EDUCACION E HISTORIA

ORDEN DE LA CABALLERIA

Por: SGIG Gustavo E. Pardo Valdés 33

Las órdenes de la caballería | conlosojosdecervantes

La vida en el sistema feudal, se desenvolvía a partir del castillo, donde se reunía, localmente, todos los integrantes de la sociedad de la Europa Medieval, es decir, el señor feudal, los caballeros a su servicio, y los hombres libres en vasallaje y los siervos. He dejado intencionalmente fuera de esta relación a los clérigos, que debido a su importancia en esta estructura social, deseo tratar más ampliamente en el siguiente aspecto.

Sobre la Caballería, nos dice el VH Lorenzo Frau Marines en su Diccionario Enciclopédico de la Masonería; “La Caballería tuvo antiguamente sus misterios”, continuando más adelante, “Es opinión admitida por muchos antiguos historiadores, que la equitación fue inventada en Egipto por Orus, hijo de Osiris. El Génesis nos enseña que el arte de montar era ya conocido en Palestina en tiempos de Jacob, y Diodoro refiere que los antiguos reyes de Egipto tenían un gusto especial en mantener gran número de caballos. Sin embargo, entonces no se servían de ellos en los combates más que para arrastrar los carros armados que constituían su principal fuerza. Sesostris fue el primer rey que formó un verdadero cuerpo de Caballería, unos 1650 años a.C., debiéndose seguramente a tan trascendental innovación la sorprendente rapidez con que en aquellos tiempos realizó sus expediciones y el brillante éxito con que las vio coronadas”.

En la sociedad feudal, el caballero constituyó un factor de suma importancia atendiendo, entre otras consideraciones, a que procedía de la nobleza, con los privilegios y recursos económicos que esta condición le permitía, más el poder militar que la Orden de la Caballería poseía en la Europa Medieval, aseguraba a estos hombres un papel muy importante en la sociedad de su época. La Orden de la Caballería nutria sus filas de los “segundones” de las familias nobles, de los “libres” enriquecidos que contasen con las rentas necesarias para su propio sostenimiento, el de su caballo y el de un sirviente, también constituían una parte muy importante de la Orden de Caballería, un grupo considerable de aventureros y hombres de armas que eran mantenidos a su alrededor, aunque sin pertenecer a ella.

Según el escritor francés León Gautier los deberes del Caballero eran, esencialmente, diez:

  1. Creerás todo lo que enseña la Iglesia, observando sus Mandamientos y Leyes.
  2. Protegerás a la Iglesia.
  3. Respetarás a los débiles y te convertirás en su defensor.
  4. Amarás al país donde has nacido.
  5. Nunca retrocederás ante el enemigo.
  6. Lucharás sin tregua contra el infiel.
  7. Cumplirás exactamente todos tus deberes de vasallaje siempre que no sean contrarios a la Ley de Dios.
  8. Nunca mentirás y serás fiel a la palabra empeñada.
  9. Serás generoso con todos.
  10. Serás siempre y en todo lugar el defensor del Derecho de la Ley contra la Injusticia y el Mal.

El Caballero, por lo general no sabía leer ni escribir, reduciéndose su educación a las artes militares y la equitación de combate, aspectos estos que estaban a cargo de un señor de categoría superior a la del aspirante. Este entrenamiento comenzaba cuando el aspirante a Caballero contaba con una edad apropiada para servir de paje y escudero al Caballero que lo estaba apadrinando, e incluía hasta el acompañarlo en los combates en que aquél participaba.

Una vez considerado que el aspirante se encontraba apto para recibir la investidura de Caballero, aproximadamente cuando éste contaba entre los 18 y 21 años de edad, se procedía al ritual que lo convertía en Caballero. Esta ceremonia era en la Edad Media muy sencillo, consistiendo en que el señor o tutor, le hacía entrega de su propia espada y le daba con la mano un fuerte golpe en la espalda, “el espaldarazo”, al tiempo que le decía: “Se honrado y fiel Caballero”. El recién armado Caballero, juraba y acto seguido demostraba sus habilidades con la lanza, la espada y la maza. Posteriormente esta ceremonia tomó otros aspectos más fastuosos y rituales, llegando a afirmarse que incluían algunos aspectos de las antiguas iniciaciones en los Misterios Eleusianos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .