, ¿cómo congenia ambas cosas?

–Soy cristiana pero no me siento parte de la Iglesia porque ya lo entiendo desde otro lugar, recibo a Dios desde otro lugar. −la discreción alimenta el misterio y la intriga, ¿no cree? Se ha vinculado la masonería, incluso, a la muerte de un Papa.

–En toda esa historieta hay mucha fantasía, los masones estamos dedicados a formarnos nosotros como personas para volcar lo poco o mucho que podemos a la sociedad. Ese es nuestro trabajo, no otro. A otro nivel, yo desconozco. Hasta te diría que la masonería deja esa fantasía como para ponerle un poco de encanto a la cosa. Cuando yo hablo de la masonería hablo con total apertura, lo que no cuento es lo que no me entenderías, pero no tengo intención de que tú creas que yo tengo un secreto y tú no, y de que soy la dueña de quien sabe qué. Yo no lo hago, la masonería tiene un tesoro escondido que el mundo profano desconoce y muchísimos masones también, ese el secreto. Ese tesoro es el que los masones queremos encontrar a través de un sistema de enseñanza único, porque en ninguna escuela se enseña. De ahí el gremio de la construcción tomó el sistema de las escuelas antiguas de misterio para poderse organizar entre miles de obreros, tanto para construir una catedral como para formar personas.

 −Bajo esos parámetros sería ideal entonces que todo el mundo fuera masón, sin embargo, el ingreso es restringido.

–Sí. No cualquiera puede entrar porque así como para ser médico, abogado escribano, arquitecto se necesita cierto perfil, para ser masón también.

 −¿Cuál es ese perfil?

–Lo sabemos los masones pero en líneas generales tienen que ser personas libres, que estén en una búsqueda, no que entren por simple curiosidad y que tengan la necesidad de crecer espiritualmente. Cuando se acercan a la masonería porque creen que van a conseguir trabajo, que van a conseguir cierto estatus o van a hacerse ricos, pronto se dan cuenta que nada de eso sucede. Si uno detecta que son esos los móviles, esa persona no entra. Acá se viene a trabajar y trabajamos muchísimo. ¿Para qué? Para formar masonas para que esas masonas, cuando estén formadas con todo lo que la masonería les da, puedan formar a otras a que puedan desarrollar su trabajo de una forma óptima.

 −¿Cree que si todos fuéramos masones la sociedad sería mejor?

–Es lo que yo quiero. Invadir el país de mujeres masonas. Estamos trabajando como locas por la masonería en el interior, donde hay muchísima gente, tenemos logias en Fray Bentos, en Maldonado, y estamos tratando de formar en Paso de los Toros, Trinidad, Salto, Artigas, Rivera. Por eso tenemos una logia que se llama Peregrina, que es la que viaja al interior.

¿Qué más quisiéramos que todas las mujeres que tengan el perfil adecuado pudieran llegar a ser masonas? −¿Cómo acercarse si es algo tan cerrado? –Se acercan recomendadas por otros masones, esa se la modalidad más clásica, pero nosotros tenemos una página web y es fácil acercarse de ese modo. Como no sabemos de dónde viene a veces demora mucho más el procedimiento. Tampoco aceptamos con liviandad a alguien que viene recomendada porque pueden ser las primeras que fracasan.

 −¿en qué circunstancias se despide a alguien de la logia?

–Cuando las personas no cumplen con los procedimientos, con los requisitos, porque así como para ingresar uno que tiene que demostrar ser alguien de buenas costumbres, es importante que esto se mantenga.

 −¿Por qué uno puede decir que es masón pero no puede decirlo de otro?

–Porque todavía existe una especie de discriminación. Por ejemplo, hay ciertos trabajos en los que si se enteran que alguien es masón lo puede perjudicar, en la enseñanza, por ejemplo, docentes que trabajan en un colegio católico. Y hay muchísimos masones a los que no les interesa que se sepa, es algo personal y hay que respetarlo. En mi caso, no tengo inconveniente, jamás tuve problema, quizás porque me moví en un ámbito en el que nadie me señaló y si alguien me señalaba, yo me encargaba de aclararle que no es algo malo, pero nunca tuve necesidad de ocultarme.

 −la masonería es un grupo de poder. Si todos fuéramos masones el poder se diluiría, ¿no?

–Todo grupo humano tiene poder por el hecho de estar unidos. No es la excepción la masonería, claro que tiene poder porque es un grupo humano muy unido y fraterno.

 −me refiero a que la masonería ha estado vinculada a grupos de poder, a gobiernos, a centros en los que se toman decisiones importantes…

–Si, y mucho más de lo que la gente cree.

 −¿incidiendo en la historia?

–En otra época hubo una incidencia, todos los libertadores de América si no eran masones estaban vinculados. −menos artigas.

–No se sabe. Pero igual estaba muy influenciado por la masonería y por todos los masones que estaban actuando en ese escenario. Entonces en ese momento sí había influencia, pero hoy día. es muy relativo. Hay muchos políticos masones que actúan en la política pero no es la institución la que se involucra porque dentro de la masonería hay gente de todos los partidos políticos, entonces no se puede apoyar a determinados grupos. El pensamiento masónico, libre y laico formó los países de Latinoamérica., Argentina, México, Uruguay, casi todos fueron formados bajo los principios masónicos, porque muchos de los inmigrantes que venían de Europa eran masones.

 −¿Qué le dio la masonería a su vida personal

–Me cambió muchas cosas. La masonería te abre la cabeza, te hace ver la realidad desde otro lugar. Los rituales, así como la oración para los religiosos o la meditación para los orientales, abren la conciencia. Al tener una apertura de conciencia tenés un acercamiento hacia la realidad, que tenemos representada frente a nuestros ojos pero que no tenemos la capacidad de comprenderla. Ampliando la conciencia tenemos acceso a información que nos da el universo y el cosmos, comprendés cosas que de otra manera no podrías. A mí me ha hecho ver la realidad, la verdad desde una apertura de conciencia que antes no tenía, me doy cuenta que soy parte de un todo y que ese todo, esa unidad gigantesca es la creación.

−Su esposo no era masón. ¿Cómo tomó él que usted fuera masona?

–Es que no lo vio porque me separé antes.

−¿le hubiera hecho problemas?

–Sí. De hecho yo lo respeté mientras estuve casada. Recién cuando me separé ingresé a la masonería. −¿Sus hijos son masones? –No, ninguno de ellos.

 −¿Y cuánto tiempo le dedica usted a estos trabajos?

–En mi caso dedico todos los días de mi vida, pero no necesariamente tiene que ser así, hay mamás que se dedican en la medida que pueden.

−¿Cuánto más permanecerá como gran maestra?

–Bueno, voy por mi segundo periodo que termina en 2013. La próxima tendrá que salir de los integrantes de la asamblea que son todas maestras

−¿a quién reporta?

–A la asamblea.

−Pero fuera de la gran logia, ¿son autónomas?

–Sí, pero momentito que la masonería responde a una organización universal donde tenemos que mantener la pureza de los ritos, yo no soy dueña de cambiar un ritual. Hay una masonería liberal que no es la regular, un sector mucho más liberal que yo combato.

 −¿Por qué?

–Porque nosotros los masones tenemos que cuidar la tradición.
 −¿no será que esta tendencia más liberal se adapta más a estos tiempos? –No. Porque la tradición es estructural, es no irse de los parámetros de lo que es la auténtica masonería pero sí adaptada a los tiempos. El hecho de que hayan logias femeninas y masculinas separadas es algo obsoleto para algunos, para mí que estuve presente en mixtas y en femeninas lo encuentro absolutamente lógico, natural y necesario.

−¿Cómo se forman esas otras logias no tradicionales?

–Son grupos de masones que se juntan y forman una obediencia sin ningún aval atrás. Para formar una obediencia hay que depender de otra obediencia. Pero éstas se forman de la nada, dan grados y se reproducen a una velocidad asombrosa.

 −¿Pero son masones los que las forman?

–Generalmente es gente que se ha ido peleando. Yo combato esa masonería porque para mí está formada de una manera salvaje, son dueños de cambiar los rituales. Pero hay algo que la masonería salva de alguna manera esas situaciones y es el ritual. Esos masones que entran creyendo que eso es masonería seria y regular se encuentran con un ritual y si lo entienden igual reciben el beneficio porque trasciende a las personas

−¿la masonería forma mejores personas que el mundo profano?

–No necesariamente para ser buena persona hay que ser masón ni todos los masones son buenas personas.

Trabajadoras Incansables
¿Cuándo se funda la gran logia Femenina del uruguay?

Se funda en el año 2004 bajo los auspicios de la Gran Logia Femenina de Chile. Quienes la fundamos fuimos unas pocas maestras que venimos del Derecho Humano de la Orden Masónica Mixta Internacional que tiene una logia acá en Montevideo, pero depende directamente del Supremo Consejo que está en París. Yo trabajé durante muchos años en esa obediencia mixta hasta que por distintas causas decidí fundar una logia femenina que en el Uruguay no había. Y a instancias del gran masón Ciro Jamandreu, se promovió a través mío la fundación de las logias femeninas. Él sostenía que en Uruguay la mujer merecía ese espacio exclusivamente femenino y que había muchas mujeres, hijas o esposas de masones que preferían la femenina y no la mixta por distintas razones. Decía que si se fundaba una logia femenina iba a tener un crecimiento inusitado.

Dicho y hecho, tuvimos un crecimiento único en el mundo, no hay otra gran logia que en tan poco tiempo haya crecido y se haya desarrollado con la rapidez, la fuerza y una estructura tan firme como la que hoy tiene la Gran Logia Femenina del Uruguay. ¿Cuánto creció? Para ser gran logia hay que tener tres logias, entonces dependimos de Chile hasta que tuvimos la tercer logia, la primera se llamo Fe, la segunda Esperanza y la tercera Caridad. Cuando se fundó caridad, al otro día nos dieron la patente de gran logia.

Somos independientes, soberanas y autónomas. Desde 2004, para formar tres logias, cada logia se forma con siete maestras, imaginate lo que tuvo que haber crecido… hoy se está por fundar la número 10, estamos hablando de cinco años de Gran Logia y en ese periodo se fundaron 7 logias más Hoy somos aproximadamente 400 mujeres.

FUENTE: http://edicionesanteriores.paula.com.uy/nota/discreto-encanto_1

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .